Domingo, 17 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

El diablo colea


por Enrique García-Máiquez

Opinión

El superior de los jesuitas, padre Arturo Sosa, dice que el Diablo no existe. Lo considera un símbolo, no un ser personal. Aunque, como Arturo Sosa, él pueda pensar cualquier cosa, es chocante que un superior de la Compañía se manifieste contrario a las enseñanzas del Catecismo, de la Tradición y el Magisterio (incluyendo al Papa Francisco, que es muy insistente en este asunto) y de los Evangelios. Supongo que Sosa, cada vez que escuche aquello de «si la sal se vuelve sosa…», pegará un respingo, porque si un cristiano no sostiene lo que afirmó Cristo, ¿para qué sirve?

Precisamente, en la cuestión del servicio está el secreto de la resistencia al reconocimiento de la existencia real del Diablo… por parte del Diablo. Porque, además de ser verdad (según la Teología perenne), conviene recordar lo bien que nos ha venido esa fe en la existencia del Diablo en todos los sentidos. Normal que Jesús, que es tan bueno, nos la fortaleciese tanto.

En La Religión en los límites de la razón pura, Kant observa que la tradición judeo-cristiana, al dividir la creación en Cielo, tierra y los infiernos, pone el mal propiamente fuera de la creación, a diferencia de las tradiciones gnósticas, siempre dualistas. El Diablo fomenta la contrición a la vez que funciona como circunstancia atenuante del mal humano, facilitándonos perdonarnos unos a otros. Lo explica Frossard; que, además, hace confesar al Diablo: «Entre los favores que os he hecho, el miedo al infierno no era el menor. Al ser la condenación lo único que había que temer, no os asustaba demasiado lo demás». Encima, el convencimiento de la existencia de un ser espiritual maligno puede, como fue el caso de Chesterton, nada menos, llevar, mediante deducción lógica, a creer en la existencia de Dios, que es lo que importa. Fabrice Hadjadj ha escrito un libro en esa línea ascendente titulado La fe de los demonios.

Por tantos servicios prestados a la humanidad (para no prestárnoslos) es por lo que el Diablo está tan vivamente interesado en que no creamos en él. O en embromarnos disfrazado de metáfora o superstición o icono pop para darnos luego el susto de muerte. Por estrategia, apuesta por el camuflaje. Lo que no soporta, según Tomás Moro, es que nos riamos nosotros de verdad de él, porque es el espíritu orgulloso. Y menos todavía se iba a conformar con servirnos el que a Dios mismo dijo: «Non serviam!». ¡Pero bien que nos sirve!

Publicado en Diario de Cádiz.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA