Lunes, 26 de septiembre de 2022

Religión en Libertad

Novak Djokovic, un cristiano ortodoxo comprometido en la ayuda a iglesias y monasterios serbios

Novak Djokovic besando un icono.
En la imagen, Novak Djokovic, fiel de la Iglesia ortodoxa serbia, besa un icono.

C.L. / ReL

Novak Djokovic, actual número 1 del tenis mundial y ganador de 20 trofeos del Grand Slam (hazaña que comparte con Rafa Nadal y Roger Federer), se encuentra retenido por las autoridades en Melbourne, a la espera de dilucidar si podrá participar o no en el primer gran abierto del año.

El maestro serbio no ha recibido la vacuna contra el covid, y la normativa australiana es de las más estrictas del mundo, incluyendo confinamientos continuos y masivos de la población, por lo cual, si no demuestra la validez de alguna de las exenciones que contempla la normativa, será deportado. Le fue incluso confiscado temporalmente su propio teléfono móvil.

"No tengo ni idea de lo que está pasando. Tienen a mi hijo retenido desde hace cinco horas", dijo Srdjan, su padre quien vinculó el caso a "una lucha por la libertad en el mundo entero".

Estas circunstancias perturban el largo matrimonio de Djokovic con Australia. Es el jugador que más veces ha ganado el Open de Australia (9, tres más que Federer y que el histórico Roy Emerson), y cuando el país fue asolado por varios incendios en enero de 2020, envió 50.000 euros como ayuda a la población.

Un cristiano ortodoxo fiel

Djokovic es miembro de la Iglesia ortodoxa serbia, quien le distinguió con su mayor condecoración, la Orden de San Sava de primera clase, por su apoyo a los monasterios ortodoxos en Kosovo. 

Djokovic con el Patriarca Ireneo.

Djokovic, con el patriarca serbio Ireneo, tras recibir en 2011 la máxima condecoración de la Iglesia ortodoxa serbia.

Pero también ayuda a su comunidad fuera de Serbia, y así, colaboró económicamente para salvar una capilla ortodoxa en Niza, según informó en su día Le Figaro.

Se trata de la capilla de la Dormición, situada en el puerto de la ciudad. Es el único templo de la región que depende orgánicamente del patriarcado de Serbia. En 2017 falleció la propietaria del local en el que se aloja la capilla, y sus seis herederos querían desalojar a los actuales inquilinos y venderlo.

Para la comunidad ortodoxa de la Costa Azul francesa suponía una gran pérdida, porque tiene mucha tradición. El mismo Djokovic colgó en su cuenta de Instagram, el 22 de diciembre de 2018, una foto suya junto con su hijo Stefan poniendo ambos una vela ante un icono de la Virgen María.

Djokovic enciende una vela a un icono junto con su hijo.

Djokovic enciende una vela a un icono junto con su hijo.

"Stefan y yo visitamos una iglesia serbia en Niza muy especial", explicaba Novak en el texto que acompañaba a la foto: "Es un pequeño lugar de donde se nutren la comunidad y la cultura serbias. Las familias se juntan todos los segundos domingos y pasan un tiempo unidos realmente bueno. Los profesores juegan con los niños: leen una historia y luego crean una especie de representación teatral para dar vida a las palabras que han leído. Stefan y yo participamos haciendo de León y de Cordero. Fue maravilloso ser parte de este día especial en el que las familias serbias se reúnen y comparten momentos hermosos". 

Un emoticono de las manos unidas en oración remataba el post.

El templo es pequeño (75 metros cuadrados) y reciente. Data de los años 60, cuando se acondicionó para el culto una antigua carbonera. Su auténtico valor, aparte del que tiene afectivamente para los ortodoxos de la región, es la decoración. Las paredes fueron decoradas con frescos de la Virgen María y los Apóstoles -cada uno de ellos asociado a un santo de la reglión- por el sacerdote que fundó la capilla, Eugraph Kovalevsky, descendiente de exiliados rusos en la Costa Azul, que fue nombrado obispo en 1964 con el nombre de Jean de Saint-Denis para presidir la comunidad ortodoxa en Francia.

"Para nosotros sería inaceptable ver desaparecer un tesoro semejante", declaró a Le Figaro el presidente de la asociación que organiza el culto, Bertrand Bouissou. A los dos oficios semanales, uno en francés y otro en serbio, asisten semanalmente unas sesenta personas.

El tenista serbio ya ha ayudado en otras ocasiones a la Iglesia ortodoxa, en concreto al monasterio de Gracanica, en Kosovo. Y en el pueblo natal de su abuelo, en Montenegro, financió la construcción de una pequeña capilla. 

Artículo publicado en ReL el 27 de marzo de 2019 y actualizado.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda