Viernes, 18 de septiembre de 2020

Religión en Libertad

Ester Flor de Lís ha tomado el hábito en el convento de las Hermanas Pobres de Algezares

Joven, alegre y ahora también monja evangelizadora desde el convento: «Jamás he sido tan feliz»

Ester de Flor de Lís es Hermana Pobre de Santa Clara en Murcia y ha querido relatar su testimonio vocacional
Ester de Flor de Lís es Hermana Pobre de Santa Clara en Murcia y ha querido relatar su testimonio vocacional

ReL

Ester Flor de Lís ha realizado su toma de hábito, un momento de gran trascendencia en su camino vocacional, en plena pandemia de coronavirus. Lo ha hecho como religiosa de las Hermanas Pobres en el convento de Santa Verónica de Algezares, en Murcia.

Tras dos años como postulante ingresa ahora en el noviciado. En la comunidad han visto el coronavirus como una oportunidad de dar testimonio del amor de Dios. “Cuando alguien está agradecido con algo le sale darlo y eso es lo que nos ocurre a nosotras, por eso cuando llegó el coronavirus, al no poder tener contacto directo con la gente, vimos que internet y, sobretodo, las redes sociales eran un medio de acercar a Dios a las personas y llevar a cabo nuestra misión, así que no lo dudamos y nos pusimos manos a la obra para actualizarnos”, explica Ester Flor de Lís.

Una vez que ha tomado el hábito esta joven ha querido relatar su testimonio vocacional a la Diócesis de Cartagena, donde ofrece su experiencia para otras personas que estén en búsqueda, ya sea para la vida religiosa o para otro tipo de vocación:

“Me dejé en sus manos, entré en el convento y jamás he sido tan feliz”

Mi nombre es Ester Flor de Lís y soy novicia de las Hermanas Pobres de Santa Clara del convento de Santa Verónica de Algezares. Antes de entrar en el convento ya conocía a las Hermanas Pobres, desde hacía cinco años, por una amiga que venía a los encuentros que hacen, tres veces al año, para chicas jóvenes. Cada vez que podía venía a los retiros y encuentros que organizaban las hermanas, pero no porque pensara ser monja, ya que yo por aquel entonces quería formar una familia, tener hijos, viajar…, sino porque me ayudaba a encontrarme con Dios y aquí me sentía como en casa, lo cual era algo que, en otros conventos donde también había hecho retiros, no me había ocurrido nunca.

ester-flordelis3

Pasado un tiempo, me encontré en un momento de mi vida en el que, debido a muchas casualidades, absolutamente nada me salía como yo quería y me sentía tremendamente infeliz y frustrada. Así que me planteé hacer un parón para ver qué podía hacer yo ante esa situación y decidí hacer un retiro de una semana en este convento porque, como he dicho, aquí notaba algo especial que me hacía sentirme en paz.

La vocación es algo que se va discerniendo poco a poco, sobre todo en mi caso. Primero vine a un retiro de una semana en el que las hermanas cada día me facilitaban una meditación y me ayudaban haciéndome hablar y reflexionar, para que yo misma me diera cuenta de qué había realmente en mi corazón. Después, con el paso de los días hubo un momento en el que Dios me atrajo tanto que sentí que necesitaba hacer una experiencia en el convento porque veía que, en mi interior, tenía una inquietud que se repetía constantemente: “¿Y si Dios me quiere para Él?”.

Entonces hablé con las hermanas y me vine a convivir con ellas durante un mes en el que me sentí como pez en el agua. Era como si el Señor hubiese puesto aquí todo lo que siempre había querido y necesitado para ser feliz y, entonces, me di cuenta de que toda mi vida tenía sentido a la luz de la vocación y decidí dar un salto de fe, porque claro, yo aún no tenía la certeza de que el Señor me llamaba a esta vida. Dios no baja del cielo y te dice: “Oye, te quiero para mí”, sino que es más bien una sensación que te impulsa y te alienta, así que pensé: “Señor, voy a arriesgarlo todo por ti, porque sé que Tú me harás saber cuál es mi lugar”. Entonces me dejé en sus manos, entré en el convento y jamás he sido tan feliz.

El 30 de mayo tomé el hábito, es decir, inicié mi vida religiosa. El signo del hábito implica desprenderse de tus propias ropas y ponerte en manos de Dios y de las hermanas para comenzar una nueva vida. De hecho, en la celebración yo no me vestí sola, sino que me revistió mi maestra. Es un paso absolutamente precioso, por eso resulta muy difícil encontrar las palabras para transmitir tanta felicidad.

Cuando entré al convento vivía mi relación con Dios y mi vida entera apoyándome solo en mis fuerzas, pero, poco a poco, me fui dando cuenta de que yo sola no podía y me fui rindiendo a Dios, comprendiendo que no me hacía falta ser tan fuerte porque el Señor nunca me abandonaba. Por eso, haber llegado a este momento supone algo muy importante porque significa que acepto que necesito al Señor y también a mis hermanas para que me ayuden en mi camino y guíen mi vida como religiosa. Es algo muy especial y, en mi opinión, maravilloso.

Por otra parte, mi toma de hábito ha sido muy diferente. Generalmente a este paso tan importante suele acudir mucha gente que se alegra por ti y que quiere celebrar contigo un día tan importante, sin embargo, debido a la pandemia, en esta ocasión no podía venir mucha gente, así que las hermanas decidieron retransmitirla por nuestro nuevo canal de YouTube.

ester-flordelis4

Para mí esto ha sido como un regalo del Señor. El hecho de que fuese una ceremonia íntima ha sido muy especial porque soy una persona muy tímida, pero es que, además, al haberla retransmitido por internet ha llegado a muchísima más gente que en condiciones normales. Hubo, incluso, personas que no son creyentes que también vieron la ceremonia, acercándose un poco al Señor y, ahora, estamos recibiendo muchos mensajes de gente agradecida porque, según cuentan, durante la celebración vieron algo especial que les hizo sentir de algún modo que Dios estaba ahí. Es muy emocionante y, al mismo tiempo, es precioso ver cómo el Señor se vale de algo negativo, como ha sido esta circunstancia provocada por la pandemia –que tanto sufrimiento ha creado–, para hacer algo grandioso y realmente bonito como es llegar a los corazones de la gente.

Después de todo lo que he vivido, yo les diría a los jóvenes que es muy importante buscar y no conformarse porque, aunque puedas acercarte a un convento que tengas cerca de casa o a una parroquia –si tu vocación es ser laico–, al final lo importante, como en todas las relaciones, es encontrar dónde sientes que conectas, que eres tú mismo, que hay algo especial.

Es como cuando alguien decide pasar su vida con otra persona y no elige a cualquiera solo porque quiera formar una familia, sino que escoge a quien realmente le hace feliz. Pues con la vocación es igual, hay como un flechazo, algo que te atrae. Por eso yo le diría a la gente que no se conforme, que cada uno de nosotros está hecho con unos dones que Dios nos ha dado porque quiere que seamos lo máximo de nosotros mismos y que solo hay que dejarse en sus manos para encontrar el camino. Nunca hubiese sido capaz de imaginar que viviría momentos tan bonitos y que crecería tanto como persona, por eso solo puedo darle gracias al Dios.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA