Sábado, 24 de octubre de 2020

Religión en Libertad

¿Somos todos hijos de Dios?


por Pedro Trevijano

Opinión

A mi librito Reflexiones sobre la Eutanasia, un amigo mío me presenta la siguiente objeción: “Con una cosa que dices en la página 37 no puedo estar más en contra: 'Somos además por el Bautismo hijos de Dios'. Creo que somos hijos de Dios todos los seres humanos estén o no bautizados. Esto me parece incuestionable”.

El problema creo se presenta en los siguientes términos: por el mero hecho de ser seres humanos, ¿somos hijos de Dios, sí o no? Que somos criaturas de Dios, eso me parece indiscutible: “Creó Dios a los hombres a su imagen, a imagen de Dios los creó, varón y hembra los creó” (Gén 1,27). Pero ¿nos creó a todos hijos suyos?

Es indudable que la contestación a esta pregunta no puede ser lo que a mí me parezca, sino lo que la Revelación de Dios y el Magisterio de la Iglesia nos digan. En la Sagrada Escritura encontramos un texto muy directo sobre el tema: “Vino a su casa, y los suyos no lo recibieron. Pero a cuantos lo recibieron, les dio poder de ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre” (Jn 1,11-12). Creo que queda claro que el ser hijo de Dios no es algo automático para el ser humano, pues quien no quiere recibir a Cristo, no es hijo de Dios, mientras por el contrario: “Cuantos se dejan llevar por el Espíritu de Dios, ésos son hijos de Dios. Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud, para recaer en el temor, sino que habéis recibido un Espíritu de hijos de adopción, en el que clamamos: ‘¡Abba, Padre!’. Ese mismo Espíritu da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios” (Rom 8,14-16).

Ahora bien, ¿cómo orienta este asunto el Ritual del sacramento del Bautismo? En sus Orientaciones doctrinales y pastorales leemos: “Por los sacramentos de la iniciación cristiana, los hombres, ‘libres del poder de las tinieblas, muertos, sepultados y resucitados con Cristo, reciben el Espíritu de los hijos de adopción y celebran con todo el pueblo de Dios el memorial de la muerte y resurrección del Señor’ (Concilio Vaticano II, Decreto sobre la actividad misionera de la Iglesia nº 14)” (nº 1).

“En efecto, incorporados a Cristo por el Bautismo, constituyen el pueblo de Dios, reciben el perdón de todos sus pecados y pasan de la condición humana en que nacen como hijos del primer Adán al estado de hijos adoptivos (cf. Rom 8,15; Gal 4,5), convertidos en nueva criatura por el agua y el Espíritu Santo. Por eso se llaman y son hijos de Dios” (cf 1 Jn 3,1) (nº 2).

“El Bautismo, baño del agua en la palabra de vida (cf. Ef 5,26), hace a los hombres partícipes de la naturaleza divina (cf. 2 Pe 1,4) e hijos de Dios (cf. Rom 8,15; Gal 4,5). En efecto, el Bautismo, como lo proclaman las oraciones de bendición del agua, es un ‘baño de regeneración’ (cf. Tit 3,5) por el que nacen hijos de Dios” (nº 5).

Lo que Cristo quiere hacer de nosotros es hacer del hombre pecador un hijo de Dios. Con la filiación divina se realiza nuestra divinización, que es consecuencia del amor divino, y la dignidad humana alcanza su máximo grado. La filiación divina consiste sobre todo en participar del amor existente entre las Personas divinas y supone en el hombre capaz de actividad, no tan solo un mero don, sino un actuar. El cristiano está seguro del cariño y de la fidelidad de Dios para con nosotros, a pesar de nuestras debilidades e incongruencias, y vive con una esperanza indestructible a la espera del triunfo final de Dios, incluso si muere como el grano de trigo sin frutos aparentes. Por ello la conducta cristiana será servir a Dios porque le queremos y deseamos responder con nuestro cariño a Aquel que tanto nos ha dado con anterioridad. Pero Dios nos ha creado como seres libres y si tomamos el camino equivocado de rechazarle, Él respeta nuestra libertad.

La gracia que nos da el Espíritu Santo hace, si no la resistimos, que obre en nosotros el Espíritu produciendo como frutos "amor, alegría, paz, tolerancia, amabilidad, bondad, fe, mansedumbre, dominio de sí"(Gal 5,22-23), paciencia, modestia y castidad. Por ello el hombre debe vivir para Dios y de modo especial el hombre cristiano.

Es evidente que es el Bautismo el que nos hace a nosotros hijos de Dios. Pero podemos preguntarnos si hay otros caminos, por ejemplo ¿qué pasa con los niños que mueren sin bautizar? Lo que sí está claro que hoy somos bastante más optimistas sobre la suerte de esos niños que hace sesenta o setenta años.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda no podremos seguir haciendo noticias como ésta

DONA AHORA