Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Lunes, 23 de octubre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Mundo
El sacerdote Matthieu Dauchez ve alegría de Cristo en los peores infiernos de Manila

En el perdón de los niños hacia quienes les violaron o vendieron, este misionero ve el poder de Dios

En el perdón de los niños hacia quienes les violaron o vendieron, este misionero ve el poder de Dios
Matthieu Dauchez lleva ya 20 años con los niños más pobres y maltratados de Manila

Pablo J. Ginés/ReL

3 octubre 2017

El sacerdote misionero francés Matthieu Dauchez trabaja en primera línea de lucha contra el horror: con niños violados, abandonados, traicionados, vendidos o esclavizados, en los barrios pobres de Manila, Filipinas. Admite que llegó a misiones casi por despecho, porque compañeros sacerdotes lo señalaban como un cura burgués, para ricos. Cuenta sus experiencias en un libro muy emocionante: El prodigioso misterio de la alegría. En la escuela de los niños de Manila (Encuentro).

Matthieu Dauchez quedó enganchado al trabajo con niños en la Fundación Tulay ng Kabataan (www.anak-tnk.org, "Puente para los Niños"). Allí ha descubierto el poder sobrenatural y sanador del perdón en niños que han vivido lo más oscuro y ha comprobado que hay una alegría que viene de Dios y puede florecer incluso donde parece triunfar el mal.



- ¿Cómo fue su vocación, padre Dauchez?
- Mi familia era católica practicante, una familia bienestante, de Versalles. Yo de muchacho creía en Dios y rezaba pero no tenía una fe realmente viva. Cuando tenía 19 años, quedé con un amigo para ir de excursión, y antes fuimos a misa. Era pronto por la mañana, casi no había nadie en esa iglesia. Pero ahí fue mi conversión interior. Vi a Cristo como una presencia real en el altar y quise ponerme a su servicio. Un cura amigo me recomendó ir al seminario interdiocesano de Ars. 

- Ars fue el pueblo de San Juan María Vianney, patrón de sacerdotes...
- Sí, de él aprendí que lo esencial en la vida del sacerdote es la oración, los sacramentos y el servicio. Aprendí de él que el sacerdocio santo puede darse en una vida corriente, sin esperar grandes circunstancias. Allí estuve algunos años extra en discernimiento, estudiando filosofía, profundizando en mi vida de oración. Mi padres estaban contentos de que quisiera ser sacerdote. Pero se asustaron luego, cuando me fui a misiones a Manila. 

- ¿Cómo llegó usted a Filipinas? 
- Los de Versalles tenemos fama de ser gente fina, señoritos, y tenía dos amigos en el seminario que querían ser misioneros en Filipinas y me comentaban, desafiantes: “serás un cura señorito y no saldrás de Versalles”. Me sentí picado y, casi con orgullo, decidí probar en Manila durante dos años. Pero una vez allí entendí que tenía que quedarme, que Manila era para toda la vida. 


 
- ¿Cómo fue la llegada a Manila?
- Yo llegué ya a la Fundación Tulay ng Kabataan, que trabajaba con esos niños pobres de la calle. Yo pensé: "estos niños son tan pobres que con que ofrezcamos comida, techo y algo de bienestar vendrán encantados y podremos ayudarles, sacarles de las calles". Pero comprobé que no, que esas cosas materiales no bastaban para lograr que abandonaran la calle. A los niños lo que les cambiaba de verdad era ver que yo los escuchaba, que los quería. Yo insisto en enseñar a los niños en que ellos, que han sido maltratados y abusados, son dignos de ser amados, y que son dignos de amar, que el amor es también para ellos. Y eso lo cambia todo para ellos. 

- ¿Cuál ha sido su peor experiencia como misionero? 
- Lo más terrible ha sido siempre vivir la muerte de un niño acogido a mi cuidado, en la fundación, a veces en mis brazos. Aunque seas una persona de fe y creas en la Resurrección y en el Cielo, cuando un niño muere en tus brazos te deja una herida que no se cierra. 

- ¿Ha visto a Dios actuar con fuerza asombrosa en alguna ocasión?
- Una vez viví algo espectacular. Me llamaron del hospital por una chica que estaba muriéndose, deshauciada, envenenada. Los médicos había probado de todo y la chica se moría. Yo le administré la Unción de los Enfermos... y en ese mismo momento ella expulsó el veneno y al día siguiente estaba curada, sana.

»Pero, en realidad, cuando más advierto la mano de Dios, con fuerza y claridad, es cuando veo que los niños perdonan de corazón a sus maltratadores, y también a la sociedad que los ha abandonado y dañado. 

- ¿De dónde sale ese perdón? 
- El perdón es la cumbre del amor. Su corazón, el de los niños, les exige perdonar. A estos niños les dijeron que no podrían amar ni ser amados. Pero en la fundación aprenden que amar sí es posible. De ese amor que viven, grande, sale su necesidad de perdonar. Creo que es un perdón no solo auténtico sino heroico.
 
- Platón decía que hasta los 50 años no puedes ser sabio…
- Me gusta más San Pablo que Platón. Los niños son maestros, nuestros maestros, porque es Dios quien a través de ellos nos transmite su sabiduría. Pablo dice que los pobres nos enseñan, y estos niños son esos maestros pobres. 
 
- Su libro habla de la alegría. Jesús decía “estad siempre alegres”… 
- La alegría que pide Jesús no es una mera jovialidad. Es la alegría que nace de la unión con Cristo. Él es la fuente de esa alegría. Estos niños, al estar muy unidos a Cristo transmiten esta alegría. Y es muy contagiosa.
 
- ¿Cuál es la metodología sanadora de su Fundación, para niños tan heridos?
- Atendemos a cada niños, que es único, pasando tiempo con él, atendiendo su herida personal. El ambiente de la Fundación ya disminuye las heridas y el dolor. Pero, al final, curar, curar, solo Dios puede curar, en la oración.

- ¿Y los psicólogos, el trabajo social?
- Tenemos asistentes sociales, psicólogos, ayudan mucho, sí. Pero en 20 años que llevo allí veo que estos profesionales solo preparan el terreno al cambio profundo, real, que solo Dios lo da. Valoro mucho su trabajo, pero constato que sin el componente divino no habría esos resultados.
 
- ¿Pueden los niños ser santos? Los teólogos debaten sobre si los niños tienen virtudes heroicas... 
- Cristo dijo que para entrar al Reino de los Cielos hay que ser como niños, así que Él ya hablaba de esa santidad de los niños. Los niños santos serían aquellos que viven la fe en exigencias heroicas y condiciones heroicas, como los niños de Manila. Su perdón es un ejemplo de virtudes heoicas. La gracia de Dios les llega con facilidad a los niños por la autenticidad de sus sentimientos de amor y perdón.
 


- ¿Aprende usted de otros misioneros con orfanatos o asociaciones similares? ¿Contactan ustedes por Skype, se comentan casos?
- No, en el día a día estoy absorbido por las tareas con los chicos. Sólo a veces puedo hablar con misoneros en situaciones similares, en encuentros en santuarios, como Paray-le-Monial, en Francia. 
 
- ¿Hay personas irrecuperables? Personas tan malas que usted las dé por perdidas…
-  Nunca he encontrado un caso irrecuperable. Sí, muchos casos pueden ser fracasos, hay niños que vuelven a la calle… Pero siempre pienso que nuestro esfuerzo y la oración dará frutos tarde o tempranos. Respecto a los adultos, he visto algunos que, humanamente, me han parecido irrecuperables. Pero Dios podría tocar su corazón, y hacerlos cambiar. San Agustín dice que hay al menos un 5% de bondad en cada hombre. 

***

En 2015, Ediciones Encuentro publicó Mendigos de amor, el primero de sus libros acercándonos a estos niños. Ahora, con El Prodigioso Misterio de la Alegríael lector se convierte en discípulo de esos niños que son maestros de humanidad y fortaleza.
 

El prodigioso misterio de la alegría. En la escuela de los niños de Manila. (Encuentro)
Autor: Matthieu Dauchez
13,00 euros. 132 páginas.
 
Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS