Lunes, 03 de octubre de 2022

Religión en Libertad

Dale Recinella relata esta experiencia, de la que sacó una gran lección

De Wall Street a llevar a Dios al corredor de la muerte: su gran dilema con un abominable asesino

Dale Recinella en su pastoral penitenciaria
Dale Recinella ha acompañado en estas décadas a 35 presos que estaban en el corredor de la muerte

ReL

¿Por qué un prestigioso abogado de finanzas de Wall Street y graduado en Notre Dame Law School decide dejarlo todo para acompañar espiritualmente a presos del corredor de la muerte en Florida? Esto es lo que hizo hace 30 años Dale Recinella, un asistente espiritual que día a día está con estos presos y les habla de Dios. Esto lo ha hecho durante todos estos años gracias a su esposa Susan, en nombre de la Archidiócesis de Miami.

Más de 35 presos del corredor de la muerte han estado con él estos años y ha estado presente en 18 de sus ejecuciones. Es una tarea dura y muy complicada, pues estos presos han cometido en el pasado horrendos crímenes debidos a los cuales el precio a pagar es el de su propia vida.

Hasta estos criminales, entre los que hay asesinos en serie y responsables de otros abominables crímenes, tienen derecho al arrepentimiento y que se les hable de la misericordia de Dios. Por eso, ha aguantado tantos años en una pastoral tan singular a pesar de que podía haber disfrutado a tiempo completo de su ático en Miami comprado gracias al gran trabajo que tenía en Wall Street.

En un artículo publicado para los medios vaticanos, Dale Recinella habla de uno de estos casos y de cómo Jesús fue a buscar a la oveja perdida. Esta es su experiencia de un complicado caso en el que el preso estaba condenado por el abominable crimen de asesinar niños.

Así lo comenta este asistente católico en Vatican News:

¿A quién quiere salvar Dios?

Hace varios años, un criminal notorio, condenado a muerte en Florida, solicitó iniciar encuentros pastorales conmigo. Estaba casi paralizado ante la idea. Estaba seguro que para esto se necesitaba a alguien mucho más preparado, con mucha más experiencia, con mucho más algo, con mucho más todo.

Dale Recinella, con su mujer Susan

Dale Recinella, con su mujer Susan, con la que ha realizado esta misión durante estas décadas.

Seguramente Dios no podía pedirme que celebrase encuentros pastorales con un hombre, cuando el solo pensamiento de sus crímenes, el solo pensamiento de estrecharle la mano y rezar con él, esas mismas manos que han hecho cosas indecibles a alguien querido por alguien, me provocaban repugnancia, horror y repulsión.

Todos los crímenes que cometen los condenados a muerte son horrendos. Todos los crímenes son repugnantes. Pero estos en particular fueron el tema de mis peores pesadillas. Ciertamente, yo no era la persona adecuada para esta tarea. Me dirigí a un sacerdote de la diócesis en busca de asistencia espiritual. Esperaba de todo corazón que este anciano sacerdote comprendiera mi angustia y, movido a compasión, me dijera que dejara que otro se enfrentara a las monstruosidades que este hombre había hecho en víctimas inocentes de la edad de mis hijos.

‘No creo que tengas derecho a elegir, Dale’. Sacudía la cabeza con tristeza. Este otrora joven sacerdote, ahora con el pelo casi tan gris como el mío, que aparentemente se había vuelto así en una sola noche desde que comencé la asistencia espiritual a los condenados a muerte es mi asistente espiritual. ¡No creo que tengas derecho a decidir a qué personas Dios te pide que sirvas!’.

-‘Pero debe haber un límite, una frontera, algo que ni siquiera Dios me puede pedir que cruce’.

-‘Ciertamente no lo hay en este caso, no cuando se trata de llevar la buena noticia a quienes más lo necesitan. ¿Te imaginas a alguien que necesite más las buenas nuevas de Jesucristo que este chico?’.

-‘No claro que no. ¿Pero por qué yo?’.

-‘No tenemos derecho a hacer esta pregunta. Jesús anuló definitivamente esta pregunta cuando se dejó crucificar, diciendo: ‘No sea mi voluntad, sino la tuya'’.

-‘Si hubo alguien que tuvo derecho a gritar '¿Por qué a mí?', fue Jesús, el Hijo de Dios, pero no lo hizo. Así que tampoco tenemos derecho a hacer eso. La razón por la que os envía es porque este hombre lo pidió. Si te niegas, no sólo le estás diciendo no a los condenados, le estás diciendo no a Cristo”.

-‘Es un poco tarde para hacer eso, ¿no?’. Estaba avergonzado por mi tono sarcástico, pero, de hecho, me parecía que Dios me estaba empujando mucho más profundo de lo que nunca quise ir.

El sacerdote colocó su mano sobre mi hombro de manera cortés, como un padre hablando con su hijo adolescente. ‘Creo que dijiste que sí hace mucho tiempo, pero aún no lo sabías. Dijiste que sí cuando te bautizaste y cuando recibiste la Confirmación. Dices que sí cada vez que recibes la Eucaristía. Ahora te estás dando cuenta de lo que significa ese 'sí'’.

Antes de que concluyera mi primera reunión pastoral con el infame recluso, la noticia se extendió por el corredor de la muerte. No solo los presos, sino también el personal estaban bastante impresionados de que contemplase la posibilidad de que un hombre así, un vil asesino en serie de niños y niñas, pueda ser digno del perdón y la redención de Dios. Es Dios, sólo Dios, quien es capaz de otorgarla.

Cuando pasé el control para salir del edificio, vi a dos guardias apostados entre mí y la entrada al túnel, que va desde el corredor de la muerte hasta la parte delantera de la prisión. Saludé a los dos guardias porque los conocía bien y siempre me habían tratado con amabilidad.

No me devolvieron el saludo. Cuando me alejé un paso de ellos, no se movieron ni un centímetro. Me di cuenta de que no estaban allí para asegurarse de que podía irme. Estaban ahí para pararme.

Se está esforzando mucho con este tipo, capellán’. El guardia más joven, que se elevaba sobre mí, hablaba con los brazos fuertemente cruzados mientras escupió hábilmente saliva mezclada con tabaco a una pulgada de mi zapato. Supe instintivamente que esta demostración de puntería cuidadosa no pretendía amenazarme sino enfatizar sus palabras.

‘Normalmente estamos a favor de su trabajo en este edificio’. El guardia más viejo y más bajo tomó su turno para sermonearme. ‘Sabe que apoyamos sus esfuerzos. Pero esto es un error. Dios quiere que este hombre vaya al infierno’.

En el momento de la pausa antes de contestar, pedí al Espíritu Santo que me sugiriera las palabras adecuadas. Sabía que estos dos hombres eran cristianos conocedores de la Biblia.

‘Te escucho’. Levanté mis manos con las palmas hacia arriba en señal de rendición. ‘Pero no tengo otra opción’.

‘¡Claro que tiene elección!’, el guardia más joven me agredió verbalmente. ‘Nadie la obliga a conocer a ese hombre’.

Dale Recinella y su mujer saludan al Papa Francisco

‘En realidad no es tan así. Es Jesús quien no me da opción. Jesús dijo que deja a los noventa y nueve justos en el desierto y va en busca de los que se han perdido’.

‘¡Nunca he leído esto en la Biblia!’. El guardia más joven se puso rígido en su convicción, pero miré sin rodeos al guardia mayor, que sabía que era diácono en su iglesia.

‘Sí…’. Sacudió la cabeza con disgusto y dejó caer los brazos a los costados. ‘Sí… realmente lo dice’.

‘No tengo otra opción, señor’. Hablé más bajo a los dos guardias que a su vez se sentían derrotados y oprimidos por el peso de las exigencias del Evangelio. ‘Al venir aquí como ministro del Evangelio, debo estar dispuesto a ir en busca de las ovejas que Jesús buscaría. Y Jesús iría en busca de este mismo hombre".

El diálogo terminó aquí. Los dos guardias sacudieron la cabeza con disgusto y se alejaron, dejándome libre el paso.

Durante más de un año me reuní con ese prisionero todos los meses para que recibiera asistencia pastoral. Nunca se convirtió en una tarea fácil. Pero Dios, en su infinita misericordia hacia mi fragilidad, me permitió comprender con absoluta claridad que este hombre podía obtener el perdón y llegar un día al cielo.

Este Dios, que es misericordia hasta infinito, se niega a limitar Su obra de salvación a aquellas personas que puedo imaginar en el cielo. Dios imagina a todos en el cielo.

El mayor deseo de Dios es que nadie elija el infierno”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda