Domingo, 17 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

El Papa afirma que el Evangelio no se anuncia como si fuera marketing sino con el testimonio de vida

ReL

El Papa celebró misa en la festividad de San Andrés Apóstol, muy importante para los cristianos ortodoxos.
El Papa celebró misa en la festividad de San Andrés Apóstol, muy importante para los cristianos ortodoxos.

Como los apóstoles Pedro, Andrés, Santiago y Juan, dejemos "todo lo que nos impide avanzar en el anuncio del testimonio" de Cristo. Así se manifestó el Papa en la Misa matutina en la Casa Santa Marta, en la fiesta de San Andrés Apóstol: en esta ocasión Francisco invitó a estar "cerca de la Iglesia de Constantinopla, la Iglesia de Andrés", orando "por la unidad de las Iglesias".

En su homilía, el Pontífice exhortó a dejar de lado "aquella actitud, aquel pecado, aquel vicio" que cada uno de nosotros tiene "dentro" de sí mismo para ser "más coherentes" y anunciar a Jesús, para que "la gente crea" con nuestro testimonio. Reflexionando sobre la Primera Lectura en la que San Pablo explica cómo la fe nace de la escucha y la escucha concierne a la Palabra de Cristo, el Papa recuerda cuán "importante es el anuncio del Evangelio", el anuncio de "que Cristo nos salvó, que Cristo murió, resucitó por nosotros". El anuncio de Jesucristo es, en efecto, traer "no una simple noticia", sino "la única gran Buena Nueva".

¿Qué es el anuncio de Cristo?

Francisco explicó entonces lo que es el anuncio: No es un trabajo de publicidad, hacer publicidad de una persona muy buena, que hizo el bien, curó a mucha gente, y nos enseñó cosas buenas. No, no es publicidad. Ni siquiera es hacer proselitismo. Si alguien va a hablar de Jesucristo, a proclamar a Jesucristo para hacer proselitismo, no, esto no es el anuncio de Cristo: esto es un trabajo de predicador, gobernado por la lógica del marketing. ¿Qué es el anuncio de Cristo? Que no es ni proselitismo, ni publicidad, ni marketing: va más allá. ¿Cómo se puede entender esto? En primer lugar, es ser enviado”.

Ser enviado "a la misión", haciendo que “la propia vida entre en juego”. El apóstol es el enviado que "lleva adelante el anuncio de Jesucristo", explicó Francisco, y "lo hace con la condición de que ponga en juego su vida, su tiempo, sus intereses, su carne". El Papa recordó entonces un dicho argentino que implica "poner la propia carne en la parrilla", es decir, ponerse a prueba a sí mismo.

Anuncio con el testimonio

“Este viaje, el andar anunciando, arriesgando la vida, porque yo me juego la vida, mi carne, sólo tiene el billete de ida, no el de vuelta. Regresar es apostasía. Anuncio de Jesucristo con el testimonio. El testimonio quiere decir jugarse la vida. Lo que digo, lo hago”, agregó.

La palabra "para ser anuncio" debe ser testimonio, incidió Francisco. Habló de "escándalo"  refiriéndose a los cristianos que dicen serlo y viven "como paganos, como no creyentes", como si no tuvieran "fe". Nos invita entonces a "la coherencia entre la Palabra y la propia vida: esto -evidencia- se llama testimonio". El apóstol, el anunciador, "aquel que lleva la Palabra de Dios, es un testigo", que se juega la propia vida "hasta el final", y es "también un mártir". Por otra parte, fue Dios Padre quien "para darse a conocer" envió "a su Hijo en carne, arriesgando su propia vida". Un hecho que "escandalizó tanto y sigue escandalizando", porque Dios se convirtió en "uno de nosotros" en un viaje "con un billete de sola ida".

Hacerse carne, ser testigos

“El diablo trató de convencerlo de que tomara otro camino, y Él no quiso hacerlo, hizo la voluntad del Padre hasta el final. Y el anuncio  de Él debe ir por el mismo camino: el testimonio, porque Él fue el testigo del Padre hecho carne. Y tenemos que hacernos carne, es decir, ser testigos: hacer, hacer lo que decimos. Y éste es el anuncio de Cristo. Los mártires son los que demuestran que el anuncio ha sido verdadero. Hombres y mujeres que han dado la vida -los apóstoles han dado la vida- con la sangre; pero también muchos hombres y mujeres escondidos en nuestra sociedad y en nuestras familias, que dan testimonio de Jesucristo cada día, en silencio, con su propia vida, con la coherencia de hacer lo que dicen”, indicó.

Todos nosotros, dijo el Papa, asumimos con el Bautismo "la misión" de anunciar a Cristo: viviendo como Jesús "nos enseñó a vivir", "en armonía con lo que predicamos", el anuncio será "fecundo". Si, por el contrario, vivimos "sin coherencia", "diciendo una cosa y haciendo otra contraria", el resultado será el escándalo. Y aquel de los cristianos, concluye, hace "tanto daño al pueblo de Dios".

Publicado en Vatican News

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas han leído esta misma noticia. Sólo con tu ayuda podremos seguir adelante

DONA AHORA