Miércoles, 17 de julio de 2019

Religión en Libertad

Santiago Apóstol, patrono de España


Pe­di­mos por su in­ter­ce­sión que la fe cris­tia­na se man­ten­ga en Es­pa­ña has­ta el fi­nal de los tiem­pos. Pe­di­mos en este mo­men­to con­cre­to que sea pre­ser­va­da la uni­dad de Es­pa­ña, la uni­dad de sus pue­blos y re­gio­nes.

TAGS:
Lle­ga­dos al 25 de ju­lio ce­le­bra­mos la fies­ta so­lem­ne del após­tol San­tia­go el Ma­yor, pa­trono de Es­pa­ña. Hijo de Ze­be­deo y Sa­lo­mé, her­mano del dis­cí­pu­lo ama­do, el após­tol Juan, mu­rió már­tir de Cris­to en la pri­me­ra per­se­cu­ción de He­ro­des, en los años 40 de nues­tra era.

La es­ce­na del evan­ge­lio de este día es muy ex­pre­si­va (Mt 20, 20-28). Fue la ma­dre la que se acer­có a Je­sús, cuan­do iban ca­mino de Je­ru­sa­lén, para pe­dir­le que sus dos hi­jos, San­tia­go y Juan, los hi­jos del Ze­be­deo, tu­vie­ran los pri­me­ros pues­tos en el reino de Je­sús que ella se ima­gi­na­ba. Je­sús res­pon­dió: “No sa­béis lo que pe­dís”. La ig­no­ran­cia es muy atre­vi­da, y los in­tere­ses egoís­tas se cue­lan has­ta en el co­ra­zón de las per­so­nas bue­nas. No era malo lo que pe­dían, pero Je­sús les hizo caer en la cuen­ta de que no sa­bían los que pe­dían, pues­to que el Reino que Je­sús ve­nía a ins­tau­rar tie­ne otros plan­tea­mien­tos. Una vez más apa­re­ce la pa­cien­cia de Je­sús, que apro­ve­cha­rá la oca­sión para ex­pli­car que el pri­me­ro en el Reino es el que sir­ve.
 
"¿Sois ca­pa­ces de be­ber el cá­liz que yo voy a be­ber?”, les pre­gun­ta Je­sús. El cá­liz de Je­sús se re­fie­re a la pa­sión, se re­fie­re a la Cruz. Les está pre­gun­tan­do si es­tán dis­pues­tos a pa­sar el tra­go de la Cruz, que Je­sús va a vi­vir en Je­ru­sa­lén. Y si es­tán dis­pues­tos a asu­mir su pro­pia Cruz, cuan­do lle­gue. Ellos res­pon­den muy es­pon­tá­nea­men­te: “So­mos ca­pa­ces”. Tam­po­co en esta res­pues­ta sa­ben lo que es­tán di­cien­do. Es­tán dis­po­ni­bles a ha­cer lo que diga Je­sús, que ya es bas­tan­te. Pero no al­can­zan a com­pren­der lo del “cá­liz” que Je­sús les ofre­ce.
 
“Mi cá­liz lo be­be­réis”, les ase­gu­ra Je­sús. Aquí te­ne­mos una cer­te­za: Je­sús está anun­cián­do­les la muer­te que un día pa­de­ce­rán por su nom­bre. Tan­to uno como otro se­rán már­ti­res de Cris­to, de­rra­ma­rán su san­gre por amor a Cris­to, se­rán ca­pa­ci­ta­dos para be­ber el cá­liz de la pa­sión de Cris­to, muy uni­dos a su Maes­tro. Y Je­sús con­ti­núa: “…pero esos pri­me­ros pues­tos que pe­dís, co­rres­pon­de a mi Pa­dre con­ce­der­lo”. En el Reino de Je­sús no hay es­ca­la­fo­nes, ni as­cen­sos, ni trie­nios. En el Reino de Je­sús, lo úni­co que pun­túa es dar la pro­pia vida, per­der­la por Él y por los de­más.
 
“El Hijo del hom­bre no ha ve­ni­do a ser ser­vi­do, sino a ser­vir y dar la vida en res­ca­te por la mul­ti­tud”. La pe­ti­ción in­tere­sa­da de los pri­me­ros pues­tos en­cuen­tra esta res­pues­ta pre­cio­sa por par­te de Je­sús, que pone pa­tas arri­ba toda pre­ten­sión de ca­rre­ris­mo en el se­gui­mien­to del Se­ñor. Las pre­ten­sio­nes hu­ma­nas po­nen al pro­pio su­je­to en el cen­tro. Je­sús “des­cen­tra” esas pre­ten­sio­nes y si­túa el cen­tro en el ser­vi­cio, en dar la vida. El dis­cí­pu­lo de Je­sús es el que le si­gue, el que se va pa­re­cien­do cada vez más a él, el que hace de su vida un ser­vi­cio de amor a Dios y a los de­más.
 
La fies­ta del após­tol San­tia­go vie­ne a re­plan­tear­nos dón­de está nues­tro cen­tro, dón­de es­tán nues­tros in­tere­ses, si que­re­mos se­guir de ver­dad a Je­sús. La vida cris­tia­na con­sis­te en ser­vir al es­ti­lo de Cris­to, en dar la vida como Él, en be­ber el cá­liz que Dios pon­ga en nues­tras ma­nos.
 
La fies­ta de San­tia­go sea una nue­va oca­sión para pre­sen­tar ante el Após­tol pa­trono de Es­pa­ña y ami­go del Se­ñor to­das las ne­ce­si­da­des del mo­men­to pre­sen­te. Pe­di­mos por su in­ter­ce­sión que la fe cris­tia­na se man­ten­ga en Es­pa­ña has­ta el fi­nal de los tiem­pos, in­clu­so en una si­tua­ción plu­ral y de­mo­crá­ti­ca, como la que vi­vi­mos. Pe­di­mos en este mo­men­to con­cre­to que sea pre­ser­va­da la uni­dad de Es­pa­ña, la uni­dad de sus pue­blos y re­gio­nes como lo ha pe­di­do la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la en 2006 y en otras va­rias oca­sio­nes. Pe­di­mos que Es­pa­ña sea una na­ción so­li­da­ria y fra­ter­na, ca­paz de com­par­tir sus lo­gros con quie­nes no tie­nen nada en la vida; que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co vaya acom­pa­ña­do por el cre­ci­mien­to de otros tan­tos va­lo­res que per­te­ne­cen a nues­tra iden­ti­dad y a nues­tra his­to­ria.
 
Após­tol San­tia­go, pa­trono de Es­pa­ña, rue­ga por no­so­tros.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Necesitamos tu ayuda económica para seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA