Lunes, 03 de agosto de 2020

Religión en Libertad

La lucha contra la pobreza


Uno no puede por menos de preguntarse dónde están las obras de caridad de esos partidos que tanto presumen de que están con el pueblo y con los pobres, y que en realidad, como se ha visto con el clamoroso fracaso económico de los países marxistas, para lo único que valen es para fabricar pobres.

por Pedro Trevijano

Opinión

Cuando cayó el Muro de Berlín, leí una frase que me impactó: “El hombre, ese maravilloso animal al que le gusta la libertad”. Leyendo Misericordia et Misera me encuentro con estas frases del Papa Francisco: “La nostalgia que muchos sienten de volver a la casa del Padre, que está esperando su regreso, está provocada también por el testimonio sincero y generoso que algunos dan de la ternura divina"... "Por su misma naturaleza, la misericordia se hace visible y tangible en una acción concreta y dinámica”, que “crece continuamente y transforma la vida”... “Aunque no lleguen a ser noticia, existen muchos signos concretos de bondad y ternura dirigidos a los más pequeños e indefensos, a los que están más solos y abandonados”, y es que, parafraseando la frase anterior, el hombre, es "ese maravilloso animal al que le gusta el Bien”, especialmente si cuenta con el fundamento de la fe en Cristo.
 
Efectivamente, los creyentes muchas veces vivimos acomplejados y ante tópicos como “muchas veces los que van a misa son peores que los que no van”. Creo que lo mejor es plantar directamente cara y no acobardarse. Así, ante esa afirmación, o esta otra “¿Qué hace la Iglesia por los pobres?”, respondo, como respondí a un individuo que me hizo esta pregunta en una charla: “Dirijo mi pregunta a Vd. y a todo el público: ‘Cíteme una institución que haga más por los pobres que la Iglesia Católica’”. La respuesta fue, como es lógico, un silencio clamoroso.
 
Y es que, en efecto, hay muchas personas que encarnan realmente la caridad y llevan continuamente la solidaridad a los más pobres y necesitados. Por supuesto, como católico, me siento tremendamente orgulloso de la labor en los países del Tercer Mundo de los misioneros católicos. Un amigo mío me comentó que estuvo visitando unas escuelas en una de las regiones más pobres del mundo, en el norte de Kenia, y que la religiosa ecuatoriana que las llevaba le dijo: “Si no fuese por las escuelas, que les damos dos comidas diarias, calculo que dos tercios de estos niños estarían muertos”. Y es que para salir de la pobreza el primer paso que hay que dar es dar de comer al hambriento y el segundo y más decisivo se llama educar y enseñar al ignorante.

Recuerdo en este punto una controversia que vi en la BBC entre una locutora empeñada en que para luchar contra la pobreza había que favorecer el aborto y una médico nigeriana que le decía que ella había salido de la pobreza gracias a la educación. Para salir de la pobreza se necesita, comida, educación, trabajo y buenos gobiernos. Con el aborto ciertamente no se ayuda a la víctima de él, pero tampoco a quien lo realiza, víctima también de sus efectos secundarios.
 
En este punto recuerdo que cuando los socialistas alemanes llegaron al poder por primera vez tras la guerra, se plantearon si seguir dejando la Beneficencia a cargo de las Iglesias católica y protestantes, o que se encargase el Estado. Como no eran tontos, pronto llegaron a un acuerdo e incluso publicaron una Nota que decía: “El Estado alemán no tiene dinero suficiente para hacer lo que con muy poco dinero hacen las Iglesias”. Y es que hay muchos que cooperan simplemente movidos por ideales cristianos y con frecuencia con mayor honradez que cuando son organismos públicos.

Recuerdo en este punto lo que decía un político izquierdista honrado cuando se hablaba de ayudar o no a las ONG, tanto religiosas como civiles y políticas: “Es que de las vuestras nos fiamos, de las nuestras no”. Y es que en este punto uno no puede por menos de preguntarse dónde están las obras de caridad de esos partidos que tanto presumen de que están con el pueblo y con los pobres, y que en realidad, como se ha visto con el clamoroso fracaso económico de los países marxistas, para lo único que valen es para fabricar pobres, pues son absolutamente inútiles para ayudar a la gente a salir de la pobreza, pero, eso sí, con una enorme capacidad para enriquecer a la clase dirigente. Nunca se me olvidará lo que nos dijo nuestra guía turística en Moscú: “Moscú es la tercera ciudad del mundo en multimillonarios”. Y es que sólo con valores humanos es muy difícil hacer algo por los demás.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA