Sábado, 07 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

La asombrosa conversión de un hombre acomodado con una Harley en el campo australiano

Ni bautizado ni religioso, despertó de pronto con una urgencia: ir a cierto pueblo y su monasterio

Un motorista en su Harley-Davidson por una carretera australiana, como las que recorría Glen en su moto
Un motorista en su Harley-Davidson por una carretera australiana, como las que recorría Glen en su moto

P.J.Ginés/ReL

Glen Cooper, casado y padre de cuatro hijos, no era una persona religiosa. Por eso quedó muy asombrado cuando una noche, estando en la cama, sintió, "como se necesita el aire para respirar", que tenía que ir a New Norcia, donde le parecía recordar que había un pueblo de monjes budistas. Ese impulso loco y sin razón aparente cambió su vida por completo. Lo ha contado en el Melbourne Catholic Magazine.

"La religión no era parte de la cultura en la que crecí. De niño, no conocía a ninguna persona que creyese en Dios, y mucho menos que hablase de Dios. No sabía ni siquiera que las Navidades y Pascua eran fiestas cristianas. Sólo sabía que había huevos de Pascua y regalos", explica Gleen Cooper.

Una infancia difícil

Se educó en un barrio de clase obrera en Melbourne, Australia. Le iba bien en los estudios y deportes hasta que sus padres rompieron su matrimonio y empezaron a beber en exceso y a pegarle con cualquier excusa menor. Un día, con 14 años, Glen se enfrentó a su padre. Él le expulsó de casa, pensando que volvería en pocos días. Pero Glen no volvió nunca.

De los 14 a los 20 años vivió en las calles. "Dormí bajo árboles, bajo puentes, y durante un tiempo en un contenedor viejo y abandonado de 6 metros, con agujeros, que era sorprendentemente bueno como protección contra los elementos", recuerda. Se juntó con bandas callejeras que bebían mucho y tomaban drogas. Él sólo tomaba marihuana y también traficaba con ella para ganarse un dinero. Era una vida del día a día, dólar a dólar, recuerda.

A los 20 años de edad reflexionó muy en serio. Su compañero de piso iba a entrar en prisión. Otros conocidos ya habían sido encarcelados o habían muerto en incidentes ligados a las drogas. Él se metía a veces en peleas, abusaba del alcohol y la marihuana y a menudo tenía hambre y frío (lo que llevaba a más alcohol y droga). Glen entendió que o cambiaba, o acabaría mal. Y se decidió a lograr ese cambio.

Trabajo, dinero, familia, moto, libertad sexual...

Dejó la marihuana y limitó el alcohol. Encontró un trabajo sencillo en una empresa de manufacturas y se volcó por completo en su trabajo. Perseveró en la empresa, y en 15 años llegó a ser uno de sus gestores, ganando un buen sueldo.

"Me casé, tuve 4 hijos, compramos una casa, un bonito coche, una Harley-Davidson y me divertí", resume esos años. Recorría Australia con su moto. Mantenía además amistades poco recomendables que "hacían cosas que sabía que estaban mal". Su relación con su mujer era "no convencional" e incluso acudían a fiestas de intercambios de parejas. "Yo creía vivir un sueño: un trabajo bien pagado, una gran familia, libertad sexual, un buen círculo de amigos... yo creía ser un hombre feliz", afirma Glen.

Y entonces llegó la noche de su experiencia especial e inesperada.

Una convicción mística: ir a New Norcia

"Una noche, estando en cama, me golpeó una sensación de urgencia abrumadora para ir a visitar un pueblecito del campo llamado New Norcia, en Australia Occidental. Y cuando digo urgencia me refiero a que sentía que tenía que ir casi tanto como necesitaba aire para respirar".

"Había oído de New Norcia cuando había vivido en Perth. A menudo iba con mi Harley a áreas de la zona y veía señales hacia New Norcia, pero nunca había estado allí. Todo lo que sabía del pueblo era los que mis amigos me habían dicho: que era un pueblo muy viejo propiedad de unos monjes. Siempre supuse que eran budistas". Hasta que llamó por teléfono para informarse y descubrió que el pueblo era una antigua misión de monjes benedictinos, que aún mantienen un monasterio muy vivo.

harely_davidson_dentro

De hecho, todo el pueblo es parte del monasterio. New Norcia es Nueva Nursia, una misión fundada por el obispo misionero español Rosendo Salvado en 1846. El obispo español le dedicó 54 años de su vida, hasta su muerte en 1900. Sus dos sucesores (hasta la Segunda Guerra Mundial) también fueron españoles. Salvado buscaba sobre todo evangelizar y proteger a los nativos, pero en los años 60 las enfermedades diezmaron a la población nativa. Después se despobló, y quedó el pueblo vacío, un hotel y el monasterio. Y los monjes. Allí estuvo Rosendo el rockero español en 2016, tocando la guitarra en la tumba del obispo y junto a un monje, asombrado de la conexión del remoto lugar con su paisano.

Allí fue Glen, a New Norcia. "Pasé dos noches con los monjes. Comí con ellos, observé sus muchas oraciones, tuve largas conversaciones con ellos, y conocí a otras personas que estaban en retiro espiritual. Cuando me fui, sabía en mi corazón y en el fondo de mi alma que Dios es real", afirma contundente.

new_norcia_monjes

Los benedictinos de Nueva Nursia, que suelen recibir bastantes visitas y personas en retiros espirituales

Una vida transformada

"Le conté a mi asombrada esposa mi experiencia. Fui a la parroquia local, entré en la iniciación cristiana para adultos y me bauticé en la siguiente Vigilia Pascual", en 2019.

"Desde mi conversión mi vida ha cambiado tremendamente. Me di cuenta que cosas que hacía y en las que nunca pensé mucho son pecados. Dejar una vida de malos hábitos no es fácil ni se hace de la mañana a la noche, pero cuando los abandoné, los sustituí por verdades espirituales que me llenan más de lo que haría cualquier cosa mundana", explica Glen.

Dejó su trabajo porque le hacía centrarse demasiado en sí mismo y en la avaricia por el dinero. Empezó a trabajar en cosas que ayudaran a las personas. Fue trabajador en un teléfono de la esperanza, contra el suicidio, y voluntario en un hospicio visitando a moribundos. Hubo problemas económicos en casa por el cambio, pero la familia se fortaleció y creció en su fe y confianza en Dios. "Ahora soy trabajador social, ayudo a personas sin hogar, con problemas mentales, problemas con la droga y el alcohol y ayudo a la gente que sale de la cárcel para que no sean reincidentes".

"Desde entonces, mis hijos han tenido un padre mucho más atento, mi mujer un esposo que la ama más profundamente y mi alma se ha dedicado a servir al Señor, no a mí mismo", observa. Y descubre que no falta la aventura en su vida: "Con mi antigua carrera y estilo de vida, mis próximos 30 años eran predecibles; ahora todo es desconocido, pero pase lo que pase, será el plan de Dios. ¡Gracias, Señor!", concluye.

En el vídeo, Rosendo el rockero toca en Nueva Nursia en la tumba de Rosendo el obispo misionero

DE ROSENDO A ROSENDO from Cesar Espada on Vimeo.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA