Jueves, 21 de marzo de 2019

Religión en Libertad

Umberto Cupertino, cautivo, rezaba al santo, y su familia peregrinaba a San Giovanni Rotondo

Fue secuestrado por islamistas y su compañero asesinado: pidió ayuda al Padre Pío y fue liberado

Una de las niñas de su familia, inspirada por el Padre Pío, escribió
Una de las niñas de su familia, inspirada por el Padre Pío, escribió "libre" en un día del calendario

ReL

TAGS:
Umberto Cupertino fue secuestrado por "Falanges Verdes de Mahoma" en Bagdad el 12 de abril de 2004. Compartía su cautiverio con tres de sus colegas. Uno de ellos, Fabrizio, fue ejecutado. Los terroristas lo grabaron y publicaron el asesinato.

Contra todo pronóstico, Umberto fue liberado ese mismo año. Tuvo que soportar 58 días de vejaciones a manos de el grupo terrorista. El está convencido de que fue el Padre Pío quién le salvó. Lo cuenta así Portaluz:
 
Antes de Irak Umberto vivía en Sammichele de Bari (Puglia, Italia) y si bien era católico, no guardaba devoción alguna por el santo capuchino. Sin embargo entre sus familiares y amigos, era habitual que de vez en cuando se organizara una peregrinación hacia el Santuario de San Michele Arcangelo (Gargano); consagrado -según cita la historia de los testigos- por el propio General de los Ejércitos de Dios que derrotó para siempre a Satanás y todos sus ángeles rebeldes.


Umberto Cupertino fue liberado el 8 de junio de 2004

Conociendo a Dios a través del santo
El año 2000 se planeó una de estas actividades, que para Umberto era solo un grato paseo familiar. Mientras se aproximaba el día de partir, comenzó a tener la certeza interior (nada de racional, reconoce) que debía visitar también el cercano pueblo de Padre Pío: San Giovanni Rotondo.
 

Estando ante el Convento Santa Maria Delle Grazie (donde vivió el santo capuchino),  luego en la cripta que conservó el cuerpo incorrupto de padre Pío, Umberto experimentó por primera vez en su vida, reconoce, la paz que otorga la presencia del Espíritu Santo. Nadie debía explicarle o argumentar ya, agrega, para saber que desde ese instante la fe daría sentido a todo en su vida.


Su compañero,Fabrizio Quattrocchi, no sobrevivió al secuestro

"No pierdas la esperanza..." 
Umberto, que era instructor de boxeo tailandés, regresó a ese lugar muchas veces en los años siguientes. Hasta que en la primavera de 2004, le ofrecieron trabajar como escolta para políticos de la coalición de países occidentales que colaboraban en la reconstrucción de Irak. El 4 de abril de 2004 se embarcó en el aeropuerto de Fiumicino (Roma).
 
Tras ser secuestrado el día 12, sus captores enviaron un ultimátum a Italia: retirar sus tropas de Irak y disculparse por ciertas frases que habrían ofendido al Islam. Si no conoces bien la lengua árabe… “la situación es aún más dramática, la cosa se vuelve realmente pesada porque tienes que entender de las miradas lo que está pasando y siempre piensas en lo peor”,  señalaría Umberto a la prensa tras su liberación. “Firme en la fe, no pierdas la esperanza”  es la frase fuerza que se repetía a diario, prosigue Umberto; y se emociona recordando aquellos días…



La intercesión del Padre Pío y el milagro
Con el miedo y dolor pegado al cuerpo, aunque se veía indigno de Dios, Umberto cuenta que oró con todo su corazón al Padre Pío. Al verlo, le siguieron en sus rezos Salvatore Stefio y Maurizio Agliana.
 
En Italia los familiares y amigos de Umberto se organizaron y peregrinaron a San Giovanni Rotondo el 31 de mayo de aquél año. El capuchino fray Vicedomini estaba por iniciar la eucaristía de las diez de la mañana y les invitó a poner en el altar bajo la mediación de Padre Pío su intención por la liberación de Umberto y sus compañeros. Luego de la misa, bajaron a la cripta y reiteraron sus ruegos.
 
Ya de regreso en casa, Carmela, la nieta de 10 años de edad (sin poder hasta hoy explicar el por qué) fue hasta un calendario impreso y escribió sobre el día 8 de junio la palabra: libre. Precisamente ese día un selecto grupo de los Navy Seals de Estados Unidos asaltó la guarida de los terroristas y liberó a los tres rehenes.

Hasta hoy, a quien quiera escucharle, Umberto Cupertino dice que lo sucedido es un “milagro” de Dios, por mediación de padre Pío. Desde entonces, cuenta este italiano, padre Pío está presente en sus oraciones de cada día y regularmente peregrina con su familia a San Giovanni Rotondo para agradecer el beneficio de la liberación.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Si tu nos ayudas, podremos continuar evangelizando con noticias como ésta

DONA AHORA