Jueves, 09 de diciembre de 2021

Religión en Libertad

Don Benito acaba de recibir un Galardón Alter Christus por su dedicación a los enfermos de COVID

Un cura de hospital en el COVID: «La mejor palabra: la alegría, la confianza en Dios y en la Virgen»

Capellán de Hospital
Don Benito Rodríguez, galardón Alter Christus por su dedicación a los enfermos de COVID

Clara Mollá / ReL

Don Benito Rodríguez acaba de recibir uno de los Galardones Alter Christus que entrega el Regnum Christi por su dedicación a los enfermos de COVID durante la pandemia. Este sacerdote es capellán en el hospital Álvaro Cunqueiro, de Vigo, donde optó por no abandonar a los enfermos de coronavirus y atender también con su cariño al personal sanitario, que se encontraba aislado de sus familias y sobrecargado. Toda una experiencia en la que los capellanes de hospitales, que algunos políticos desean suprimir, han demostrado no solo que son necesarios sino imprescindibles. En esta entrevista, entre otras cosas, comparte cómo experimentó esta llamada a vivir junto a los enfermos durante el confinamiento: “En la oración de la mañana sentí que era una solución quedarme para que los capellanes no se contagiaran al mismo tiempo, alguno ya es mayor, otros viven con sus padres”.

Capellán de hospital

Don Benito recibe el galardón de la fundación Alter Christus de manos de una enfermera

- ¿Cómo sintió la llamada a esta misión en los hospitales?

- Estoy contento de ser sacerdote. No busco lugar ni cargo, pero es una responsabilidad estar atento a la voluntad de Dios. Recuerdo que llevaba casi siete años de párroco, y al mismo tiempo un año de director espiritual del Seminario menor, cuando el obispo me pidió que asumiera ser capellán por dos meses para cumplir con el Convenio, pues uno se daba de baja. Y de dos meses a 20 años cubriendo un servicio de una vacante. Unos años después de ser nombrado coordinador del servicio religioso y los últimos siete sigo también como delegado diocesano de la Pastoral de la Salud. Siempre fui párroco. Una vez que asumes el envío, te vas preparando mejor y aprendiendo de otros a responder más y mejor servicio.

- ¿Por qué decidió quedarse las 24 horas en el hospital durante la pandemia?

- Cuando el Gobierno decidió el Estado de alarma, ese viernes me tocaba entrar de guardia en el hospital. En la oración de la mañana sentí que era una solución quedarme para que los capellanes no se contagiaran al mismo tiempo, alguno ya es mayor, otros viven con sus padres. Por tanto, sentí tanta paz y confianza que le escribí un mensaje a todos y que no se preocuparan de mí, que rezaran y guardemos las medidas sanitarias. Cuando también le informé al obispo le dije que me quedaba en el campo de batalla, no tenía nada que perder, y ojalá mi ofrenda diera frutos de más vocaciones, que me encomendara a las oraciones porque no soy tan bueno y quiero ir al cielo, que no está vacío. Que dejaba los libros parroquiales al día, las cuentas aprobadas y los inventarios. No recuerdo lo que me dijo el obispo, acabé llorando, estaba emocionado porque sentía mucha paz interior, un privilegiado…. Pasado un tiempo buscaba un sacerdote, esperaba que alguno ingresara por otro motivo para compartir y confesarme.

- En medio del dolor y desconcierto, ¿qué palabras transmitía a los pacientes y al personal sanitario?

- ¿Palabras? Muchas. Soy charlatán y con humor quería despistar para sacar hierro al asunto… evitaba decir ánimo sin verdad, me gustaba la letra de la canción Resistiré, recordaba textos bíblicos de la liturgia diaria… Pero la palabra más valiosa era la que no decía: mi alegría serena, confianza en Dios y la ayuda de la Virgen… Me veían en todos los pasillos, iba a las zonas COVID a rezar en la puerta, buscaba enfermos no COVID… Me dolía cómo el miedo paralizaba y no solicitaban los servicios religiosos… Mi presencia ya era un mensaje claro: no estás solo, no tengas miedo, solo Dios basta.

Capellán de hospital

Benito Rodríguez agradece el reconocimiento durante la gala de los galardones Alter Christus

- ¿Dónde pudo ver a Cristo durante ese tiempo?

- En el silencio contemplativo delante del Sagrario. Fueron muchas horas, una tanda de ejercicios prolongados… organizarme, pues estaba convencido que no iba a salir del hospital, en el caos no puede estar Dios, mejor lograr un orden. Lo veía en los gestos de generosidad del personal a familiares y pacientes. Me sonaba a Evangelio vivido el observar a los administrativos e investigadores que seguían en sus laboratorios y puestos de atención al público sin público presencial y muchas llamadas de teléfono. Impresionaba mucho y eran vitamina F (fe) los encuentros con los creyentes coherentes, la paz y esperanza que transmitían celebrar con calma los sacramentos y la intercesión por otros. También en las conversaciones espontáneas, saludos diarios que creaban familiaridad, buen ambiente en el personal… me veían como el que estaba e, incluso, despertaba curiosidad por mi talante y ponían interés por mí si necesitaba cosas a nivel personal. Ubi caritas…

- ¿Cómo es la labor de un capellán en el hospital? ¿Por qué cree que es importante la presencia de este para los pacientes?

- Es ser presencia samaritana en nombre de Cristo y de la Iglesia. El objetivo es conocer y tratar con escucha empática a las personas enfermas, familiares y sanitarios. Hacer presente y lograr familiaridad, confianza. Por eso empezamos la guardia poniendo en oración nuestra disponibilidad de servicio para escuchar, orar, celebrar la Eucaristía diaria y los sacramentos de la curación (Penitencia y Unción de enfermos), alguna vez bautizar a neonatos, hacer las visitas solicitadas y otras para presentar nuestro servicio de atención religiosa.

» En el hospital estamos en contacto con los servicios sociales, además de presentes en encuentros formativos, despedidas de personal que se jubila y en las graduaciones de los MIR. Es importante la presencia porque es un derecho fundamental de los enfermos y personas impedidas, un derecho humano que se debe garantizar y facilitar a toda persona que lo demanda y al menos que se le ofrezca. En la soledad del hospital la cabeza anda más que los pies, y el corazón se inquieta buscando paz también para esta etapa final de esta vida. No importa la edad, sino la apertura al Espíritu. En España tenemos regulado este derecho-deber regulado en unos Convenios de trabajo asistencial religioso en cada Comunidad Autónoma. Insisto: es necesario que se demande y se denuncie cuando no se facilite este servicio.

Capellán de hospital

Hospital Alvaro Cunqueiro de Vigo, en donde ejerce como capellán don Benito Rodríguez

- ¿Qué nos ha enseñado la pandemia para vivir nuestra fe?

- Muchas cosas. Lo primero recuperar una visión providencial: todo es gracia, no estamos solos, sin el Señor poco podemos. ¿Dónde hemos dejado a Dios que ya no influye y configura el modo de actuar coherente? La soberbia es un camino de muerte. También nos ha enseñado a redescubrir la ley natural para vivir felices en un orden moral básico: un orden establecido por Dios que ahorra “que te quede mal cuerpo cuando actúas contra natura”.

» Por supuesto, a valorar la familia y a cada uno de sus miembros cooperando a la buena convivencia cuidando los vínculos internos y los comunitarios. Nadie vive solo, nos necesitamos.

» A esto hay que añadir el deseo de formarse más y leer para evitar fanatismos, supersticiones, ocurrencias pías. Hay que vivir de esperanza. No todo esta perdido, hay señales de algo grande en personas que han perseverado pasando de la queja al agradecimiento. Aprender orar orando en los límites.

» Y finalmente el retorno a la comunidad concreta buscando la Palabra como luz para las decisiones en el camino; los sacramentos vistos como encuentros necesarios para creer y ver; la caridad como expresión de la fe en la vía publica sin protagonismos.

- Los jóvenes, usted que es delegado de juventud de la diócesis de Vigo, ¿qué lectura han sacado de la pandemia?

- Fui delegado de juventud un tiempo, ahora no. Algunos jóvenes han desarrollado diversión alternativa al botellón: grupos de amistad y servicio a los demás. Otros se han mantenido en su individualismo hedonista y sin compromiso que no moderan sus pasiones de hacer la fiesta rompiendo las normas, no reconocen la autoridad policial ni sanitaria. Aumenta el vacío del alma por construirse la vida sin referencias que ayuden a madurar y responsabilizarse de su libertad en el actuar bien y mal asumiendo las consecuencias.

- ¿Nos puede recomendar un pasaje del Evangelio?

- Recomiendo tres. Por un lado el buen samaritano: encontrarse de improvisto y reaccionar sin pasar de largo, la necesidad nos llama, exige una respuesta adecuada y generosa.

» Por otro lado, la pasión según san Lucas: la que cuenta el dialogo con Dimas, invitando a a ser libre para optar por Cristo y gozar de su respuesta promesa.

» Y finalmente el pasaje de Bartimeo que grita cada vez más fuerte por Jesús y los que le acompañan lo mandan callar e impiden acercarse, pero qué alegría da que escuchando a Jesús nosotros nos convertimos en puente, acercadores a Jesús y compartimos la gracia siempre nueva de seguirle en la vida.

 A continuación puedes ver el vídeo de presentación de Benito Rodríguez durante la ceremonia de los Galardones Alter Christus entregados el 10 de octubre pasado.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda