Martes, 22 de octubre de 2019

Religión en Libertad

Hollywood quiere aborto porque quiere sexo sin consecuencias


por Bill Donohue

Opinión

Hace tiempo que Hollywood perdió la conexión con buena parte de los estadounidenses, y ésa es una de las razones por las que pocos se molestan en ver ese desfile anual de bombos mutuos  llamado “gala de los Oscar”.

Si hay un punto que separa a Hollywood del resto de la nación es el aborto. No es difícil imaginar por qué: quienes trabajan en la industria del entretenimiento quieren sexo sin consecuencias, y eso significa que no haya hijos no deseados (y que no haya enfermedades de transmisión sexual). Por eso son tan vehementes en el tema del aborto.

No es exagerado decir que Hollywood está enamorado del aborto. ¿Cómo si no interpretar la obsesión que ha exhibido Tinseltown [Hollywood] ante las recientes leyes que restringen el aborto? Véase la reacción a la ley del “latido del corazón” aprobada en Georgia.

Encabezados por Bob Iger, presidente de Disney (Walt debe estar revolviéndose en su tumba), los grandes pensadores de Hollywood han cerrado filas: Netflix, Warner Media, CBS, Showtime, NBCUniversal, AMC Networks, Sony Pictures, STX y Viacom han dicho que recogerán sus cosas y se irán de Georgia si la ley se lleva a efecto. Actualmente reciben generosos incentivos fiscales por producir allí sus películas.

Lo que llena de ironía este asunto es que Hollywood contribuye poderosamente a una de las causas que están en la raíz del aborto: la promiscuidad. Concretando: el tipo de peaje sexual explícito que Hollywood produce –con el que ha estado erotizando la cultura durante décadas– contribuye a crear un entorno donde lo más probable es que hombres y mujeres abandonen todo control sobre sí mismos.

Hollywood niega toda relación de causa a efecto entre su peaje sexual y la promiscuidad. Pero no cuela. ¿Por qué, hace ya tiempo, Hollywood decidió no mostrar en las películas a gente fumando? Porque no querían crear un entorno que indujese a los jóvenes a fumar. No pueden defender ambas políticas a la vez.

Más ironía: Bob Iger, el mismo tipo que lidera la lucha contra Georgia, ha admitido que las películas que muestra actores fumando inducen a la gente a fumar. En 2007, dijo que Disney “colocará una advertencia en el DVD de cualquier futura película que muestre a alguien fumando. Además, colaboraremos con los dueños de las salas de cine para animarles a que pasen un anuncio contra el tabaco antes de la proyección de cualquiera de esas películas”.

Así que Hollywood no solo dejó de hacer películas que mostrasen a la gente fumando, sino que impulsó una campaña de concienciación contra el tabaco.

¿Imaginan qué pasaría si Hollywood dejase de hacer de hacer tantas películas saturadas de sexualidad y decidiese impulsar una campaña de concienciación contra la promiscuidad? Eso podría producir cambios en los comportamientos, uno de los cuales sería una disminución de la imprudencia sexual, que a su vez disminuiría la necesidad de optar por el aborto.

Bob Iger y sus colegas de Hollywood saben lo que está pasando, pero no tienen intención de hacer nada al respecto. Al revés, prefieren declararle la guerra a Georgia.

Publicado en LifeNews.

Bill Donohue es el presidente de la Catholic League [Liga Católica].

Traducción de Carmelo López-Arias.

Otros artículos del autor

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA