Sábado, 16 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

Vincent Perritaz, de 26 años, relata su experiencia espiritual de este camino de regreso

De guardia suizo a soldado de Cristo: una nueva misión tras peregrinar 37 días desde Roma a su hogar

Vincent Perritaz llegó a Friburgo (Suiza) tras 37 días caminando desde Roma. Ahora su misión es anunciar a ese Dios desconocido para muchos
Vincent Perritaz llegó a Friburgo (Suiza) tras 37 días caminando desde Roma. Ahora su misión es anunciar a ese Dios desconocido para muchos

Vincent Perritaz tiene 26 años. Este Friburgués terminó su servicio en la Guardia Pontificia Suiza el 31 de mayo, después de tres años de servicio en sus filas. Al llegar a Roma como peregrino, a través de la Via Francigena, se marchó de la misma manera. Emprender ese camino transforma humana y espiritualmente, como lo demuestra la historia de su viaje.

Muchos tardan tan sólo unas pocas horas en avión, Vincent ha tardado 37 días. El 7 de julio, después de salir de Roma el 1 de junio, a pie, encontró su nativa Gruyère, una frondosa región montañosa alrededor de Friburgo.

El camino, una transición beneficiosa

Para él, este largo regreso a través de la Vía Francígena -cuya ruta principal conecta Canterbury, en el sur de Inglaterra, con la Ciudad Eterna- era evidente. Como para concluir armoniosamente esta página de su vida al servicio del Santo Padre, e iniciada poco más de tres años antes en este mismo camino, durante el camino de ida. ¿Una simple peregrinación repetida como un estribillo?

Reccorido en el Lazio, hacia Aquapendente, y el bastón del peregrino de Vincent

 "Ahora que está hecho – analiza Vincent –  me doy cuenta de que esta forma de regresar a casa también me ha servido como terapia. Es muy difícil dejar Roma, el Vaticano, la Guardia Suiza y el Santo Padre, no creo que hubiera podido tener un rápido regreso en un día. El hecho de regresar a casa a pie nos ofrece mucho tiempo para resumir lo que hemos experimentado. Una palabra del Papa Francisco, pronunciada en la JMJ de Cracovia, también tuvo su efecto: "Para seguir a Jesús, hay que tener una dosis de coraje, hay que decidir cambiar el sofá por un par de zapatos que te ayuden a caminar". "Tengo la impresión de que he seguido sus palabras al pie de la letra y he viajado de esta manera", explica el joven suizo.

Ese día de verano, cuando abandona suelo romano, Vincent tiene sentimientos contrapuestos. Siente "tristeza, por supuesto, porque me iba de esta vida que tanto había amado, pero también alegría, porque me iba". Él ve el camino como una "extensión" de su experiencia en la Guardia, hasta llegar a su "patria, la Roma suiza, la ciudad de Friburgo". Sin embargo, incluso si tiene experiencia en largas caminatas - ya ha recorrido el camino de Santiago de Compostela - Vincent da sus primeros pasos "con cierta angustia, con la sensación de hacer algo demasiado grande para mí". Emprende el viaje sólo, en esta soledad que "aprecia", y se abandona a la Providencia.

Aceptar los dones de la Providencia

La ruta principal de la Via Francígena se basa en las etapas narradas en el manuscrito de Sigéric de Canterbury, arzobispo de Canterbury, quien en 990 fue a Roma para recibir el palio de manos del Papa Juan XV. La ruta está bien señalizada y el excursionista tiene muchas herramientas para planificar su ruta en detalle.

Pero para nuestro peregrino suizo, "es importante caminar sin controlar el propio destino diario, hay que dejarse guiar y avanzar al ritmo del día". Por lo tanto, no reserva su alojamiento con anticipación. Una forma de experimentar la pobreza y la gratitud: "No sabes a qué tipo de lugar llegarás, así que debes aprender a alegrarte de todo lo positivo que puedas encontrar en estos lugares, porque tal vez tu prójimo no los tendrá", señala Vincent. Muchos "encuentros memorables" marcaron su viaje, al igual que con esta pareja que lo recibió en el camino de ida... y tres años después, a su regreso. "También hay que decir que caminar en la dirección opuesta despierta curiosidad", observa.

Vincent Perritaz saluda Alain Berset, entonces Presidente de la Confederación Suiza, que visitó el Vaticano el 12 de noviembre de 2018

Vincent Perritaz saluda Alain Berset, entonces Presidente de la Confederación Suiza, que visitó el Vaticano el 12 de noviembre de 2018

Tierra de alegría y valle de lágrimas

En Italia, la Via Francígena atraviesa siete regiones (Valle de Aosta, Piamonte, Lombardía, Emilia-Romaña, Liguria, Toscana y Lacio) por algo más de 1000 km. Los paisajes toscanos han afectado particularmente el área de Friburgo, especialmente entre Radicofani y San Miniato.

“Es simplemente la parte italiana donde los paisajes son los más bellos". Pero un poco más al norte, el sabor del paraíso da paso a una prefiguración del purgatorio: el cruce del valle del Po. Sus arrozales hasta donde alcanza la vista, entre Pavía y Santhià, ofrecen un "paisaje extremadamente monótono con caminos muy rectos". El calor bochornoso y el agua estancada en los arrozales atraen "muchos mosquitos", recuerda Vincent. Estos días fueron "una gran prueba de paciencia" para él. Luego, el paisaje vuelve a ser montañoso, hasta las laderas del Valle de Aosta, que llevan al caminante perseverante y resistente al punto más alto de este Camino, el Gran Paso San Bernardo en Suiza (2.469 metros de altitud). Unos días más tarde, aquí está finalmente el cantón de Friburgo, "donde comencé a no necesitar más un mapa, subraya la antigua guardia suiza, donde después de más de 1.000 km vi mi horizonte nativo cortado por las montañas que conozco".

La carga del excursionista

Uno podría pensar que el tamaño y la masa de la mochila del peregrino es proporcional a la distancia recorrida, al menos hasta cierto punto. No es para nada así, asegura Vincent. En su mochila no hay "casi nada, algo de ropa, comida y agua. ¡Con esto puedes ir al fin del mundo!", exclama, antes de agregar: "Si tienes miedo de aburrirte, un rosario o una pequeña Biblia es suficiente, con estas dos cosas hay suficiente para ocupar diferentes vidas". Reza el rosario "fácilmente" en el Camino, "especialmente en los paisajes menos agradables". También confía en la intercesión de San Rocco, patrón de los peregrinos, y de San Martino y San Sebastiano, patrones de la Guardia Pontificia Suiza. Sin embargo, si no era el equipo que sobrecargaba al joven, otro elemento pronto se hizo sentir ... "¡Siempre me dolía el pie, cuando no era el izquierdo, era el derecho! Como si uno de ellos quisiera regresar a Suiza y el otro me frenara y me arrastrara a Roma", explica Vincent. Pero el dolor persistente no le impidió alcanzar su objetivo.

Passo del Gran San Bernardo, en la frontera entre Italia y Suiza.

Paso del Gran San Bernardo, en la frontera entre Italia y Suiza.

 

El Señor, fiel compañero

Cuando llegó a Friburgo, nuestro peregrino sintió una sensación "extraña". "Me sentía solo, como cuando uno hace un largo viaje con un amigo y una vez que llegan, cada uno regresa a su casa y se separan. De hecho, durante estas cinco semanas y algunos días de caminata, Vicente experimentó una soledad habitada: "Siempre he sentido una cercanía especial a Dios, lo he sentido en sus manos, caminando con un amigo", dice.  Esta relación es la raíz y la savia de su abandono a la Providencia. "Tuve que aprender a dejar de lado mi itinerario, dejar de tratar de calcularlo y preocuparme. Casi me vi forzado por la experiencia a creer en Dios y sobre todo a atreverme a confiar en Él. ¿Fallan las previsiones y los pequeños cálculos? "Haz todo lo que puedas para agarrarte a toda costa, como si fuera una cuerda de supervivencia”, asegura. “Quisiera decir que una de las maneras en que debemos encontrarnos con Dios es precisamente en el momento preciso en que vemos que nuestros planes se hacen añicos”. En el camino, el ex guardia suizo se atreve a "perderse en la esperanza con confianza". Su mirada cambia entonces de dirección y se fija en "nuestro Salvador", que "nos saca del agua y nos salva de ahogarnos".

Una mirada de fe

"Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?" (Mt 14.31) es el verso del Evangelio - su "frase favorita", que Vincent asocia con este itinerario Roma-Friburgo. En el camino de regreso, encontró muchos lugares donde se había detenido durante la ida. "Bancos, baúles, los bordes de la calle donde, en un momento de duda y desesperación, arrojé todo al suelo y me senté con la cabeza entre los brazos", listo para abandonar esta vertiginosa aventura. "Fue allí donde dudé, admití, y por suerte siempre recibí la gracia de continuar y lo logré". El regresar a estos lugares le ofrece la oportunidad de un verdadero examen de conciencia y fortalece su fe. "En el futuro, espero saber cómo confiar y mirar en la dirección correcta, incluso si todo me dice que me hundiré", dice el joven. En su corazón vive una certeza sólida: "Ahora estoy convencido de que nuestra única esperanza es Dios".

Resultado de imagen de Vincent Perritaz

Cuando el Señor llama a la puerta...

"Bienaventurado el hombre que encuentra su refugio en ti y tiene tus caminos en su corazón", afirma alegremente el Salmo 83 (v.6). Un eco del itinerario de Vincent: la Via Francígena definitivamente ha terminado para él, pero este viaje ha abierto el horizonte infinito de la vida con Dios y en Dios. ¡Tal descubrimiento no permite más días relajantes! ¡No se trata de encontrar su sofá otra vez! Pero más bien para preservar el armamento de la guardia suiza ... para una lucha espiritual.

"Al llegar a mi casa - observa Vincent - es como cerrar la puerta de mi corazón a Dios, la puerta que había abierto cuando caminaba". Pronto vuelve la tentación de "controlar todo" en la vida cotidiana. Por lo tanto, debemos "luchar y mantener esta puerta abierta". "La apertura se hace a través de nuestra vida, viviendo como un verdadero cristiano, avanzando con plena confianza en el Padre", testifica el joven. Su itinerario le mostró que "es el miedo lo que nos bloquea, el miedo a este amor tan grande que alteraría nuestras vidas".

A principios de septiembre, el ex guardia suizo llegó a los bancos de la Facultad de Teología de la Universidad de Friburgo. Quiere construir "una base sólida" para "hablar de Dios", teniendo la impresión de que "la gente a menudo lo rechaza porque no lo conoce". Esta elección de estudios también atestigua la experiencia vivida este verano, releída con sabiduría: "el encuentro con Dios es un regalo invaluable", dice Vincent, y se contenta con ir a su investigación en los caminos porque es solo allí donde nos atrevemos a abrirle la puerta de su corazón, es un desperdicio. Sobre todo, Dios no debe ser encerrado en el camino”. Una convicción que no le impide tener un sueño, ir a Tierra Santa. "¿Cuando?, no lo sé", puntualiza, "pero el día en que surja la oportunidad, tendré que tener el coraje de irme". Este será el viaje más grande de mi vida ", agrega el joven con confianza.

Publicado originariamente en Vatican News

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como ésta sólo las podremos seguir haciendo SI TU NOS AYUDAS

DONA AHORA