Miércoles, 20 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

«Dios utiliza esas experiencias de vida como parte de todo un viaje»

Fue despedido de la cadena ESPN por «racista», a partir de ahí Dios le tocó y le llamó al sacerdocio

Anthony Federico dejó el periodismo por el sacerdocio
Anthony Federico dejó el periodismo por el sacerdocio

ReL

Sólo cuando experimentó la humillación y el rechazo, se quedó sin el trabajo con el que soñó desde niño y tocó fondo, sólo entonces, miró más allá y encontró a Dios. Entonces aquel fracaso se convirtió en la mejor noticia de su vida. Hoy Anthony Federico es seminarista y se prepara orgulloso para el sacerdocio. Aunque para llegar ahí debió soltar mucho lastre.

Anthony era un periodista que vivió “los peores días de su vida” cuando fue despedido de la cadena de televisión deportiva ESPN, la más importante del mundo en el ámbito del deporte. Lo fue además por un motivo que le hizo ser tristemente muy conocido al escribir un titular que fue calificado como racista.

Su crítica a un jugador de origen asiático
En febrero de 2012, Federico estaba cubriendo un partido de la NBA en el que se enfrentaban los New York Knicks y los New Orleans Hornets. La estrella de la noche era Jeremy Lin, un jugador de baloncesto de origen asiático de los Knicks. 

Tal y como recuerda Aciprensa, esa noche los Knicks perdieron y Federico escribió como titular de su noticia la frase: “Chink in the Armor”, cuyo equivalente en español es “Grieta en la armadura”.


Federico, a la derecha de la imagen, descubrió su vocación tras su despido

El titular generó un gran rechazo en las redes sociales puesto que la palabra “chink” también se usa en Estados Unidos para referirse despectivamente a las personas de origen asiático, especialmente a los chinos.

Despedido y considerado un racista por lectores y compañeros
Este periodista, ahora seminarista, relató al diario The Washington Post que aquellos días recibió numerosos correos electrónicos agresivos, amenazantes y con un insultos. Finalmente, la cadena decidió despedirle y Federico quedó marcado en el mundo periodístico por ser supuestamente racista.

“Todo el mundo pensaba que era una mala persona, un malvado. Fueron los peores 30 días de mi vida”, recordaba. Además, relataba que “pensaba que tenía todo y que supuestamente tenía que ser feliz. Pero yo me quedaba despierto por las noches, pensando: '¿Qué me falta?'”, expresó.

El inicio del cambio
Fue esta situación de rechazo y desprecio la que le ayudó a salir de sí mismo. En un primer momento empezó a hacer voluntariado para ayudar a los demás, hasta que un día recibió un mensaje de una compañía ofreciéndole trabajo como consultor puesto que les había impresionado la calma con la que había llevado los ataques de los medios que le calificaban de racista.

Cuando parecía que empezaba a salir a flote de nuevo, Federico recuerda que en ese momento también comenzó a recordar la formación católica que había recibido de niño en el colegio. Cada vez resonaba más fuerte en su interior.

La llamada de Dios
Y entonces sintió la llamada al sacerdocio y no podía quitárselo de la cabeza. “Recuerdo que mientras trabajaba pensaba: ‘Dios esto no puede ser en serio. Sé lo que me estás diciendo, pero yo estoy involucrado en los medios. Esto es lo que hemos decidido”.



Al final acabó sucumbiendo a la evidencia y decidió ingresar en el seminario. “Si miro hacia atrás, pienso que Dios permitió que todo esto sucediera para ponerme en el camino hacia el sacerdocio, el camino que estaba evitando”.

Federico tiene actualmente 33 años y ha pasado los últimos cinco estudiando Teología en la Universidad Católica del Norte de Washington. También ayuda a adolescentes, universitarios, familias que han perdido a seres queridos o a padres primerizos. 

El director de vocaciones de la Arquidiócesis de Hartford, donde actualmente se está formando Federico, el padre Jeff Gubbiotti, afirmó que el experiodista “es un gran comunicador. Es uno de los dones que tiene”.

Su curioso camino al sacerdocio
Manifestó que tras conocer a su seminarista, está convencido de que “Dios utiliza esas experiencias de vida como parte de todo un viaje”. El padre Gubbiotti comentó que el incidente mediático de Federico en ESPN no fue un impedimento para que los fieles empatizaran con él.

“Muchos de nosotros, estoy seguro, experimentamos momentos de incomprensión, momentos de sensación de decepción, y él puede hablar de esa experiencia”, destacó.

Su conversación posterior con el jugador que criticó
Por otro lado, Anthony Federico contó a The Washington Post que se reunió con Jeremy Lin para explicarle que el titular que escribió no tenía una connotación racista. Más bien se refería a las debilidades que tuvo como jugador en el partido de basket.

El seminarista comentó que Lin es evangélico y que durante su encuentro hablaron sobre la fe en Dios. Expresó que actualmente “estoy en un lugar donde soy verdaderamente feliz con mi vida y emocionado por servir al pueblo de Dios. Si me lo hubieran dicho en ese entonces, no lo hubiera creído. Pienso que Jesús es el mejor dando segundas oportunidades”.
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA