Miércoles, 27 de octubre de 2021

Religión en Libertad

Lo peor y lo mejor

Médico atendiendo a un niño africano.
La Fundación Pablo Horstmann recibe su nombre de un niño fallecido cuyos padres sublimaron el amor por su hijo en miles de pequeños atendidos en Kenia y Etiopía.

por Pedro Trevijano

Opinión

TAGS:

He estado unos días en Madrid, por un motivo familiar, y he vuelto muy impresionado de cómo en nuestra sociedad se encuentran lo peor y lo mejor.

Entre las noticias de ese día estaba que se había celebrado un macrobotellón con treinta y cinco mil asistentes en la que por supuesto ni se respetaron las distancias, ni el uso de las mascarillas. En la casa donde me hospedaba, había una chica joven, con las mismas ganas de juerga que las del macrobotellón, pero perteneciente a Hakuna, organización cristiana juvenil, que también venía de una fiesta, pero que había terminado con la adoración ante el Santísimo. Y es que el objetivo de estos jóvenes es seguir a Cristo, compartiendo un estilo de vida basado en la adoración a Cristo, el disfrute de la vida, el vivir con alegre cara de resucitados, hacer de la vida una fiesta, y hacer de las fiestas momentos de vida, en colaboración con el Espíritu para transfigurar la realidad y con una expresión musical en la que viven lo que cantan y cantan lo que viven, porque con la música recuerdan al mundo la belleza de la vida y también la belleza de Cristo. Sus padres me decían: “Comprenderás que estamos encantados que nuestra hija esté en Hakuna, y no en macrobotellones”.

Durante mi estancia madrileña tuve una conversación con un señor que me contó que por motivos profesionales tenía bastante contacto con políticos y funcionarios de cierto nivel y que se había quedado horrorizado viendo cómo a esa gente sólo le importaban tres cosas: yo, yo y yo. Por supuesto que hay numerosas excepciones, pero no puedo por menos de recordar que mi hermano mayor, poco antes de su muerte, publicó un libro que tituló Contra la corrupción en la administración, sobre el que uno de sus nietos me dijo: “El abuelo se equivocó. Él pensaba que estábamos ante una sociedad sana, con algunos elementos corruptos, pero en realidad estamos ante una sociedad corrupta, con algunos elementos sanos”.

Personalmente pienso que la corrupción no está precisamente en regreso, en una sociedad que tiene más medios materiales y que no quiere saber nada de Dios. No puedo por menos de pensar en la frase de Jesús: “Sin mí no podéis hacer nada” (Jn 15,5) y verificar cómo se realiza actualmente. Por ejemplo, cuando veo a nuestros legisladores votar a favor del aborto, de la eutanasia y de la ideología de género, y oponerse a la objeción de conciencia, no puedo por menos de pensar: “Pero estos insensatos, ¿no saben que si hay algo cierto es que tenemos que morir y que no tiene que ser una cosa buena presentarse ante Dios habiendo favorecido la cultura de la muerte y crímenes como los citados? Supongo que algunos me dirán: "Es que Dios no existe’" Simplemente le respondo: "¿Estás seguro? ¿Cómo explicas las ansias de ser feliz siempre que hay en ti?”.

Y sin embargo, también hay gente estupenda. Pensemos en la cantidad de obras que hay en favor de los necesitados, de los centros de salud o escuelas sostenidas por personas que intentan servir así a Dios y a su prójimo. Estos mismos días he estado con una familia que perdió a un hijo y su reacción como creyentes católicos fue crear una Fundación con su nombre, Pablo Hortsmann, poniendo en pie un hospital infantil en Kenia, sosteniendo una serie de escuelas que aseguran en uno de los sitios más pobres del mundo, la supervivencia de los niños y un orfanato en Etiopía. Y es que el ser humano es así: capaz de lo peor y de lo mejor.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda