Lunes, 25 de octubre de 2021

Religión en Libertad

Periodista de la SER aprende de la viuda evangélica: «Me agarro a la oración, creo que Dios escucha»

Esther Luque, fotografiada durante uno de sus programas.
Esther Luque da gracias a Dios cada día, está casada, es madre de dos hijos y ha superado dos cánceres. (Imagen-SER)

ReL

La periodista Esther Luque, directora del programa Hoy por Hoy Málaga de Cadena SER, ha hablado en la web de la diócesis de Málaga de su vida de oración y su relación con Dios.

Explica que frente a “los silencios que engañan y los ruidos que distraen",  encuentra en la oración "un silencio sincero y un ruido discreto”.

La periodista cree que rezar “puede equilibrar nuestro ruido interior y el que viene de fuera”.

Esther Luque afirma que, como dice el Papa Francisco, la oración “es el arma que no permite que la oscuridad tenga la última palabra, aunque rezar no es escapar de las dificultades de la vida”.

Dos cánceres y la parábola de la viuda

Esther Luque padeció y superó dos cánceres y le ayuda la parábola de la viuda insistente. “Cuando las cosas se complican y todo se pone cuesta arriba me acuerdo de aquella parábola sobre la necesidad de rezar siempre sin cansarse. “La protagonista”, añade, “es una viuda que a fuerza de suplicar a un juez logra que él le haga justicia”.

“Con esa conformidad me agarro a la oración y pienso que Dios escucha y está a nuestro lado, aunque a veces sus planes no coincidan con los nuestros”.

Luque afirmó que “también doy gracias cada día por todo lo bueno que –Dios– me ofrece que es mucho, a pesar de las dificultades que la vida pone en el camino. Quizá el tiempo de Pascua es un buen momento para dar gracias, porque como decía un sacerdote jesuita, `la resurrección es ver cicatrizar lo que creíamos que dolería toda la vida y acariciar con ternura esas cicatrices´. Quizá esas caricias vengan a través de la oración” afirma.

Su abuela le enseño la importancia de la oración

Luque recuerda su infancia, cuando “cada noche, mi madre se sentaba en el filo de mi cama y me enseñaba las oraciones y mi abuela me recordaba siempre que nunca dejara de rezarle a la Virgen, aunque la vida me golpeara fuerte y se aflojaran mis lazos con Dios”. Un consejo que “me ha servido en muchos momentos de oscuridad” y por el que ha “comprendido que la oración es la expresión de la fe”.

Desde entonces, cree que “el centro de la oración no responde a un lugar, sino a una actitud”. Incluso “habiendo tenido momentos más espirituales y otros no tanto”, cree que desde “ver un atardecer o estar en una reunión con amigos” le permite “percibir su presencia". Sin embargo, añade que "también busco momentos para detenerme y dialogar con Él, porque la oración no se puede reducir a un brote espontáneo de un impulso”, concluyó la periodista.

Galardonada por su calidad humana

En 2016, la diócesis de Málaga galardonó a la periodista con el premio Cardenal Herrera Oria “por su calidad humana y profesional y su capacidad de superación”, y destacó “su mirada a la realidad de Málaga desde una profunda sensibilidad periodística, guiada por la defensa de los valores humanos más universales”.

Esther Luque comenzó su carrera periodística en 1995 en el Grupo Prisa, donde ha permanecido hasta la actualidad colaborando en medios como Localia, El Correo de Andalucía o el diario El País. Ahora la periodista está casada y es madre de dos hijos.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda