Jueves, 14 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

Acercarse al sacramento de la Penitencia


El re­cha­zo cla­ro y de­ci­di­do del pe­ca­do no es la im­po­si­bi­li­dad de vol­ver a pe­car, sino la vo­lun­tad fir­me y de­ci­di­da de no vol­ver a ha­cer­lo por­que se está arre­pen­ti­do, se tie­ne ver­da­de­ro do­lor por los pe­ca­dos co­me­ti­dos y se re­cha­zan.

La Cua­res­ma es un tiem­po pro­pi­cio para la con­ver­sión de vida a Dios y para de­jar­se re­con­ci­liar con Dios. Como en el caso del hijo pró­di­go, Dios está es­pe­ran­do siem­pre a que re­gre­se­mos a la casa del Pa­dre, sale a nues­tro en­cuen­tro y nos ofre­ce el abra­zo del per­dón amo­ro­so me­dian­te la Igle­sia en el sa­cra­men­to de la Pe­ni­ten­cia. Quien co­no­ce la pro­fun­di­dad del amor de Cris­to y de la mi­se­ri­cor­dia del Pa­dre, sien­te la in­su­fi­cien­cia de sus res­pues­tas, el do­lor por la pro­pia in­fi­de­li­dad al amor de Dios y la ur­gen­cia de con­for­mar­se cada vez más con la ca­ri­dad de Cris­to.
 
Para ha­cer una bue­na con­fe­sión y re­ci­bir con fru­to el Sa­cra­men­to de la Pe­ni­ten­cia, se re­quie­ren al­gu­nas con­di­cio­nes:
 
1) Exa­men de con­cien­cia. An­tes de con­fe­sar­se, el pe­ni­ten­te ha de pre­pa­rar­se ante todo con la ora­ción com­pa­ran­do su vida con el ejem­plo y los man­da­mien­tos de Cris­to y pi­dien­do a Dios el per­dón de sus pe­ca­dos. El exa­men de con­cien­cia ha de ha­cer­se con ac­ti­tud de dis­cer­ni­mien­to; no se tra­ta de una an­sio­sa in­tros­pec­ción si­co­ló­gi­ca, sino de una con­fron­ta­ción sin­ce­ra y se­re­na con la ley mo­ral in­te­rior, con las nor­mas evan­gé­li­cas pro­pues­tas por la Igle­sia, con el mis­mo Cris­to Je­sús, nues­tro maes­tro y mo­de­lo de vida, y con el Pa­dre ce­les­tial que nos lla­ma al bien y a la per­fec­ción. To­dos he­mos de exa­mi­nar nues­tra con­cien­cia an­tes de acer­car­nos al con­fe­sor. No lo hará igual el niño que el adul­to o el ca­sa­do que la per­so­na con­sa­gra­da a Dios con los vo­tos. To­dos so­mos pe­ca­do­res y ten­dre­mos que de­di­car un tiem­po, el ne­ce­sa­rio, al exa­men de con­cien­cia.
 
2) Do­lor de los pe­ca­dos. Este es el acto esen­cial de la pe­ni­ten­cia por par­te de quien se con­fie­sa. Su­po­ne “un re­cha­zo cla­ro y de­ci­di­do del pe­ca­do co­me­ti­do jun­to con el pro­pó­si­to de no vol­ver a co­me­ter­lo por el amor que se tie­ne a Dios y que re­na­ce con el arre­pen­ti­mien­to” (Reconciliatio et Paenitentia, 31, III). De esta con­tri­ción del co­ra­zón de­pen­de la ver­dad de la pe­ni­ten­cia. El re­cha­zo cla­ro y de­ci­di­do del pe­ca­do no es la im­po­si­bi­li­dad de vol­ver a pe­car, sino la vo­lun­tad fir­me y de­ci­di­da de no vol­ver a ha­cer­lo por­que se está arre­pen­ti­do, se tie­ne ver­da­de­ro do­lor por los pe­ca­dos co­me­ti­dos y se re­cha­zan. Es la fir­me vo­lun­tad de no vol­ver a co­me­ter­los y el do­lor por ha­ber­lo he­cho, sa­be­do­res de que con el pe­ca­do mar­gi­na­mos a Dios, no co­rres­pon­de­mos a su amor.
 
3) Con­fe­sión de los pe­ca­dos. Para re­ci­bir con fru­to el re­me­dio que nos apor­ta el sa­cra­men­to de la Pe­ni­ten­cia, el fiel debe con­fe­sar to­dos y cada uno de los pe­ca­dos gra­ves que re­cuer­de des­pués de ha­ber exa­mi­na­do su con­cien­cia. Ade­más es tam­bién muy útil con­fe­sar­se de los pe­ca­dos ve­nia­les. En efec­to, no se tra­ta de una mera re­pe­ti­ción ri­tual ni de un cier­to ejer­ci­cio si­co­ló­gi­co, sino de un cons­tan­te em­pe­ño en per­fec­cio­nar la gra­cia del Bau­tis­mo, que hace que de tal for­ma nos va­ya­mos con­for­man­do con­ti­nua­men­te a la muer­te de Cris­to, que lle­gue a ma­ni­fes­tar­se tam­bién en no­so­tros la vida de Je­sús (cf. Ri­tual 7). Acu­sar los pe­ca­dos pro­pios es exi­gi­do ante todo por la ne­ce­si­dad de que el pe­ca­dor sea co­no­ci­do por el con­fe­sor, el cual debe va­lo­rar tan­to la gra­ve­dad de los pe­ca­dos como el arre­pen­ti­mien­to del pe­ni­ten­te y debe co­no­cer el es­ta­do del en­fer­mo para ayu­dar­lo y cu­rar­lo. Todo el sa­cra­men­to de la Pe­ni­ten­cia se en­tien­de y co­bra pleno sen­ti­do des­de la ca­ri­dad teo­lo­gal. Des­cu­brir el pro­pio in­te­rior, so­bre todo cuan­do se tra­ta de mi­se­rias per­so­na­les, del pro­pio pe­ca­do, cau­sa ru­bor. Pero se tor­na ‘am­bien­te fa­mi­liar’ cuan­do, al amor que Dios nos brin­da, co­rres­pon­de­mos dán­do­le por amor nues­tras mi­se­rias. Para ello es ne­ce­sa­rio ver a Cris­to en el sa­cer­do­te.
 
4) La ab­so­lu­ción de los pe­ca­dos. Es el con­fe­sor quien, en nom­bre de Cris­to y por su po­der, úni­ca­men­te pue­de per­do­nar los pe­ca­dos. “La ab­so­lu­ción que el sa­cer­do­te, mi­nis­tro del per­dón -aun­que él mis­mo sea pe­ca­dor-, con­ce­de al pe­ni­ten­te, es el signo efi­caz de la in­ter­ven­ción del Pa­dre en cada ab­so­lu­ción y de la Re­su­rrec­ción, tras la muer­te es­pi­ri­tual, que se re­nue­va cada vez que se ce­le­bra el sa­cra­men­to de la Pe­ni­ten­cia. So­la­men­te la fe pue­de ase­gu­rar que en aquel mo­men­to todo pe­ca­do es per­do­na­do y bo­rra­do por el mis­te­rio de la in­ter­ven­ción del Sal­va­dor” (Juan Pa­blo II).
 
5) Sa­tis­fac­ción o cum­plir la pe­ni­ten­cia. No es la mul­ta que hay que pa­gar por ha­ber in­frin­gi­do la ley, ni el pre­cio que se paga por el pe­ca­do ab­suel­to y el per­dón re­ci­bi­do, ni ex­pia­ción por la cul­pa co­me­ti­da. La pe­ni­ten­cia es mues­tra del com­pro­mi­so per­so­nal que el cris­tiano asu­me ante Dios de co­men­zar una exis­ten­cia nue­va y de que quie­re unir su obra de pe­ni­ten­cia a la Pa­sión de Cris­to que le ha ob­te­ni­do el per­dón.
 
Acer­qué­mo­nos de­bi­da­men­te pre­pa­ra­dos a la con­fe­sión. Es un en­cuen­tro ex­cep­cio­nal con Cris­to, que nos ofre­ce el per­dón di­vino por me­dio de sus mi­nis­tros.

Monseñor Casimiro López Llorente es el obispo de Segorbe-Castellón.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA