Sábado, 21 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

Beran vuelve a casa


Con la llegada de los comunistas al poder se despliega una durísima persecución contra la Iglesia, que vio cerradas sus escuelas y periódicos, disuelta la Acción Católica y anulada la libertad religiosa.

por José Luis Restán

Opinión

En esta época sin memoria el nombre de Josef Beran apenas suscita algún vago recuerdo entre nosotros. Y sin embargo su testimonio de fe es de los que sostienen misteriosamente el cuerpo de la Iglesia. Cuando murió en 1969 en Roma, exiliado de su patria, Pablo VI le concedió el extraordinario privilegio de ser enterrado en las Grutas Vaticanas, el lugar reservado para la sepultura de los Papas. Poco antes de morir le había dirigido una carta en la que daba gracias por su «invicta fortaleza y su incansable fidelidad, acompañados de un carácter siempre manso a pesar de tantas pruebas». Solo ahora, tras casi medio siglo, se ha cumplido su deseo y sus restos han sido trasladados a la catedral de San Vito, donde reposan ya junto a los de su sucesor, el gran cardenal Tomásek, que tuvo la dicha de recibir a Juan Pablo II en Praga.

Beran había nacido en Pilsen cuando la ciudad aún formaba parte del Imperio austro-húngaro. En 1942, siendo rector del seminario de Praga, fue detenido por la Gestapo, que le consideraba un cura peligroso y subversivo, y lo envió al campo de Dachau, de donde saldría cuando fue liberado por los aliados. Su testimonio en el campo llega a oídos de Pío XII, que le nombra arzobispo de Praga y primado de Bohemia, colocándolo en una nueva línea de fuego. Con la llegada de los comunistas al poder se despliega una durísima persecución contra la Iglesia, que vio cerradas sus escuelas y periódicos, disuelta la Acción Católica y anulada la libertad religiosa. Por segunda vez aquel hombre manso tiene que enfrentarse a los monstruos, pero no tiembla y hace publicar una carta titulada ¡No calles, arzobispo, no puedes callar!, en la que denuncia la deriva totalitaria del régimen.



De nuevo es arrestado e interrogado, se le prohíbe ejercer su ministerio y todo contacto con el mundo exterior. Así transcurrieron 16 largos años, hasta que el Vaticano obtuvo su libertad a cambio de abandonar el país, lo que le supuso un gran dolor, y solo aceptó por obediencia y por el bien de la Iglesia en Checoslovaquia. Nada más llegar a Roma, Pablo VI le creó cardenal y pudo participar en la última sesión del Concilio Vaticano II.

Hoy no se cierne sobre los cristianos europeos la amenaza de los campos de concentración, pero sí la corrosión del nihilismo y el intento de marginarlos de la ciudad común. Hombres como Beran nos recuerdan cuál es la única victoria prometida al cristiano: vivir la fe como única luz que sostiene la esperanza de todos en medio de cualquier tiniebla.

Publicado en Alfa y Omega.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Necesitamos tu ayuda económica para seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA