Miércoles, 13 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

Del campo de batalla al altar

Sangre de soldados, semilla de sacerdotes

Un misil en Irak convirtió a un piloto en seminarista. Es sólo un caso entre los muchos del increíble porcentaje de vocaciones de origen militar.

C.L./ReL

Misa en plena guerra.
Misa en plena guerra.
"Sangre de mártires, semilla de cristianos", dice el antiguo adagio. Que tiene una trasposición moderna: "Sangre de soldados, semilla de sacerdotes". Al menos si tenemos en cuenta que el 10% de las vocaciones sacerdotales en Estados Unidos proceden de personas que han sido militares, y un porcentaje aún mayor de hijos de militares.

Y la experiencia es muy positiva. Lo cuenta el National Catholic Register en un reciente reportaje titulado "From battlefield to altar [Del campo de batalla al altar]", donde recoge diversos testimonios sobre el discernimiento de vocaciones en los Ejércitos. Si Dios anda entre pucheros, como decía Santa Teresa de Jesús, ¿por qué no entre fusiles?

O entre fragatas y destructores. Allí fue donde Stuart Swetland, que en 1981 se había graduado con honores como oficial de la US Navy, descubrió que tras servir a su patria quería servir a Dios. Hoy es sacerdote y profesor de Ética Cristiana en la Universidad Mount St Mary de Emmitsburg, Maryland. Pero no es ni será un caso aislado, porque en la Academia Naval norteamericana hasta un 50% del alumnado es de religión católica.

Un programa de reclutamiento


La magnitud del proceso que vincula uniformes y sotanas es tan importante, que desde hace tres años el arzobispado castrense de Estados Unidos desarrolla un programa específico para promover vocaciones entre soldados y oficiales.

Actualmente y hasta junio lo dirige John McLaughlin, que no ha sido militar pero cuyo padre era marine. El padre McLaughlin es una vocación tardía, que dejó el seminario tras muchos años dedicado a practicar la lucha libre primero, y entrenar a competidores después, con un buen número de campeonatos en su haber.

En la espectacular "Cuando éramos soldados", Mel Gibson da vida al coronel Hal Moore, el primer hombre que entró en combate regular en Vietnam y ferviente católico que educó religiosamente a su familia.
Según explica, los últimos años de continuos combates en Afganistán e Irak han llevado a muchos jóvenes a plantearse preguntas como: ¿Por qué estoy aquí? ¿Cuál es mi misión en el mundo? ¿Por qué me he salvado mientras que otros compañeros han caído?

Uno de ellos, por ejemplo, era piloto de helicópteros hasta que un día, durante una misión en Irak, un misil se incrustó en la nave sin llegar a explotar, lo que habría supuesto la muerte segura de toda la tripulación. El hecho le hizo terminar de discernir una vocación que ya era latente.

"Estos chicos me sorprenden con sus historias y con su deseo de conocer y amar a Dios. Y para mi sorpresa, muchos de ellos no proceden de familias católicas. Buscaban a Dios y tuvieron su propio programa de conversión", explica McLaughlin.

En ese programa interviene a veces el enemigo. El padre Brett Brannen, que forma parte del programa de captación, cuenta otra historia que le contó un seminarista: "Estaba en una trinchera junto con dos amigos. Los dos murieron, él se salvó. Durante mucho tiempo se estuvo preguntando por qué".

Las razones del traspaso

¿Cuál es la razón de la sintonía entre la vida militar y el despertar de la vocación? El padre Brennan apunta varias. Por ejemplo: "Una familia de militar tiene que recoger todo y mudarse a donde son destinados porque se les necesita. Así es el sacerdocio, que tambiéne exige una disponibilidad a entregar tu vida".

Pero hay más: "La vida militar es una vida ordenada. Muchos sacerdotes no obedecen a sus obispos, y se preocupan por su realización personal. Las familias militares, sin embargo, comprenden que el todo es más importante que las partes, y eso es el sacerdocio. Cuando dices «Tengo planes», llega Jesús y dice «Yo también tengo planes»... y tienes que cambiar los tuyos".

De ahí que monseñor Swetland lamente las reticencias de muchos obispos a que sus sacerdotes sirvan como capellanes militares: "Como decía Santo Tomás de Aquino, la gracia se construye sobre la naturaleza. Muchos militares tienen las virtudes naturales necesarias para servir luego en la vida religiosa o en el sacerdocio, donde deben ser disciplinados, valientes y dispuestos a trabajar como miembros de una unidad. Quienes sirven en las Fuerzas Armadas están dispuestos a dar su vida por los demás. Justo eso es lo que necesitas para el sacerdocio".
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA