Viernes, 23 de agosto de 2019

Religión en Libertad

«Sin el domingo no podemos vivir»


Tenemos que re­cu­pe­rar lo que el día del Se­ñor ha sido des­de el prin­ci­pio: un es­pa­cio go­zo­so en el que la Igle­sia es evan­ge­li­za­da con­ti­nua­men­te por la Pa­la­bra que pro­cla­ma y por los sa­cra­men­tos que ce­le­bra y se con­vier­te en co­mu­ni­dad de fe, de amor y de es­pe­ran­za en me­dio del pue­blo.

por Monseñor Fidel Herráez

Opinión

Hoy voy a ha­bla­ros del do­min­go, del sen­ti­do y al­can­ce que tie­ne para los cris­tia­nos esta fies­ta se­ma­nal. Y quie­ro co­men­zar con una pe­que­ña his­to­ria. Ha­cia el año 304, el em­pe­ra­dor Dio­cle­ciano prohi­bió a los cris­tia­nos, so pena de muer­te, po­seer las Es­cri­tu­ras, re­unir­se los do­min­gos para ce­le­brar la Eu­ca­ris­tía y cons­truir lo­ca­les para sus asam­bleas. En una pe­que­ña lo­ca­li­dad del nor­te de Áfri­ca un gru­po de cris­tia­nos fue­ron sor­pren­di­dos un do­min­go, cuan­do reuni­dos en una casa ce­le­bra­ban la Eu­ca­ris­tía, desa­fian­do con ello las prohi­bi­cio­nes im­pe­ria­les. Arres­ta­dos, fue­ron lle­va­dos a Car­ta­go para ser in­te­rro­ga­dos. Y fue sig­ni­fi­ca­ti­va la res­pues­ta que uno de ellos dio al pro­cón­sul, a sa­bien­das de que les es­pe­ra­ba el mar­ti­rio: «Sin re­unir­nos en asam­blea los do­min­gos para ce­le­brar la Eu­ca­ris­tía no po­de­mos vi­vir». Re­sul­ta elo­cuen­te esta na­rra­ción si­tua­da en los pri­me­ros años mi­sio­ne­ros de la Igle­sia. Los pri­me­ros cris­tia­nos co­men­za­ron en­se­gui­da a ce­le­brar el do­min­go, pues ya ha­blan de ello la 1ª Car­ta a los Co­rin­tios (16, 1), el li­bro de los He­chos (20, 27), la Di­da­ché (14, 1) y el Apo­ca­lip­sis (1, 10). Al inicio se le lla­ma­ba el día del Se­ñor, el día pri­me­ro de la se­ma­na, el día si­guien­te al sá­ba­do, el día oc­ta­vo, el día del sol… Nom­bres to­dos que ha­bla­ban del sen­ti­do sa­gra­do de este día.

El do­min­go, más allá del uso que que­ra­mos dar­le, como tiem­po se­ma­nal bien­ve­ni­do para el des­can­so, la con­vi­ven­cia, el ocio, la fa­mi­lia… es un acon­te­ci­mien­to fes­ti­vo que rom­pe tam­bién con el rit­mo co­ti­diano de nues­tra vida cris­tia­na. ¿Por qué este día, ade­más de ser un día no la­bo­ral, es di­fe­ren­te al res­to de los días de la se­ma­na? El Con­ci­lio Va­ti­cano II ex­pre­só mag­ní­fi­ca­men­te el sig­ni­fi­ca­do que el do­min­go tie­ne para no­so­tros: «La Igle­sia, por una tra­di­ción apos­tó­li­ca que trae su ori­gen del día mis­mo de la re­su­rrec­ción de Cris­to, ce­le­bra el Mis­te­rio Pas­cual cada ocho días, en el día que es lla­ma­do con ra­zón día del Se­ñor o do­min­go. En este día, los fie­les de­ben re­unir­se a fin de que, es­cu­chan­do la Pa­la­bra de Dios y par­ti­ci­pan­do en la Eu­ca­ris­tía, re­cuer­den la pa­sión, la re­su­rrec­ción y la glo­ria del Se­ñor Je­sús y den gra­cias a Dios, que los hizo re­na­cer a la viva es­pe­ran­za por la re­su­rrec­ción de Je­su­cris­to de en­tre los muer­tos (1 Pe 1,3). Por esto, el do­min­go es la fies­ta pri­mor­dial que debe pre­sen­tar­se e in­cul­car­se a la pie­dad de los fie­les, de modo que sea tam­bién el día de ale­gría y de li­be­ra­ción del tra­ba­jo… El do­min­go es el fun­da­men­to y el nú­cleo del año li­túr­gi­co» (Sacrosanctum Concilium 106).

Sin em­bar­go, en nues­tra so­cie­dad han cam­bia­do mu­chas co­sas que re­per­cu­ten en la con­vo­ca­to­ria ecle­sial del do­min­go y los días fes­ti­vos. Las nue­vas con­di­cio­nes del tra­ba­jo y del des­can­so, la cul­tu­ra del ocio y del bie­nes­tar, las nue­vas for­mas de or­ga­ni­za­ción fa­mi­liar y so­cial… in­ci­den ló­gi­ca­men­te en la vida de los cre­yen­tes. Y en esta si­tua­ción, se mo­di­fi­can no so­la­men­te la fi­so­no­mía pro­pia del día fes­ti­vo, sino los mis­mos há­bi­tos de com­por­ta­mien­to re­li­gio­so. Ten­dría­mos, me­jor di­cho te­ne­mos, que re­cu­pe­rar lo que el día del Se­ñor ha sido des­de el prin­ci­pio: un es­pa­cio go­zo­so en el que la Igle­sia es evan­ge­li­za­da con­ti­nua­men­te por la Pa­la­bra que pro­cla­ma y por los sa­cra­men­tos que ce­le­bra y se con­vier­te en co­mu­ni­dad de fe, de amor y de es­pe­ran­za en me­dio del pue­blo.

Los úl­ti­mos Pa­pas nos han ofre­ci­do re­fle­xio­nes her­mo­sas en torno a este día. Me­re­ce ser re­cor­da­da es­pe­cial­men­te la car­ta apos­tó­li­ca de San Juan Pa­blo II El día del Se­ñordon­de ex­pli­ci­ta las di­men­sio­nes pro­fun­das del do­min­go para los cris­tia­nos: es el día del Se­ñor, con re­fe­ren­cia a la obra de la crea­ción; es el día de Cris­to como ce­le­bra­ción de la Pas­cua y el día del Es­pí­ri­tu San­to como don del Se­ñor re­su­ci­ta­do; es el día de la Igle­sia como jor­na­da en la que la asam­blea cris­tia­na se con­gre­ga para la ce­le­bra­ción; y es el día del ser hu­mano como jor­na­da de ale­gría, des­can­so y ca­ri­dad fra­ter­na. Del Papa Fran­cis­co os ofrez­co las pa­la­bras de una de sus ca­te­que­sis so­bre la Eu­ca­ris­tía do­mi­ni­cal: «¿Cómo po­de­mos prac­ti­car el Evan­ge­lio sin to­mar la ener­gía ne­ce­sa­ria para ha­cer­lo, un do­min­go de­trás del otro, de la fuen­te inago­ta­ble de la Eu­ca­ris­tía? ¿Por qué ir a Misa el do­min­go? No es su­fi­cien­te res­pon­der que es un pre­cep­to de la Igle­sia. No­so­tros, los cris­tia­nos, te­ne­mos ne­ce­si­dad de par­ti­ci­par en la Misa do­mi­ni­cal por­que sólo con la gra­cia de Je­sús, con su pre­sen­cia viva en no­so­tros y en­tre no­so­tros, po­de­mos po­ner en prác­ti­ca su man­da­mien­to, y así ser sus tes­ti­gos creí­bles» (Audiencia ge­ne­ral, 13-12-2017).

Y mien­tras os ha­blo de la im­por­tan­cia del do­min­go, pien­so de modo es­pe­cial en las zo­nas ru­ra­les de nues­tra dió­ce­sis don­de no es po­si­ble ce­le­brar de modo re­gu­lar la Eu­ca­ris­tía do­mi­ni­cal. Re­sul­ta, no obs­tan­te, po­si­ble, que se reúna la asam­blea cris­tia­na para ha­cer pre­sen­te al Se­ñor en su ora­ción co­mu­ni­ta­ria, por­que «don­de es­tán dos o tres reuni­dos en mi nom­bre, allí es­toy yo en me­dio de ellos», nos dijo Él mis­mo. Hay ya ini­cia­ti­vas en este sen­ti­do, que de­be­rán ser ani­ma­das y po­ten­cia­das. To­dos los bau­ti­za­dos pue­den en­con­trar aquí un modo mag­ní­fi­co para que la Igle­sia se haga viva y real en me­dio del pue­blo.

En todo caso agra­dez­ca­mos, va­lo­re­mos y sin­tá­mo­nos co­mu­ni­dad cris­tia­na que vive de la Eu­ca­ris­tía y se reúne el do­min­go en torno a la Eu­ca­ris­tía. Oja­lá lo en­ten­da­mos y po­da­mos tam­bién no­so­tros, como los már­ti­res afri­ca­nos, ex­cla­mar y tes­ti­mo­niar exis­ten­cial­men­te: «¡Sin el do­min­go no po­de­mos vi­vir!».

Monseñor Fidel Herráez es arzobispo de Burgos (España).

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA