Viernes, 14 de agosto de 2020

Religión en Libertad

«Sin testimonio y oración no se puede hacer predicación apostólica», indica el Papa en su homilia

El Papa habló de la importancia de dar testimonio para anunciar el Evangelio / Vatican Media
El Papa habló de la importancia de dar testimonio para anunciar el Evangelio / Vatican Media

ReL

El Papa Francisco celebró este jueves la misa en la Casa Santa Marta y una vez más recordó a las miles de víctimas provocadas por el coronavirus. De este modo, el Santo Padre pidió rezar “por los muertos, los que murieron por la pandemia; y también de manera especial por los muertos - digamos - anónimos: hemos visto las fotografías de las fosas comunes. Muchos...”.

En su homilía comentó el pasaje de Hechos de los Apóstoles en el que Felipe se encuentra con el eunuco etíope que deseaba comprender la Escritura. “Esto - que nadie puede conocer a Jesús sin que el Padre lo atraiga - es válido para nuestro apostolado, para nuestra misión apostólica como cristianos”, indicó el Papa.

Además, el Pontífice señaló que “ir a una misión es dar testimonio de tu fe; sin testimonio no harás nada. Ir a la misión... ¡y los misioneros son buenos! - no significa hacer grandes estructuras, cosas... y detenerse así. No: las estructuras deben ser testimonios. Podéis hacer una estructura hospitalaria, educativa, de gran perfección, de gran desarrollo, pero si una estructura está sin testimonio cristiano, vuestra obra no será una obra de testimonio, una obra de verdadera predicación de Jesús: será una sociedad de beneficencia, ¡muy buena, muy bien! - pero nada más”.

Por ello, insistió en que “sin testimonio y oración no se puede hacer predicación apostólica, no se puede hacer anuncio. Dará un hermoso sermón moral, hará muchas cosas buenas, todas buenas. Pero el Padre no tendrá la posibilidad de atraer a la gente hacia Jesús. Y este es el centro: este es el centro de nuestro apostolado, que el Padre puede atraer a la gente a Jesús”.

Y antes de acabar insistió en una idea muy manifestada por el Papa en estos años: : “testimonio, sí; proselitismo, no".

Homilía íntegra del Papa Francisco que recoge Vatican News

"Nadie puede venir a mí si el Padre no lo atrae": Jesús recuerda que incluso los profetas habían predicho esto: "Y todos serán instruidos por Dios". Es Dios quien atrae al conocimiento del Hijo. Sin esto, uno no puede conocer a Jesús. Sí, uno puede estudiar, incluso estudiar la Biblia, incluso saber cómo nació, lo que hizo. Pero conocerlo desde dentro, conocer el misterio de Cristo es sólo para aquellos que son atraídos por el Padre.

Esto es lo que le pasó a este Ministro de Economía de la Reina de Etiopía. Se puede ver que era un hombre piadoso y que se tomaba el tiempo, en muchos de sus asuntos, para ir a adorar a Dios. Un creyente. Y regresó a casa leyendo al profeta Isaías. El Señor toma a Felipe, lo envía a ese lugar y le dice: "Ve al lado, detente en ese carruaje", y escucha al ministro leyendo a Isaías. Se acerca a él y le hace una pregunta: "¿Lo entiendes?" - "¡Pero, cómo puedo entenderlo si nadie me guía!", y hace la pregunta: "¿De quién dice esto el profeta?" "Por favor, sube al carruaje", y durante el viaje - no sé cuánto tiempo, creo que al menos un par de horas - Felipe explicó: Jesús explicó.

Esa inquietud que este señor tenía en la lectura del profeta Isaías era la del Padre, que lo acercaba a Jesús: lo había preparado, lo había traído de Etiopía a Jerusalén para adorar a Dios y luego, con esta lectura, había preparado su corazón para revelar a Jesús, hasta el punto de que en cuanto vio el agua dijo: "Puedo ser bautizado". Y él creyó.

Y esto - que nadie puede conocer a Jesús sin que el Padre lo atraiga - es válido para nuestro apostolado, para nuestra misión apostólica como cristianos. También pienso en las misiones. "¿Qué vas a hacer en las misiones?" - "Yo, convirtiendo a la gente" - "Pero detente,  ¡no estás convirtiendo a nadie! El Padre atraerá a esos corazones para que reconozcan a Jesús". Ir a una misión es dar testimonio de tu fe; sin testimonio no harás nada. Ir a la misión... ¡y los misioneros son buenos! - no significa hacer grandes estructuras, cosas... y detenerse así. No: las estructuras deben ser testimonios. Podéis hacer una estructura hospitalaria, educativa, de gran perfección, de gran desarrollo, pero si una estructura está sin testimonio cristiano, vuestra obra no será una obra de testimonio, una obra de verdadera predicación de Jesús: será una sociedad de beneficencia, ¡muy buena, muy bien! - pero nada más.

Si quiero ir a una misión, y digo esto si quiero ir a hacer un apostolado, tengo que ir con la voluntad del Padre para atraer a la gente a Jesús, y esto es lo que hace el testimonio. Jesús mismo se lo dijo a Pedro cuando confesó que Él es el Mesías: "Eres feliz, Simón Pedro, porque el Padre te lo ha revelado". Es el Padre quien atrae, y también atrae con nuestro testimonio. "Haré muchas obras, aquí, de aquí, desde allá, de educación, esto, lo otro...", pero sin testimonio son cosas buenas, pero no son la proclamación del Evangelio, no son lugares que den la posibilidad de que el Padre atraiga al conocimiento de Jesús. Trabajar y ser testigo.

"¿Pero cómo puedo hacer que el Padre se moleste en atraer a esa gente?". Oración. Y esta es la oración para las misiones: rezar para que el Padre atraiga a la gente a Jesús. El testimonio y la oración, van juntos. Sin testimonio y oración no se puede hacer predicación apostólica, no se puede hacer anuncio. Dará un hermoso sermón moral, hará muchas cosas buenas, todas buenas. Pero el Padre no tendrá la posibilidad de atraer a la gente hacia Jesús. Y este es el centro: este es el centro de nuestro apostolado, que el Padre puede atraer a la gente a Jesús. Nuestro testimonio abre las puertas al pueblo y nuestra oración abre las puertas al corazón del Padre para atraer a la gente. Testimonio y oración. Y esto no es sólo para las misiones, sino también para nuestro trabajo como cristianos. ¿Doy testimonio de la vida cristiana, realmente, con mi forma de vida? ¿Rezo para que el Padre pueda atraer a la gente hacia Jesús?

Esta es la gran regla para nuestro apostolado, en todas partes, y de manera especial para las misiones. Ir en misiones no es proselitismo. Un día... una señora -buena, se veía que era de buena voluntad- se me acercó con dos chicos, un niño y una niña, y me dijo: "Este [niño], Padre, era protestante y se convirtió: lo convencí. Y esta [chica] era..." - No sé, animista, no sé qué me dijo, "y la convertí". Y la señora era buena: buena. Pero se equivocó. Perdí un poco la paciencia y dije: "Pero escucha, no convertiste a nadie: fue Dios quien tocó los corazones de la gente. Y no lo olvides: testimonio, sí; proselitismo, no".

Pidamos al Señor la gracia de vivir nuestro trabajo con el testimonio y la oración, para que Él, el Padre, pueda atraer a la gente a Jesús.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA