Jueves, 23 de septiembre de 2021

Religión en Libertad

En el V Centenario de su conversión presenta la carta pastoral de los obispos del Camino Ignaciano

Munilla vuelve a su infancia y explica por qué la conversión de San Ignacio es de total actualidad

Munilla en Loyola
Monseñor Munilla en el lugar de la conversión de San Ignacio, donde se encuentra ahora el santuario en Loyola

J.L. / ReL

Este sábado 31 de julio se celebra la festividad de San Ignacio de Loyola, uno de los grandes santos de la Iglesia, y que este año tiene aún más relevancia pues justamente se cumplen 500 años de la conversión de este antiguo soldado y luego sacerdote que tanto bien haría por el catolicismo.

En este Año Jubilar Ignaciano que se celebra ante esta fecha tan especial del quinto centenario, los obispos de las diócesis por las que discurre el Camino Ignaciano que va de Loyola a Manresa han publicado la carta pastoral Hago nuevas todas las cosas.

Los prelados, que abarcan diócesis vascas, de Navarra, Aragón y Cataluña destacan este “momento decisivo de la vida de san Ignacio de Loyola: su conversión acaecida durante su convalecencia y recuperación, tras ser herido en una pierna en la defensa del castillo de Pamplona, así como su peregrinación y estancia en Manresa”.

De este modo, en esta carta pastoral recuerdan que “aquella experiencia, que supuso un antes y un después en su vida, resultará un acontecimiento que traspasa los siglos y nos llega con fuerza inspiradora. Recordar la conversión de san Ignacio puede ser una oportunidad para acercarnos a Dios que escribe recto, por más que los renglones se rebelen y a veces se nos tuerzan. Él sabe hacer nuevo todo, incluso nuestras vidas”.

Capilla de la Conversión de San Ignacio en Loyola

Capilla de la Conversión de San Ignacio en Loyola

Uno de los objetivos es concienciar que no se celebra un acto del pasado sino que tiene una vigencia actual que sirve para el hombre de hoy. “Podríamos ser tentados de pensar que una historia así nos es ajena, que nos queda ya tan lejos que difícilmente puede interesarnos, atraernos, interpelarnos a nosotros, los creyentes de hoy, testigos de un cambio de época que conlleva profundas transformaciones sociales, ideológicas y espirituales. No es así. La experiencia de Ignacio no caduca, permanece y pertenece a todos, ya que toca lo más hondo y profundo de la persona”, expresan los obispos.

De hecho, la carta recalca que “la herida de su pierna le abrió los ojos a Ignacio para poder percibir otra herida aún más profunda; la herida que el pecado ha generado en el corazón humano y que solo puede ser cauterizada por el fuego del Espíritu Santo”.

En este año ignaciano un lugar destaca por encima del resto. Se trata de Loyola, donde el lugar de la conversión del santo ocupa el centro de este gran santuario. Y monseñor José Ignacio Munilla, como vasco y obispo de San Sebastián, diócesis en la que se encuentra el pueblo natal de Ignacio, tiene un vínculo muy especial.

En un artículo de opinión publicado en el Diario Vasco Munilla recuerda que una ocasión un periodista le preguntó cuál era su rincón favorito. Y su respuesta fue la capilla de la conversión de San Ignacio.

“Desde niño me llamaba profundamente la atención, cada vez que visitábamos en familia aquel lugar, el rótulo que reza: ‘Aquí se entregó a Dios Iñigo de Loyola’. Me impresionaba que lo acontecido en el interior de aquel hombre en este lugar, hace ahora exactamente 500 años, hubiera tenido tan profundas consecuencias en la historia de muchísimas personas e instituciones…”, confiesa el obispo de San Sebastián.

Monseñor Munilla, ahora ya no como niño sino como pastor, señala que cuando vuelve a visitar esta capilla de la conversión y releer aquella inscripción intuye “un mensaje de esperanza para nuestra cultura y para los hombres de nuestro tiempo”.

“¡El cambio es posible! ¡Es posible la esperanza! En efecto, muchos de nosotros hemos ido entendiendo con el paso de la vida, que el nudo gordiano en el que verdaderamente nos jugamos la felicidad, no se encuentra tanto en el devenir de los acontecimientos que nos rodean, cuanto en la salud de nuestra alma. La experiencia nos ha demostrado que la clave no está en cambiar de caballo, sino de caballero. La cuestión no es cómo llegar a tener éxito, sino cómo ser feliz en la limitación o incluso en medio del fracaso…”, enseña monseñor Munilla.

En su explicación, el prelado vasco afirma que en un contexto como el del Mayo del 68 hablar de conversión “suscitaba una instintiva resistencia ante la sospecha de pérdida de la propia identidad o personalidad”.

Sin embargo, una vez que han pasado ya varias décadas desde entonces, para Munilla “el término de ‘conversión’ evoca la rebeldía frente a una cultura narcisista que nos tiene atrapados y esclavizados en un bucle autorreferencial; evoca la convicción de que existe una posibilidad de descubrir el sentido de la existencia, más allá del practicismo y de la tentación del paradigma tecnocrático. No creo exagerar si digo que la palabra conversión ha pasado de ser una referencia anacrónica, a una evocación de la esperanza en el futuro”.

En este sentido, el obispo de San Sebastián cree que el propio Ignacio pudo “pensar erróneamente que con el giro radical que había emprendido en su vida, al romper con los ideales mundanos para convertirse en un peregrino tras las huellas de Jesucristo, había coronado ya su conversión”.

Pero, agrega Munilla, “nada más lejos de la realidad. Lo acontecido en la Capilla de la conversión, no fue sino el primer paso en una historia de conversión que se tradujo en permanecer plenamente abierto a lo que Dios iría mostrándole en cada etapa de su vida. La conversión dura lo que dura la vida, y se traduce en considerarnos en todo momento como alumnos de primero de Primaria; reconociendo en Jesús la luz y la mirada limpia que nos ayudan a ver todo en su realidad más pura y auténtica. Eso sí, el proceso de conversión interior no es cómodo: exige sacrificio e implica que no estemos centrados en nosotros mismos. Pero, al mismo tiempo, es el camino de la verdadera liberación; para la cual hemos sido redimidos por Cristo”.

Volviendo nuevamente a la carta pastoral, los obispos concluyen insistiendo en que “creer es peregrinar, partiendo de cuanto sucede a nuestro alrededor, de cuanto está reclamando cambio; pasando también y principalmente por las transformaciones interiores de nuestra persona, para poder ser cada día un poco más ese fiel reflejo de Cristo que llena de esperanza el mundo que habitamos y lo abre a la esperanza de la Vida eterna. Creer es compartir lo que creemos, vivimos, celebramos: el amor de un Dios Padre que nos ha hecho sus hijos en Jesús, nuestro hermano. Y esto exige vivir y crecer amorosamente cada día, en esta gran familia universal”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda