Lunes, 10 de agosto de 2020

Religión en Libertad

Cartas del sobrino a su diablo (XXVI)


por Juan Manuel de Prada

Opinión

[El escritor Juan Manuel de Prada está llevando desde hace semanas su particular diario de la pandemia en forma de punzantes Cartas del sobrino a su diablo, evocando la célebre obra de C.S. Lewis. Recogemos una de las últimas entregas.]

En estos días me lo paso pipa, ¡oh titoniso Escrutopo!, inspirando en las distintas regiones españolas el uso obligatorio de la mascarilla. Me provoca orgasmos encadenados comprobar cómo estas gentes apóstatas, que renegaron del velo y del ayuno y de la estameña que antaño les ayudaban a salvar sus almas, se calzan en cambio estos bozales más aflictivos que cualquier cilicio, pensando grotescamente que así salvarán sus cuerpos. Sobre la mascarilla los «expertos» dijeron al principio que no servía para nada, llegando a ridiculizar por aprensivos a los que se la ponían; luego empezaron a recomendarla tímidamente, para terminar exigiéndola en determinadas circunstancias. Pero tu sobrinín Orugario está ahora inspirando que se imponga irracionalmente en toda ocasión y circunstancia, para humillar más ensañadamente a la chusma arcillosa.

A veces me acusas de no respetar el juramento titocrático que me obliga a venerar los méritos de los carcamales de tu generación. Pero toda esta mascarada desquiciada de las mascarillas hubiese sido por completo imposible si los carcamales de tu generación no hubieseis fundado la idolatría de la Ciencia, que junto al desaforado culto a la Democracia y la exaltación del Placer y de la Carne completa la santísima trinidad de la religión antropólatra. Esta idolatría de la Ciencia nada tiene que ver, por supuesto, con la indagación científica, que se dedicaba a explorar la naturaleza para comprender mejor sus causas y llegar así a la primera, que es el Enemigo; sino que aspira (empresa por completo quimérica) al dominio utilitario de la naturaleza, colocándose por encima del bien y del mal (pero sobre todo del Bien, renegando de su fuente). Todo intento de adentrarse en la naturaleza sin reconocer la existencia de una primera causa está, sin embargo, condenado al fracaso; y así la idolatría de la Ciencia no tardó en convertirse en un batiburrillo de «avances» desnortados, fragmentarios, contradictorios entre sí, un barrizal cientifista que en lugar de alumbrar la naturaleza la tornó más turbia, hasta hacerla inextricable.

Esta condición confusionaria de la idolatría de la Ciencia se está probando con creces, ¡oh titoflero floripondio!, durante esta plaga coronavírica, donde los «expertos» de la Organización de Mamporreros Satánicos (OMS) se divierten lanzando mensajes contradictorios, dictaminando un día que el contagio se produce por contacto directo y al día siguiente que se produce a través del aire. O dictaminando un día que los enfermos sólo pueden contagiar si muestran síntomas y al día siguiente afirmando que también pueden contagiar los asintomáticos. O dictaminando un día que el organismo humano desarrolla anticuerpos contra el coronavirus, para decir lo contrario al día siguiente. O…

En realidad, ¡oh titotenusa cateta!, estos dictámenes de la Ciencia no son más que la cháchara de unos farsantes que improvisan sobre la marcha, incapaces de penetrar los misterios de la naturaleza, puesto que niegan su primera causa. Pero la chusma apóstata, al haber expulsado el Enemigo de sus almas, ya no puede hacer otra cosa sino obedecer borreguilmente esas indicaciones contradictorias. Así que este verano, mientras se siguen contagiando irremisiblemente, los españoles se pasearán como almas en pena (o más bien como zombis lobotomizados, puesto que han renegado de su alma) con su absurda mascarilla, temblones y genuflexos ante mis caprichos, anticipando los tormentos que les aguardan en el infierno, donde les sustituiremos la mascarilla por una mordaza de hierro candente que les sellará los labios por toda la eternidad, para que no puedan quejarse. Aunque son tan serviles que, si les dejáramos abrir el pico, en lugar de quejarse se dedicarían a darnos las gracias, como ahora hacen con los botarates que los gobiernan.

Publicado en ABC.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA