Martes, 22 de octubre de 2019

Religión en Libertad

Cristo, Rey, Señor de la Historia y Cabeza de su Iglesia


Tras el Con­ci­lio Va­ti­cano II al­gu­nos es­ta­ban con­ven­ci­dos de que todo fue­se nue­vo, que hu­bie­se otra Igle­sia, que la Igle­sia pre­con­ci­liar hu­bie­se aca­ba­do y que ten­dría­mos otra, to­tal­men­te "otra".

por Monseñor Rafael Zornoza

Opinión

Qui­zás sea útil de­cir que tam­bién hoy exis­ten vi­sio­nes se­gún las cua­les toda la his­to­ria de la Igle­sia en el se­gun­do mi­le­nio ha­bría sido un oca­so per­ma­nen­te. En reali­dad, de­be­mos re­pe­tir que Ope­ra Ch­ris­ti non de­fi­ciunt, sed pro­fi­ciunt, esto es, las obras de Cris­to no van ha­cia atrás, sino que pro­gre­san (San Bue­na­ven­tu­ra). ¿Qué se­ría la Igle­sia sin la nue­va es­pi­ri­tua­li­dad de los cis­ter­cien­ses, de los fran­cis­ca­nos y do­mi­ni­cos, de la es­pi­ri­tua­li­dad de San­ta Te­re­sa de Ávila y de San Juan de la Cruz, etc.? Tam­bién hoy vale este cri­te­rio para ha­cer el ne­ce­sa­rio dis­cer­ni­mien­to y rea­lis­ta so­bre la aper­tu­ra a los nue­vos ca­ris­mas da­dos por Cris­to, en el Es­pí­ri­tu San­to, a su Igle­sia.

Y mien­tras al­gu­nos re­pi­ten esta idea del oca­so, otros de­fien­den un “uto­pis­mo es­pi­ri­tua­lis­ta”. Sa­be­mos cier­ta­men­te que tras el Con­ci­lio Va­ti­cano II al­gu­nos es­ta­ban con­ven­ci­dos de que todo fue­se nue­vo, que hu­bie­se otra Igle­sia, que la Igle­sia pre­con­ci­liar hu­bie­se aca­ba­do y que ten­dría­mos otra, to­tal­men­te “otra”. ¡Un uto­pis­mo anár­qui­co! Gra­cias a Dios los sa­bios pon­tí­fi­ces el Papa Pa­blo VI y el Papa Juan Pa­blo II, por una par­te de­fen­die­ron la no­ve­dad del Con­ci­lio y por la otra, al mis­mo tiem­po, de­fen­die­ron la uni­ci­dad y la con­ti­nui­dad de la Igle­sia, que es siem­pre Igle­sia de pe­ca­do­res y siem­pre lu­gar de Gra­cia.

La his­to­ria de la Igle­sia es mis­te­rio, esto es, un dra­ma en el que hay siem­pre un con­flic­to en cur­so. Pero nues­tras ac­cio­nes im­por­tan. De­be­mos re­des­cu­brir hoy la li­ber­tad, la res­pon­sa­bi­li­dad en el dra­ma de la his­to­ria, para ac­tuar siem­pre con el au­xi­lio de Dios que nos acom­pa­ña, pues Cris­to es Se­ñor de la His­to­ria y Ca­be­za de su Igle­sia. 

A no­so­tros nos co­rres­pon­de ha­cer lo que hi­cie­ron los san­tos. La vida de cada uno de ellos es un himno a la ca­ri­dad, un can­to vivo al amor de Dios. Esto nos re­cuer­da el va­lor de la ca­ri­dad como mo­tor in­terno de la Igle­sia en la vida per­so­nal, ecle­sial y so­cial (ca­ri­dad po­lí­ti­ca). Al fi­nal, cuan­do nos en­con­tra­re­mos cara a cara con Dios, to­dos los de­más do­nes des­fa­lle­ce­rán; el úni­co que per­ma­ne­ce­rá para siem­pre será la ca­ri­dad (Cf. 1 Co­rin­tios 13,4-7), pues Dios es amor y no­so­tros se­re­mos se­me­jan­tes a Él, en co­mu­nión per­fec­ta con Él. La ca­ri­dad, dis­tin­ti­vo del cris­tiano, es la sín­te­sis de toda su vida: de lo que cree y de lo que hace.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda no podremos seguir haciendo noticias como ésta

DONA AHORA