Domingo, 26 de enero de 2020

Religión en Libertad

Tomasito, un niño que murió en Argentina con 11 años... y descansa en un cementerio del Vaticano

ReL

Tumba del pequeño Tomás, que falleció a los 11 años en Argentina, en el Cementerio Teutónico del Vaticano
Tumba del pequeño Tomás, que falleció a los 11 años en Argentina, en el Cementerio Teutónico del Vaticano
Este viernes 6 de diciembre se difundió la historia de Tomasito, un niño argentino conocido del Papa Francisco que, como él mismo ha confirmado, descansa en una tumba del Cementerio Teutónico del Vaticano. El diario italiano La Stampa y Vatican News dieron a conocer los detalles dela historia.

Tomasito era sobrino del secretario de Joaquín Mariano Sucunza, el vicario general de Jorge Mario Bergoglio cuando era arzobispo en Buenos Aires. Golpeado por un gravísimo cáncer, el niño explicó cuál era su mayor deseo sabiendo que se acercaba la muerte: quería ser enterrado en el Vaticano para estar cerca del Papa Francisco. El Papa argentino accedió, y así fue enterrado allí en 2015. 

"Es un hermoso testimonio", explica el Papa cuando cuenta la historia completa. La vida del pequeño es para él, dice, "fuente de amor y de calor".
 
El niño murió con 11 años. Era "rico en vida, en compromisos, con un corazón bueno y generoso en el que crece el amor por Jesús. Él es una pequeña planta regada por la fe".

Sus padres estaban alejados de Dios y de la fe, pero gracias al niño se unieron en matrimonio católico. Para el Papa, eso es parte del "milagro de la sencillez". "Su actitud, la piedad, ha convertido a sus padres", explica el Pontífice.

"Se preparó para morir", añade el Papa Francisco. "¿Qué cosa te gustaría aún hacer o tener? Esta es la difícil pregunta que los padres, en 2013, año de la elección de Francisco a la sede de Pedro, le hacen a Tomasito. Él decide sin duda: "Sólo quiero una cosa: ser enterrado cerca del Papa en el Vaticano". El niño amaba a Francisco, a quien había encontrado en persona un par de veces. También le gustaba estar cerca de las personas y de los que sufren.
 
El Papa se comprometió a cumplir esta última voluntad, cosa que incluso como Papa no fue rápido ni fácil de lograr. Se necesitaron dos años para que al final la urna con las cenizas del niño llegara al Vaticano. 
 
Una imagen del Cementerio Teutónico entre los muros vaticanos

Hoy "la cajita con sus cenizas – revela el Papa – descansa donde él quería. Su madre vino a verlo: cuando nació otro hijo y lo trajo aquí, a su hermanito". Incluso su tía, que le habló tanto de Jorge Mario Bergoglio, cruzó el océano dos veces para pasar un rato con su sobrino. Es bueno para el Papa y para los que conocen la historia de Tomasito saber que tienen a este pequeño ángel a su lado, un ligero aliento de vida y un tierno abrazo de amor.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA