Jueves, 19 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

Así entró la fe en la familia atea del candidato a presidir EEUU

Ted Cruz tenía 3 años cuando su padre, matemático ateo, lo abandonó... pero Cristo le hizo volver

Ted Cruz, candidato republicano a la Casa Blanca, con su padre, el cubano Rafael Cruz, matemático ex-ateo y pastor protestante
Ted Cruz, candidato republicano a la Casa Blanca, con su padre, el cubano Rafael Cruz, matemático ex-ateo y pastor protestante

P.J.G. / ReL

Rafael Edward «Ted» Cruz (www.tedcruz.org) es el hombre de moda entre los republicanos de EEUU al haber ganado con un 28% de apoyos los "caucus" de Iowa, el pistoletazo de salida para las elecciones presidenciales del país. Venció así en ese primer tanteo con las urnas a Donald Trump (24%) y a Marco Rubio (23%). En apenas 4 días, según su director de campaña, esta victoria simbólica le ha aportado 3 millones de euros más para su campaña, mucho mejor financiada que la de sus rivales.

Tanto Ted Cruz como Marco Rubio son hijos de emigrantes cubanos, aunque ambos apoyan políticas de inmigración más bien restrictivas. No insisten tanto en su herencia hispana como en su fe cristiana. Marco Rubio es católico -tras una breve experiencia con los mormones- mientras que Ted Cruz es protestante. Suele bromear acerca de que pese a descender de cubanos, españoles, irlandeses e italianos es cristiano baptista. Pero cuando Ted nació, sus padres no eran creyentes.

Ted Cruz ha contado con detalle en "Charisma Magazine" cómo la apuesta por Jesucristo salvó su infancia cuando él era un bebé y su padre era un ateo que había abandonado a su esposa e hijo.

Familia de matemáticos ateos
Sus padres habían llegado a Calgary, Canadá, donde en los años 70 trabajaban en el negocio petrolero procesando datos sísmicos: "Soy el hijo de dos matemáticos programadores de computadoras", ha dicho en algunas ocasiones.

La madre, Eleanor Elizabeth Wilson, era de ascendencia irlandesa. El padre, Rafael Bienvenido Cruz, era cubano, nacido en Matanzas, descendiente de canarios. Rafael Bienvenido dejó Cuba en 1957 y pidió asilo político en Estados Unidos, en la época de la dictadura de Fulgencio Batista.

Además de matemáticos, ambos eran ateos. Y bebedores. Ted lo explica así:

"Cuando yo tenía 3 años, mis padres y yo vivíamos en Calgary, y ninguno de mis padres era creyente. Ambos bebían demasiado y mi padre decidió abandonarnos, así que dejó a mi madre y se volvió a Texas, a Houston. Decidió que ya no quería ser padre ni esposo, que quería ir a su aire".

Le invitaron a un curso en una casa
Fue entonces, estando solo en Houston, cuando un compañero de trabajo le invitó a un curso bíblico que impartía un matrimonio baptista en su hogar. Allí le asombró conocer a personas que tenían vidas duras, complicadas, pero que las vivían con paz y serenidad.

"Una mujer a la que recuerda hasta hoy explicaba que su hijo la pegaba para obtener dinero para drogas... y aún así esta mujer tenía esa paz", explica Ted Cruz. "La Escritura habla de esa ´paz que sobrepasa todo entendimiento´. No podía entenderlo, no tenía sentido. ¿Cómo tenía esa paz con esa situación horrible en casa?"

Decidió hablar del tema con el pastor de esa comunidad, Gaylon Wylie. Fue una conversación nocturna que duró 5 horas.

"Mi padre era joven y muy, muy brillante. Era científico, era ateo, y estaba convencido de saberlo todo. Estaba convencido de que la religión no podía ser cierta. Debatió con el pastor hasta pasadas las once de la noche. Y le preguntó: ´Bueno, ¿y qué pasa con un hombre del Tíbet que nunca ha oído hablar de Jesús?´".

El pastor respondió:

- Rafael, no sé lo que pasará con ese hombre del Tíbet, pero tú sí has oído hablar de Jesús... ¿Cuál es tu excusa?

"Y entonces papá describió como eso le golpeó igual que una tonelada de ladrillos y se puso de rodillas y entregó su vida a Jesús y eso transformó completamente a mi padre", explica Ted Cruz. Al domingo siguiente, Rafael empezó a acudir a la iglesia baptista de Gaylon Wylie donde le bautizaron. Después voló a Canadá y volvió con su mujer e hijo.

"Si no fuera por el amor transformador de Jesucristo yo habría sido criado por una madre soltera, sin padre en casa", añade Ted Cruz, candidato a gobernar el país más poderoso del mundo.


Ted Cruz (en el centro con corbata roja) en septiembre de 2013, ante la Casa Blanca, en una oración junto a un grupo de pastores y activistas de la Christian Defense Coalition pidiendo la liberación del pastor cristiano Saeed Abedini, que cumpía un año de cárcel en Irán 

Aceptar a Cristo con 8 años
Él mismo recuerda haber aceptado conscientemente ser cristiano en un campamento infantil con 8 años, cuando fue bautizado con su prima de 13 años, que era como una hermana para él. "Fui bautizado ese verano y eso transformó nuestras vidas", recuerda.

Rafael, el padre de Ted, sería durante muchos años pastor baptista y así Ted conoció lo que era ser hijo de un pastor y predicador. Sin embargo, aunque el matrimonio de Rafael y Elanor se mantuvo firme muchos años más, finalmente en 1997 se divorciaron.

Dar gracias al evangelizador que lo hizo posible
Ted Cruz detalla que no veía al pastor Gaylon Wylie desde que tenía 10 años, pero en 2015, en plena gira electoral, se lo encontró cuando su autobús de campaña llegó por casualidad al pueblo de Tennessee donde se había retirado.

"No le había visto en 35 años. Fue un momento hermoso, simplemente abrazarle, y decirle ´gracias´ por compartir el Evangelio esa noche del 15 de abril de 1975 en Houston, Texas. Eso transformó no sólo la vida de mi padre, sino la de mi madre y la mía y la de mi esposa, Heidi, y a nuestros hijos, como ondas en el estanque de las generaciones impactadas por la Buena Noticia de Dios".
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA