Sábado, 24 de octubre de 2020

Religión en Libertad

Firas Abedrabbo fue ordenado en su pueblo, la localidad cisjordana de Bet Jala

Árabe cristiano y ahora sacerdote en Tierra Santa: una experiencia para evitar «guetos» religiosos

Firas Abedrabbo es originario de Bet Jala, situada al sur de Jerusalén
Firas Abedrabbo es originario de Bet Jala, situada al sur de Jerusalén

Tierra Santa pese a ser el lugar en el que Cristo nació, vivió, murió y resucitó es un lugar en el que el cristianismo es vulnerable, está dividido y es pobre. La minoría cristiana, cada vez más pequeña, también necesita sacerdotes y vocaciones para que les atiendan y alienten espiritualmente.

Y por ello, los católicos de Tierra Santa están de enhorabuena con la ordenación sacerdotal el pasado sábado de Firas Abedrabbo, originario de la localidad cisjordana de Bet Jala, situada al sur de Jerusalén.

El nuevo sacerdote de la Diócesis de Jerusalén ha ejercito también este tiempo pasado como secretario del arzobispo Piertbattista Pizzaballa, administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén, que fue precisamente quien presidió la ordenación de este joven sacerdote en la parroquia de su localidad natal.

En una entrevista con el servicio de información del Patriarcado, el padre Firas Abedrabbo habla de su vocación y del reto de los cristianos de Tierra Santa:

-¿Cómo te has preparado para la ordenación sacerdotal?

– Ha sido un año lleno de experiencias nuevas e interesantes, me ha ayudado a descubrir otro aspecto de la vida del sacerdote diocesano en el Patriarcado latino. El descubrimiento de nuevos aspectos de la vida de esta Iglesia me ha hecho tener un sentido de pertenencia y mi apego a esta Iglesia de Tierra Santa en toda su diversidad.

– ¿Cuál es la importancia de tomarse el tiempo para responder al llamado de Dios? En su experiencia personal, ¿qué debe considerar para responder?

– El factor “tiempo” es muy importante para el discernimiento, dejar pasar el tiempo hace que una decisión muera. Me encanta esta frase de un monje benedictino que dijo: “Cuando la fruta está madura, se cae sola”, una frase que aplicó a la vida espiritual. Cuando una decisión profunda está madura, vuelve a la superficie por sí misma, ¡queda clara en el momento adecuado! Por supuesto, esto no nos exime de nuestro deber de hacer uso de la inteligencia que Dios nos da, pero el discernimiento no es solo una actividad cerebral, sino también un acto “espiritual” y “existencial”, en el que todo nuestro ser se implica para dirigir nuestra vida hacia Dios. Además del discernimiento, otro elemento importante es la paz y el consuelo espiritual. Estamos llamados a la felicidad, y si la vida consagrada nos entristece, esto es una señal de que algo está mal.

– En su opinión, ¿la vocación requiere rasgos y características de personalidad específicos?

– ¡Por supuesto! En cada vocación hay importantes rasgos de personalidad y carácter. Para un sacerdote, en primer lugar, es importante ser maduro desde el punto de vista humano, para poder comprender, simpatizar y, por lo tanto, acompañar a las personas que conocerá en el camino del ministerio. Ser un humano maduro significa poder amar, descentralizarse, discernir situaciones y personas, y poder comprometerse y perseverar incluso cuando los sentimientos cambian.

Luego también hay cualidades morales importantes, el sacerdote debe ser un hombre justo y honesto, separado del amor al dinero y al poder, capaz de vivir el celibato consagrado como un regalo gratuito y no como una carga, y ser capaz de soportar la soledad generada por malentendidos y, a veces, por persecuciones.

– ¿Cuáles son las tentaciones que enfrentan los sacerdotes en Tierra Santa hoy?

– Hay tentaciones que tenemos en común con todos los sacerdotes en todas partes del mundo, como el activismo, el carrerismo o el clericalismo. Una de las grandes tentaciones de los sacerdotes en Tierra Santa es vivir su realidad y espacios demasiado estrechos, olvidando al resto de los habitantes del mundo y, a veces, incluso al resto de la iglesia católica en Tierra Santa.

¡Es fácil para un sacerdote en Tierra Santa reducirse a ser un “jefe de kibutz” que se convierte en su pequeño reino! Esta realidad puede ser una parroquia, un puesto administrativo o incluso un entorno social.

En un país como el nuestro donde hay tres religiones, trece iglesias cristianas y dos territorios separados por un muro, esta mentalidad de “gueto” puede florecer fácilmente y generar sacerdotes que actúan en paralelo, o incluso en competencia permanente entre ellos. Otros, porque ya no piensan en el bien común, ni en católico, que es la lógica universal cristiana.

– Si reanudara sus estudios, ¿qué campo elegiría, dado que ya tiene una licenciatura en historia del derecho y las instituciones?

-Es cierto que soy jurista por formación, pero es la teología la que siempre me ha atraído, y en teología me atraen especialmente las teologías bíblica, espiritual y fundamental. Estos tres temas diferentes me parecen íntimamente relacionados, porque la teología sin espiritualidad es racionalismo e intelectualismo, mientras que la teología que no trata principalmente cuestiones “fundamentales” a la luz de la Palabra de Dios y la Tradición de la Iglesia, sigue siendo un discurso ideológico, que no puede pretender ser un viaje hacia el Reino de Dios, que es el objetivo final de toda realidad cristiana y de la misión de la Iglesia, encomendada particularmente a los obispos y sacerdotes.

– Durante un año ha sido el secretario particular de Mons. Pizzaballa, ¿qué ha aprendido de este puesto? ¿Cómo es trabajar con el Administrador Apostólico?

-Este servicio que he estado prestando durante un año ha sido una experiencia emocionante para mí. Después de la experiencia pastoral en Hoson, al norte de Jordania, hace tres años, y la experiencia de capellán de estudiantes en la Universidad de Belén el año pasado, es una experiencia completamente diferente, que a pesar del aspecto muy administrativo, no es menos pastoral que los demás, sino a otro nivel y con un enfoque diferente. También es una experiencia de vida comunitaria que aprecié mucho. Está lejos de ser perfecto, pero es satisfactorio.

Fue una buena escuela para averiguar dónde están tus límites, pero también un lugar de encuentro extraordinario. Las tensiones también son una buena escuela de vida, que poco a poco me ayudan a morir y a separarme de la mirada de los demás, sin ser totalmente indiferente, porque en lo que otros dicen o piensan de nosotros siempre hay una parte de verdad que es buena para nuestra conversión personal.

Estoy muy feliz de trabajar con Mons. Pizzaballa, que es un hombre de Dios, que teme a Dios, que ama a la Iglesia local y se entrega sin reservas a su servicio. Aprendí mucho con él, no solo a nivel “técnico y profesional”, sino también, y sobre todo, a nivel “humano” y “espiritual”. Es un hombre que tiene un largo viaje intelectual y eclesiástico detrás de él, y su sentido común le permite mirar la realidad con una mirada profética. Como buen franciscano, es un buen ejemplo de alguien que está separado de los bienes materiales y cuida a los pobres. Él es un hombre que ama la simplicidad en las relaciones y me gusta esto, porque sería difícil para mí vivir a diario con una personalidad que es demasiado formal o que pasaría su tiempo dando vueltas a un tema, sin siquiera entrar en él. Afortunadamente esto no sucede con nuestro arzobispo.

Publicado originariamente en la Fundación Tierra Santa

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA