Viernes, 21 de febrero de 2020

Religión en Libertad

Sus cuatro hijos también se convirtieron

Su marido musulmán le dió una paliza; sus familiares querían matarla... hoy es feliz como católica

Sus cuatro hijos también se convirtieron al cristianismo y son católicos. Pero tuvieron que huir de Paquistán ante el riesgo de muerte. Hoy son felices viviendo en Filipinas.

Una joven de Pakistán
Una joven de Pakistán
Fauzia (pongamos que así se llamaba) quería abrazar la fe católica. Pero si vives en Paquistán, si eres una mujer que nació y creció en una familia islámica y te casaste con un hombre musulmán, la cosa se vuelve espantosamente complicada.

«Quiero ser cristiana y lo lograré»
Ella, de 42 años, licenciada con cuatro hijos, hace algunos años quedó soprendida al conocer a una mujer occidental en una tienda en la ciudad de Lahore. Se hicieron amigas. Esa mujer tenía una luz particular: le contó qué era el cristianismo. Pero Fauzia se quedó sorprendida sobre todo por el estilo de vida de su nueva amiga.

La paliza del marido...
A partir de ese día empezó a bombardearla con preguntas. Un día, la mujer occidental se fue. Entonces, Fauzia tomó una decisión: «Quiero ser cristiana y lo lograré». Tuvo la mala idea de decírselo a su marido. Sufrió una paliza.

«¿Cristiana?Te matamos»
Según fuentes locales de Vatican Insider, incluso sus familiares se enfadaron con ella: «Si se te ocurre hacer algo parecido, te matamos», le dijeron.

Hace un año, sopresivamente, su esposo murió. Fauzia quedó viuda y con cuatro hijos (de 10, 12, 15 y 18 años). Entonces, viendose más libre, comenzó a dialogar con sus hijos. Al final todos juntos decidieron que se convertirían al cristianismo. Quedaba solo una posibilidad: huir, desaparecer.

Huir de Pakistán
Había llegado el momento de llamar a ese número que la amiga occidental le había dejado. La viuda y sus cuatro hijos escapan de noche, como ladrones. En realidad, el verdadero ladrón era un Estado que te prohíbe ser libre.

Un país en el que cada año alrededor de 700 mujeres cristianas son secuestradas, violadas y obligadas a convertirse al Islam. Ahora, Fauzia y sus hijos viven en Filipinas. Tienen una casa, ella trabaja y ellos estudian. Una vida normal. Justamente la que no pueden tener los cristianos en Paquistán.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA