Sábado, 08 de agosto de 2020

Religión en Libertad

El Papa: el diablo quiere destruir la Iglesia por envidia con «el poder temporal y el dinero»

ReL

En la misa de Santa Marta de hoy, el Santo Padre ha recordado la memoria de Santa Luisa de Marillac, fundadora de las Hijas de la Caridad, las cuales dirigen el dispensario pediátrico que está en el Vaticano. Y en su homilía ha señalado que el Espíritu Santo hace crecer a la Iglesia, pero hay que estar atento, pues el diablo por envidia, utilizando el poder mundano y el dinero, desea destruirla.

El Papa ha comentado el pasaje de los Hechos de los Apóstoles (Hechos 13:44-52) en el que los judíos de Antioquía "llenos de envidia y con injurias" contrastan las declaraciones de Pablo sobre Jesús. Y luego instigan a las mujeres piadosas de la nobleza y a los principales de la ciudad, provocando una persecución que obligó a Pablo y Bernabé a abandonar el territorio.

"Por un lado está el Señor, está el Espíritu Santo, que hace crecer a la Iglesia, y siempre crece más: esto es verdad. Pero por otro lado está el espíritu maligno que trata de destruir la Iglesia. Siempre es así. Siempre es así. Se sigue adelante pero luego el enemigo viene tratando de destruir. El balance siempre es positivo a la larga, pero ¡cuánto esfuerzo, cuánto dolor, cuánto martirio! Y lo que sucedió aquí, en Antioquía, sucede en todas partes en el Libro de los Hechos de los Apóstoles".

"Por un lado -observa el Papa- la Palabra de Dios que hace crecer y por otro lado la persecución". "¿Y cuál es el instrumento del diablo para destruir la proclamación del Evangelio? La envidia. El Libro de la Sabiduría lo dice claramente: "Por la envidia del diablo el pecado ha entrado en el mundo", envidia, celos... Siempre este sentimiento amargo, amargo. Esta gente veía cómo se predicaba el Evangelio y se enfadaba, se roían el hígado de rabia. Y esta rabia los llevaba adelante: es la rabia del diablo, es la rabia que destruye, la rabia de ese "¡Crucifica, crucifica!", de esa tortura de Jesús. Quiere destruir. Siempre. Siempre.

"La Iglesia -recuerda Francisco- va adelante entre las consolaciones de Dios y las persecuciones del mundo". Y a una Iglesia "que no tiene dificultades le falta algo" y "si el diablo está tranquilo, las cosas no van bien". Siempre la dificultad, la tentación, la lucha... los celos que destruyen. El Espíritu Santo crea la armonía de la Iglesia y el mal espíritu destruye. Hasta hoy. Hasta hoy. Siempre esta lucha". Y "el instrumento de estos celos" -observa- son "los poderes temporales". En este pasaje se dice que "los judíos instigaron a las mujeres piadosas de la nobleza". Fueron a ver a estas mujeres y dijeron: "Son revolucionarios, échenlos". Y "las mujeres hablaron con los demás y los echaron. Las pías mujeres de la nobleza... Y también los principales de la ciudad: van al poder temporal y el poder temporal puede ser bueno, las personas pueden ser buenas pero el poder como tal siempre es peligroso. El poder del mundo contra el poder de Dios mueve todo esto y siempre detrás de este, ese poder, está el dinero".

Lo que sucede en la Iglesia primitiva - afirma el Papa - es decir "la obra del Espíritu para construir la Iglesia, para armonizar la Iglesia, y el trabajo del maligno para destruirla - el recurso a los poderes temporales para detener la Iglesia, para destruir la Iglesia - no es más que un desarrollo de lo que sucedió en la mañana de la Resurrección. Los soldados, al ver ese triunfo, fueron a ver a los sacerdotes y compraron la verdad... los sacerdotes. Y la verdad fue silenciada. Desde la primera mañana de la Resurrección -el triunfo de Cristo- está esta traición, este silenciamiento de la palabra de Cristo, silenciar el triunfo de la Resurrección con el poder temporal: los sumos sacerdotes y el dinero".

El Papa concluye con una exhortación: "Tengamos cuidado, tengamos cuidado con la predicación del Evangelio" para no caer nunca en la tentación de "poner nuestra confianza en los poderes temporales y en el dinero". La confianza de los cristianos es Jesucristo y el Espíritu Santo que Él envió y precisamente el Espíritu Santo es la levadura, la fuerza que hace crecer a la Iglesia. Sí, la Iglesia avanza, en paz, con resignación, alegre: entre las consolaciones de Dios y las persecuciones del mundo".

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA