Domingo, 20 de junio de 2021

Religión en Libertad

Se dedicaba a la noche y discotecas, y la Eucaristía cambió su familia

Juan, un guardia de Metro evangelizador: «Es un ambiente duro, hay delitos pero vivo con alegría»

Juan, un guardia de Metro evangelizador: «Es un ambiente duro, hay delitos pero vivo con alegría»

ReL

Desde su infancia, Juan Benavent tuvo grandes deseos de hacer el bien, pero le costó encontrar su camino. Se crio junto a su abuela, hasta que cambió de casa durante la adolescencia. Quería ser militar, y pasaron años hasta que llegó a ser “el guardia de metro evangelizador”. Ha contado en Cambio de agujas que, durante todo ese tiempo, nunca se alejó de Dios. Ahora combate la secularización bajo tierra.

Su abuela y la escuela católica: semillas de fe

Juan nació en Valencia, en una familia “normal” de trabajadores. Sus padres no practicaban la fe. Toda su educación religiosa partió de su abuela y su colegio regentado por los dominicos. “Plantaron en mí las primeras semillas que me ayudaron a crecer en la fe”.

“Durante la adolescencia los padres dominicos nos modelaron con su carácter y la fe. Pasé muy bien los exámenes, pero a partir de ahí todo empezó a torcerse”.

Destinaron a mi padre a Barcelona por trabajo. Yo no quería irme, y lo afronté mal. Estudiaba mal, a ratos, y choqué mucho con él durante aquellos 5 años. Desde pequeño sabía que existía el Señor y la Verdad. Realmente, siempre he sido buen chico. Y rezaba. Si eres consciente de que Jesús está ahí, aunque te olvides, cuando haces algo malo rezas”.

Con fe, pero en el mundo de la noche

Cuando volvió a Valencia, Juan sentía que su vida no funcionaba. “Pensaba que estaba destinado a hacer algo grande, a triunfar en el mundo. Me miré y me dije: `Con lo guay que soy, me estoy desaprovechando´”.

“Entonces me puse a trabajar en la noche, primero en discotecas, de camarero, portero… Y seguía rezando y leyendo, pero sufría y veía que mi vida no funcionaba. Pero aquellas semillas que se plantaron cuando era pequeño, se quedaron dentro”.

Buscaba la verdad, hasta que Dios le gritó

Mientras, “buscaba la  verdad en internet, en páginas católicas… Cuando las cosas no están bien, buscas y buscas hasta que te tropiezas con las verdades universales. Si crees desde pequeño, sabes que Dios está ahí y te habla. Otra cosa es que no escuches, pero a veces incluso grita”.

“Entonces mi madre contrajo un cáncer muy grave. Decidí opositar para la policía durante 7 años. Sacaba buenas notas, pero al final, no superé la entrevista personal. Miras hacia atrás y me doy cuenta de que igual habría sido un buen profesional, pero una mala persona”.

Dejó su trabajo para cambiar de vida

“Entonces te preguntas: '¿Por qué a mí? ¿Por qué a mi madre?', y dices: ríndete porque esto no va a más. Pliégate a la verdad, conviértete, deja de desear lo que te ofrece el mundo. Preocúpate de lo importante, de amar a tu madre, a tu hermana, a Dios… y cambia de vida”.

“El día que me hacen un contrato fijo en la discoteca, me di de baja voluntaria y buqué otro trabajo. Encontré el que tengo ahora, soy guardia de seguridad en el metro de Valencia”.

“Tras una larga enfermedad, mi madre falleció. Cuando ves que una persona se va a ir, hablas con ella de cómo has vivido, de cómo vas a fallecer y de que vas a dar cuentas a Dios. Ahí empezó a cambiar la cosa, y mi mujer, Carmen me ayudó muchísimo”.

Un `sí´ a su madre: "Teníamos que consagrarnos"

“Un día, el diácono de nuestro pueblo nos mandó un mensaje a mí y a mi mujer: `Tu madre te va a pedir una cosa, ¿le dices que sí?´ Teníamos que consagrarnos a María, y le dijimos que sí. Nuestra vida empezó a cambiar”.

“Nos hicimos más marianos, y la virgen y Jesús nos buscaron y atrajeron”. Recuerda que “por motivo de la pandemia, estaban obligando a comulgar en la mano, pero queríamos comulgar en la boca. Unos amigos nos invitaron al Hogar de la Madre, y a partir de ahí, empezamos a ir a misa y comulgar todos los días. Mejoró incluso la relación entre Carmen y yo”.

Evangelizando entre delitos y  emergencias

Sobre vivir la fe en su trabajo, menciona que “es complicado. Se cometen delitos, emergencias y, sin embargo, yo lo vivo con alegría intentando hacer apostolado entre mis compañeros”.

Destaca que “es un ambiente duro, de gente que no conoce la fe. Los cristianos estamos obligados a comunicar la fe, además es algo que te sale de forma natural. Y si la vives bien, la gente te pregunta, puedes comunicarlo y hacer una labor importante en este mundo complicado por la secularización”.

Matrimonio, aborto, eutanasia… así da la batalla ideológica

Tal vez mis compañeros solo oigan hablar de la Iglesia por mí. Tenemos que esforzarnos por transmitir lo que se nos ha transmitido a nosotros. A veces me preguntan qué es estar abierto a la vida o por qué hay que estarlo. También por temas como el aborto o la eutanasia. Y hay que decir la verdad. Hay que dar esa batalla ideológica”.

“La gente”, concluye, “te va a preguntar. Y ese es el oficio del cristiano: decir lo que tienes dentro y el ejemplo que das. No podemos decir una cosa y hacer la contraria”.

Testimonio completo de Juan Benavent en Cambio de Agujas. 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda