Lunes, 26 de septiembre de 2022

Religión en Libertad

Será beatificado el 26 de febrero, con otros mártires de la diócesis de Granada

Lorenzo Palomino, el cura mártir que se enfrentó a sus verdugos para salvar a un padre de familia

Miembros del ejército republicano junto a un cadáver profanado.
En la Archidiócesis de Granada, durante la Guerra Civil, más de 50 iglesias fueron total o parcialmente destruidas y se asesinó al 10% de los sacerdotes, de los cuales 14 serán beatificados este 26 de febrero.

J. M. Carrera / ReL

El próximo 26 de febrero, la catedral de Granada acogerá la beatificación de 14 sacerdotes, un seminarista y un laico martirizados durante la persecución religiosa que asoló a los católicos españoles entre 1931 y 1939.

Durante esos 8 años España fue testigo de la mayor persecución sobre la Iglesia en 2.000 años de historia, que se llevó por delante la vida de más de 8.000 religiosos por odio a la fe.

La persecución fue especialmente cruenta con los seminaristas: más del 43% de los españoles fueron asesinados entre 1930 y 1934. Las cifras de la provincia de Granada son similares, donde según datos del especialista Vicente Cárcel Ortí los seminaristas redujeron de los 830 a 534 en las mismas fechas.

Se calcula que en 1934, 103 iglesias de la provincia estaban sin párroco ni sacerdote, 51 de ellas fueron total o parcialmente destruidas y más del 10% de los sacerdotes fueron asesinados.

Revista La Traca 1932.

La revista La Traca tuvo una especial difusión durante la II República y la Guerra Civil, con un marcado carácter anticlerical que se plasmó en sus portadas y en la sección "¿Qué haría usted con la gente de sotana?".

"Un referente como ser humano"

Uno de ellos fue el próximamente beato Lorenzo Palomino Villaescusa, recordado como "un referente como ser humano" en palabras de su sobrino nieto, Juan Villaescusa.

Nacido en 1867 en Salobreña (Granada), Lorenzo Palomino comenzó sus estudios en el seminario de San Cecilio para ser ordenado sacerdote en 1895.

Desde la última década del siglo XIX y hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, se produjo una migración masiva desde Italia y España hacia Argentina, de la que los granadinos fueron grandes protagonistas.

El joven sacerdote, movido durante por una profunda preocupación social, decidió acompañar a sus paisanos para convertirse en benefactor de los migrantes y necesitados de la antigua provincia española.

Como detalló su sobrino nieto a la Archidiócesis de Granada, el sacerdote destacó especialmente por su labor en Villa Miseria, un asentamiento similar a las favelas brasileñas.

Lorenzo Palomino Villaescusa.

El sacerdote Lorenzo Palomino es recordado como "un referente": dedicó toda su vida a los más necesitados y murió mártir, perdonando a sus verdugos y buscando salvar la vida de un padre de familia. 

Sacerdote y agricultor para los más necesitados

“Se dedicaba a dar clases de cultura básica y religión en algunas escuelas pobres. Era un lugar en el que los sacerdotes no eran bien recibidos. A pesar de ello, él logró integrarse con ellos”, explica su sobrino.

En él, la caridad casi excedía los límites. "Tenía desde luego una personalidad atípica. Era una persona que daba más de lo que tenía y quería recibir menos de lo que necesitaba. Muchas veces daba su comida y su ropa para quien lo necesitaba", añade Villaescusa.

Pero su afecto y cercanía por los más necesitados le llevó más allá, y no solo daba lo que tenía, sino que comenzó a trabajar para ceder sus ganancias. En 1918, tras su regreso a Granada, el sacerdote se desempeñó como vicario parroquial de Salobreña, pastor de fieles en la iglesia de Lobres y como agricultor:  repartía la cosecha de azúcar, patatas y maíz a los más necesitados de la localidad

Para la mayoría de la gente de Salobreña, "era un referente como ser humano, aunque para algunos era una mala persona por el hecho de ser sacerdote".

Una tortura espiritual

La persecución religiosa no tardó a Granada. En verano de 1936, recién comenzada la guerra, Palomino fue delatado por uno de los paisanos a los que ayudaba, apresado y dirigido a la iglesia de Nuestra Señora del Rosario.

En ese mismo momento comenzó la agonía del presbítero, sufriendo primero "el martirio de las cosas" cuando sus verdugos le obligaron a asistir a la vandalización del templo, el destrozo y la mutilación del famoso Cristo del Perdón.

Después fue encarcelado junto al párroco, Antonio Morales Moreno, y su primo y tocayo, Lorenzo.

Un acto heroico antes de dar la vida

Una noche, mientras dormían en el suelo, los presos oyeron el motor de un coche aproximarse. Presintiendo su suerte, Palomino pidió al párroco la que sería su última confesión, antes de que este último fuese liberado.

La madrugada del 9 de agosto, el sacerdote de 69 años fue llevado a una antigua azucarera, donde fue maniatado y situado frente a un pelotón de fusilamiento junto a su primo, padre de tres niños -uno de 8 meses-.

"No matéis a mi primo, que es padre de familia, matadme a mí, que yo no tengo obligaciones", rogó el sacerdote.

Ante la negativa, se abalanzó sobre el pelotón buscando dar al padre de familia una última oportunidad de sobrevivir. Ambos fueron fusilados en el acto, para ser enterrados en una fosa común en el cementerio de Motril. Posteriormente fueron exhumados, identificados y sepultados en el cementerio de Salobreña.

 

En este enlace puedes consultar la información necesaria para asistir a la beatificación de los mártires granadinos. 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda