Viernes, 13 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Ha fundado la Casa do menor, donde recoge niños que nadie quiere

Dejó la cátedra por la calle: «No vine a Brasil para ser cura sepulturero, sino para salvar vidas»

El P. Renato Chiera abraza a un 'niño de la calle' de las favelas de Brasil
El P. Renato Chiera abraza a un 'niño de la calle' de las favelas de Brasil

ReL

Renato Chiera es un agricultor, hijo de agricultores. Nació hace 77 años en una familia pobre, pero unida, con 8 hijos. Viene de Roracco, un pequeño pueblo de Piamonte. A la edad de 8 años quería ser como Giovannino Bosco. A los 12 años entró en el seminario para hacerse sacerdote. Quería vivir para los demás. Ahora, explica el periodista Silvonei Protz, en Vatican News, el padre Renato Chiera es un sacerdote de la calle que trata de ser cristiano en los suburbios del mundo, junto a aquellos que no son amados por nadie. Trabaja desde 1978 en las favelas de Brasil, y fundó la "Casa do Minor" en 1986.

Tan pronto como fue ordenado, sintió que su corazón estaba "inquieto", que quería "espaciar" en el mundo. "Tuve el privilegio de vivir el pre-Concilio, el Concilio y el post-Concilio. Me sentí un poco apretado en mi diócesis. Soñé con horizontes más amplios".

El obispo de Mondovì le propuso ir como misionero a Brasil, a la diócesis de Nova Iguaçu, un suburbio grande y violento de Río, como sacerdote de Fidei Donum. Fue en 1978. Desde entonces, el corazón del Padre Renato late por el mundo de los descartados y por Brasil.

Dejó la cátedra de filosofía para adentrarse en las periferias geográficas y existenciales de la Baixada Fluminense, "atraído -revela- por Jesús que sufre y grita su abandono en un pueblo desarraigado, desesperanzado y sin amor". Inmediatamente sintió que había encontrado su lugar y su Iglesia.

Padre Renato Chiera ha dedicado su vida a los jóvenes y niños de las calles de Río de Janeiro

El evento que marca un punto de inflexión

"Me encontré con el drama y la tragedia de los no amados, los heridos, los condenados a la violencia, las drogas y los niños que mueren prematuramente", explica el Padre Chiera. Algunos acontecimientos le han marcado profundamente: había acogido en su casa a un adolescente, "el Pirata", cuando fue herido y perseguido por la policía y que un día fue asesinado en la pared de la casa. "No vine a Brasil para ser un sacerdote sepulturero, sino para salvar vidas", dice, con una sensación de impotencia.

En otra ocasión, aparece otro chico que lo pone frente a una realidad brutal: "En su parroquia en este mes ya han matado a 36 chicos" y dice que es el primero de una lista de "marcados para morir", o "candidatos a la muerte". "¿Dejarás que nos maten a todos? Nadie hará nada", pregunta el niño. Por la noche, a los ojos del Padre Chiera, el rostro de este niño se confunde con el rostro de Jesús: "Tú me lo hiciste a mí". El sacerdote reconoce en estos niños que no quieren morir a Jesús mismo. Y para ser la presencia de Dios, padre y madre, familia para aquellos que no son amados por nadie, comienza una nueva aventura, difícil pero convincente.

P. Chiera con niños de la casa del Menor

Niños abandonados

Estos jóvenes son hijos de muchos abortos: de la familia, de la escuela, de la sociedad, de los gobiernos y también de las Iglesias. Son hijos de muchas ausencias: fruto de un "aborto comunitario". Vagan por las calles con los ojos perdidos en la nada, como muertos vivientes, rechazados por todos, extranjeros en su propia tierra, desarraigados, sin referencias, sin dirección, sin sueños ni futuro.

Para ellos, el camino representa al mismo tiempo toda y ninguna dirección. Son el resultado de una sociedad cruel y exclusiva, que no ama, que les roba sus derechos fundamentales, los condena y los mata para silenciar voces que suenan como acusaciones. Les han robado todo. También el derecho a ser niños, adolescentes, a tener una cama, a comer, a jugar, a soñar, a tener perspectivas y un futuro. Son el espejo de una sociedad con relaciones profundamente enfermas. Son un grito. Estoy entrando en pánico. Es la fotografía la que revela el lado oscuro de la sociedad. Hoy, sin embargo, estos jóvenes ya no viven en las calles como antes: buscan seguridad, pertenencia y visibilidad en el tráfico de drogas. Allí dan su vida y matan, y son asesinados: porque esa es la ley de esos ambientes criminales.

A partir de esta triste "fotografía", se abre paso un proyecto de "nacimiento comunitario", para ofrecerles la presencia de una familia, de amor, de escuela, de profesión, de futuro, de protagonismo y dignidad. Nace la "Casa do menor".

En las calles de un barrio de Río

Sin arrepentimientos

Padre Renato Chiera no se arrepiente de haber dejado la cátedra de filosofía, al contrario. En el camino se sienta en otra silla y aprende otra filosofía. Se siente realizado como sacerdote de la calle, como sacerdote de la "cracolandie" (ndr: ciudad del crac, de las drogas) que son sus nuevas catedrales. Allí encontró a Dios, que abrazó la carne viva de Cristo, se puso en adoración de "hostias sangrantes" que clamaban por el abandono y buscaban la presencia del amor, de las perspectivas, del futuro. A veces se contentan con un abrazo o un caramelo. En la calle y en la "cracolandie" reconocen diariamente el resultado y las consecuencias de una sociedad dividida, de la decadencia de una civilización.

La "Casa do menor", madre comunitaria

La "Casa del menor" está ahora presente en 4 estados de Brasil, es una "madre comunitaria" que no abandona a los niños de la calle, sino que los ayuda a levantarse de nuevo como hijos amados de Dios. En 33 años, más de 100.000 niños han sido acogidos, 70.000 tienen un trabajo y un futuro hoy. El Padre Renato dice a menudo que daría su vida "para salvar a un solo niño o adolescente". La "Casa do menor" ya ha dado a luz a una familia de personas consagradas llamada "Familia Vida". Una familia para los que no tienen la voluntad de nadie. Varios miembros de esta "Familia Vida" también han sido abandonados, pero ahora se convierten en padres y madres abandonados. Esta nueva comunidad representa una garantía de futuro para los niños, mantiene viva el alma evangelizadora, "pero no puede reducirse a una simple ONG", dice el P. Renato, refiriéndose a los numerosos discursos del Papa Francisco sobre el papel y la misión de la Iglesia.

Un acto de amor

Detrás del grito de los niños y jóvenes hay una fuerte necesidad de sentirse amados como hijos. Los que no se sienten como hijos no se aman y están dispuestos a destruirlo todo y a destruirse a sí mismos. Por consiguiente, no pueden ser padres ni construir perspectivas de futuro. La "Casa do menor" trata de recoger el grito de aquellos que no se sienten amados dándoles un hogar, una familia, un trabajo y luego la oportunidad de encajar en la sociedad y en el mundo del trabajo. En los hogares familiares muchos jóvenes son capaces de regenerarse verdaderamente en su encuentro con Dios que es amor, una presencia fiel que nunca abandona.

El Padre Chiera recuerda a un joven que tenía heridas en la cabeza: su padre trató de matarlo cerrándolo en una alcantarilla en la calle. Fue acogido en la "Casa do menor". Un día -era el Día de la Madre- quiso visitar a su madre. "¿Puedo ir?", le preguntó al Padre Renato. "Le compré un regalo, porque la amo. Cuando regresó estaba muy triste: su madre había muerto. "Ya no tengo a nadie", dijo ella. Luego, entregando la camisa al sacerdote, añadió: "Tú eres mi madre".

Cuando le pides al Padre Renato que te hable de los niños que un día lograron sentirse como niños amados en la "Casa do menor", el sacerdote se convierte en una fuente inagotable de historias. Durante horas, por ejemplo, nos habla de sus encuentros con un joven dedicado al narcotráfico en los barrios de Río. Durante seis años fue a visitarlo a la cracolandia donde vivía. Y entonces, un día, el niño llega a la "Casa do menor": "Padre, estoy aquí. Quiero ayudarte y quiero empezar una nueva vida". Hoy es miembro de la Familia Vida, responsable de una comunidad de moradores de calle, los sin casa, víctimas de las drogas.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas han leído esta misma noticia. Sólo con tu ayuda podremos seguir adelante

DONA AHORA