Miércoles, 23 de septiembre de 2020

Religión en Libertad

Grace Boland, de 27 años, habla de lo curioso de su encuentro en este santuario mariano

Llegó a Akita por un problema de visados: allí la Virgen la esperaba junto a una fuerte conversión

Grace Boland tiene 27 años y en Akita experimentó una enorme conversión
Grace Boland tiene 27 años y en Akita experimentó una enorme conversión

Grace Boland es joven, tiene tan sólo 27 años, pero ya en su vida ha podido experimentar una importante conversión gracias a la Virgen y a la providencia que la llevó por meras cuestiones burocráticas a Japón, y una vez allí a Akita, lugar en el que María se apareció en la década de 1970.

Tal y como recoge Cari Filii News, esta joven irlandesa se mudó con su familia a Australia y por cuestiones de visado tenía que salir tres semanas del país. Y fue así como acabó en este santuario mariano japonés, pues aunque su idea era ir a ver a su hermano a América finalmente el vuelo más barato que pudo conseguir fue justamente a Japón.

En medio del desorden, Dios y la Virgen ordenaron su vida

A la vuelta era otra persona, experimentó el amor de Dios y de la Virgen por lo que su vida hasta entonces desordenada empezó a tener sentido. Tenía un novio musulmán y no vivía en castidad. Pero este encuentro con Dios la transformó. Ahora vive de nuevo en Irlanda llevando su fe a un país que tanto la exportó en su momento y tan necesitada está de ella en el momento presente

En una entrevista en Cambio de Agujas de la Fundación Euk Mamie, Grace Boland cuenta que creció en una familia católica y ella misma iba a misa hasta que llegó la adolescencia y se alejó completamente de la Iglesia. “Nunca sentí a Dios de manera personal ni era algo significativo para mí”, asegura.

agnes

Agnes Sasagawa, nacida en 1931, recibió los mensajes de la Virgen en Akita.

Vivía como si Dios no existiera

En su vida tampoco le ayudó el traslado de toda la familia a Australia, pues confiesa que fue “un tiempo raro, me sentía perdida e incómoda conmigo misma”. Pero ni siquiera Dios entraba en la ecuación de su vida ni siquiera para criticarlo: “No tenía una opinión sobre él, no significaba nada para mí”.

Pero además empezó a sentir “rabia” contra la Iglesia, por las informaciones que se publicaban sobre algunos miembros de la Iglesia y los delitos que cometían. “¿Cómo Dios podía permitir eso?”, se preguntaba.

Su extraño interés por las apariciones marianas

Sin embargo, descubrió un aspecto del cristianismo que le generó un enorme interés y que más tarde sería fundamental en su conversión posterior: las apariciones marianas.

“Recuerdo preguntarle a mi madre por qué nunca nadie me había hablado de las apariciones marianas. Y creó que fue ahí cuando las cosas empezaron a cambiar en mí”, afirma Grace.

Y al fin llegó el momento. Ella habla de la “providencia de Dios”. Estaba en Australia pero tenía que salir del país para renovar su visado. “Iba a ir a visitar a mi hermano a América pero justo antes de comprar el billete todo se complicó, los precios subieron y pensé en ir a otro sitio. Tenía que salir del país tres semanas así que pensé en ir a Bali u otro sitio, pero entonces alguien me habló de Japón, busqué en Google vuelos y eran los más baratos que había así que fui a Japón”, relata la joven.

El viaje hasta las apariciones de Akita

Su madre sabía del interés que tenía Grace por las apariciones marianas y fue quien le informó que en Japón la Virgen se había aparecido en Akita por si durante su estancia en el país quería ir allí.

La joven no estaba tampoco demasiado convencida. Ya en Japón dudó mucho sobre visitar Akita. “El día anterior no sabía si iría, incluso esa mañana estaba dividida, pero finalmente fui. Cogí el tren hasta allí, era un lugar muy apartado y fue muy complicado llegar, pero fue increíble”, confiesa.

Ella misma asegura que allí “sentí el amor de Dios de una manera muy personal y todo cambió”. Supo que la imagen había llorado, pero tampoco el entorno era espectacular. Sin embargo, Grace se sintió cautivada en aquel lugar.

“Empecé a rezar y a llorar”

Al fin –añade esta joven irlandesa- “empecé a rezar y a llorar, fue como una eternidad y ni siquiera sabía por qué lloraba. Pero fue un momento muy especial y algo en mi corazón cambió”.

De este modo, a su regreso a Australia ya no era igual. “Me di cuenta –relata- que mi manera de vivir no era la correcta. Y quedé tan horrorizada por mi modo de vida que pensé que no podía seguir ofendiendo así al Señor. Me había criado católica pero desconocía muchas cosas, como con respecto a la pureza”.

En aquel momento tenía una relación con un chico musulmán, y aunque ya no están juntos, él se acabaría convirtiendo sin pretenderlo en un instrumento para que Grace afianzara su fe católica descubierta en Akita.

El descubrimiento de la castidad y de los sacramentos

“Me afectó en mi religión. Dios utiliza todas las situaciones. Este chico levantó mi curiosidad porque me preguntaba las diferencias entre nuestras religiones y me hizo tener más curiosidad sobre mi propia religión”, cuenta.

Su conversión se produjo justamente en un momento en el que este novio no estaba tampoco en Australia. Grace explica que en ese periodo “creció mi amistad con el Señor” y cuando él regresó a Australia “yo quería ser casta, él al principio lo respetó pero ya no era igual y después me di cuenta de que la relación no era verdadera”.

La relación con Dios ha ido creciendo en todo este tiempo y ella reconoce que “estando con el Señor me he dado cuenta de que es Él el que te da el amor, yo mendigaba este amor y nadie podía saciar esta carencia. Pero si le tengo a Él todo va bien”.

Esta conversión le ha hecho “sanar” muchas heridas y descubrir también la enorme misericordia de Dios. “Me hace comprender mis pecados para sanarme y llevarme a la confesión”, que junto a la Eucaristía ha descubierto unas armas poderosas en su favor.

Publicado en Cari Filii News.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA