Martes, 23 de julio de 2019

Religión en Libertad

Por qué hay que confesar los pecados


Se pue­de de­cir que sin con­fe­sión no hay ver­da­de­ra con­ver­sión. Has­ta tal pun­to le es ín­ti­ma. En efec­to, en "el mo­vi­mien­to de re­torno a Dios" lle­ga un mo­men­to en el que se hace ne­ce­sa­rio evi­den­ciar el pe­ca­do, iden­ti­fi­car­lo, de­cir­lo, lla­mar­lo con su pro­pio nom­bre.

En la no­che de Pas­cua los ca­te­cú­me­nos re­ci­bie­ron el Bau­tis­mo por el que fue­ron “la­va­dos, san­ti­fi­ca­dos, jus­ti­fi­ca­dos en el nom­bre del Se­ñor Je­su­cris­to y en el Es­pí­ri­tu de nues­tro Dios” (1 Co 6, 11). Gra­cias al sa­cra­men­to de la re­ge­ne­ra­ción fue­ron “re­ves­ti­dos de Cris­to” (cf. Ga 3, 27). El pe­ca­do no cabe, pues, en el cris­tiano. Pero, cada vez que re­za­mos el Pa­drenues­tro se re­nue­va nues­tra con­cien­cia de ser pe­ca­do­res y se­ría­mos unos men­ti­ro­sos si di­jé­ra­mos que no te­ne­mos pe­ca­do (cf. 1 Jn 1, 8). La vida nue­va que re­ci­bi­mos en el Bau­tis­mos “pue­de ser de­bi­li­ta­da e in­clu­so per­di­da por el pe­ca­do” (Ca­te­cis­mo de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, n. 1420). Por eso, Dios ha ve­ni­do en so­co­rro de nues­tra de­bi­li­dad y ha que­ri­do que la Igle­sia con­ti­nua­se la obra de cu­ra­ción y sa­na­ción de su fun­da­dor Je­su­cris­to.

Es­tos días pa­sa­dos he­mos leí­do en más de una oca­sión el tex­to de San Juan en el que se nos na­rra la apa­ri­ción de Je­sús a sus dis­cí­pu­los en la tar­de mis­ma del día de la Re­su­rrec­ción. En esa oca­sión Je­sús les dijo: “Re­ci­bid el Es­pí­ri­tu San­to; a quie­nes les per­do­néis los pe­ca­dos, les que­dan per­do­na­dos” (Jn 20, 22-23).
 
El Se­ñor ins­ti­tu­yó así el sa­cra­men­to de la Pe­ni­ten­cia o del per­dón, o como tam­bién se le de­no­mi­na, sa­cra­men­to de la Con­fe­sión. Sí, por­que la con­fe­sión de los pe­ca­dos es par­te im­por­tan­te del mis­mo. En su es­truc­tu­ra, jun­to a la con­tri­ción y al pro­pó­si­to –la con­ver­sión que mira al pa­sa­do y al fu­tu­ro−, te­ne­mos tam­bién el acto del pe­ni­ten­te que lla­ma­mos con­fe­sión o ma­ni­fes­ta­ción de los pe­ca­dos al sa­cer­do­te (CIC n. 1491). Este “acto” del pe­ni­ten­te en­tra ne­ce­sa­ria­men­te en la di­ná­mi­ca mis­ma de la con­ver­sión. Se pue­de de­cir que sin con­fe­sión no hay ver­da­de­ra con­ver­sión. Has­ta tal pun­to le es ín­ti­ma.
 
En efec­to, en “el mo­vi­mien­to de re­torno a Dios” lle­ga un mo­men­to en el que se hace ne­ce­sa­rio evi­den­ciar el pe­ca­do, iden­ti­fi­car­lo, de­cir­lo, lla­mar­lo con su pro­pio nom­bre. No es una exi­gen­cia ex­tra­ña a ese mo­vi­mien­to; es uno de sus mo­men­tos. Tan­to es así, que los pe­ca­dos mor­ta­les no con­fe­sa­dos por exis­tir un im­pe­di­men­to que hace im­po­si­ble la con­fe­sión, de­ben ser “di­chos” −cuan­do des­apa­rez­ca el obs­tácu­lo que la ha­cía im­po­si­ble−, en la pri­me­ra con­fe­sión su­ce­si­va.

No se tra­ta de ma­so­quis­mo por par­te de la Igle­sia, que no quie­re exi­mir a na­die del “tor­men­to” de la con­fe­sión. Las cien­cias del es­pí­ri­tu hu­mano en­se­ñan mu­cho al res­pec­to. Psi­có­lo­gos y psi­quia­tras co­no­cen bien la ne­ce­si­dad de que sus pa­cien­tes ex­te­rio­ri­cen lo que lle­van den­tro, para ser sa­na­dos: es pre­ci­so que cuen­ten, que ha­blen.

Por otro lado, la di­men­sión so­cial es una as­pec­to esen­cial de la per­so­nas. Ne­ce­si­ta­mos co­mu­ni­car­nos, abrir­nos a los de­más, par­ti­ci­par a otros lo que lle­va­mos den­tro. Ade­más, y por lo que se re­fie­re a las cul­pas, si no se ha­bla de ellas ter­mi­nan por pro­du­cir ma­yo­res he­ri­das in­te­rio­res. Quien ha­bla de sus pro­ble­mas, de sus ten­sio­nes, de sus cul­pas ex­pe­ri­men­ta ha­bi­tual­men­te una li­be­ra­ción. Si no se co­mu­ni­can, si no se di­cen, si los nu­dos in­te­rio­res no sa­len a la luz, re­sul­ta muy di­fí­cil, o qui­zás in­clu­so im­po­si­ble, que se cu­ren, que se suel­ten. Lo que no se dice de al­gún modo, lo que no se ex­te­rio­ri­za y se co­mu­ni­ca, no se cura. Qui­zás en­con­tra­mos aquí una de las ra­zo­nes –que po­de­mos lla­mar “psi­co­ló­gi­cas”− de cuan­to afir­ma el Ca­te­cis­mo de laI­gle­sia Ca­tó­li­ca: “El que quie­ra ob­te­ner la re­con­ci­lia­ción con Dios y con la Igle­sia debe con­fe­sar al sa­cer­do­te to­dos los pe­ca­dos gra­ves que no ha con­fe­sa­do aún y de los que se acuer­da tras exa­mi­nar cui­da­do­sa­men­te su con­cien­cia” (n. 1493). La con­fe­sión debe ser, por eso, in­te­gra. La ocul­ta­ción vo­lun­ta­ria de un pe­ca­do re­co­no­ci­do como tal fal­sea el en­te­ro mo­vi­mien­to de la con­ver­sión a Dios.
 
De otro lado, por ser el pe­ca­do algo per­so­nal, cada uno ha de asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de los pro­pios pe­ca­dos. De­be­mos im­plo­rar el per­dón de to­dos y cada uno de ellos para ob­te­ner su ab­so­lu­ción y per­dón. La Con­fe­sión es por eso per­so­nal-in­di­vi­dual. Y por el he­cho de cau­sar un mal a toda la Igle­sia con nues­tros pe­ca­dos, ésta se hace pre­sen­te en este sa­cra­men­to en la per­so­na del sa­cer­do­te.

Monseñor José María Yanguas es el obispo de Cuenca.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA