Jueves, 12 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Una peregrinación en diez frases, Lourdes les ha cambiado la vida

Siete presos aragoneses apoyan como camilleros en Lourdes: «Nunca antes había ayudado a alguien»

Los presos que acudieron a la peregrinación a Lourdes tuvieron momentos también de encuentro con la Virgen
Los presos que acudieron a la peregrinación a Lourdes tuvieron momentos también de encuentro con la Virgen

ReL

Cerca de 400 personas, con el arzobispo de Zaragoza al frente, monseñor Vicente Jiménez, han acudido hasta el Santuario de Lourdes en Francia acompañando y ayudando a los enfermos en la peregrinación anual de la diócesis, a principios de este mes de julio. Entre ellos, había siete internos de las cárceles de Teruel, Zuera y Daroca, que han vivido una de las experiencias más edificantes de su vida. “Los enfermos y la Virgen nos han hecho mejores personas”, cuenta uno de ellos, y recoge José María Albalad en Iglesia en Aragón.

José Luis Sánchez, el presidente de la Hospitalidad de Lourdes de Zaragoza, asegura que “aunque a Jesús lo podemos encontrar en todas partes, el santuario del sur de Francia reúne una serie de cualidades que facilitan el acercamiento al cielo”. Un ascenso reconfortante, casi meteórico, del que dan fe los siete reclusos de las cárceles de Aragón –tres de Zuera, uno de Teruel y tres de Daroca– que han llevado sus inquietudes, alegrías y penas a los pies de la Madre de Dios.

“Allí, junto con su hijo Jesús, estaba esperándonos”, recuerda Isabel Escartín, delegada de Pastoral Penitenciaria de Zaragoza, agradecida por la oportunidad brindada: “La dirección de las cárceles facilitó los trámites y permisos que resultan necesarios para sacar del país a los internos, lo que ha permitido vivir una experiencia muy enriquecedora para todos”.

Si bien al principio pudo haber cierta susceptibilidad o miedo por compartir peregrinación con personas privadas de libertad, el grupo acogió a los reclusos de un modo “ejemplar”, valora Escartín, al tiempo que recuerda la buena actitud de los presos: “En cuanto llegaron, cogieron los carros de los enfermos, les acompañaron a rezar, a procesionar, a las eucaristías, a los baños de agua fría de la roca, a visitar todo, a hacer compras… Eran ‘su enfermo’, su amigo…”.

Días de paz y gozo

El sentimiento gratitud es compartido por los internos, como muestran las reflexiones de su cuaderno de viaje a las que ha tenido acceso ‘Iglesia en Aragón’. A continuación, se reproducen -con el permiso de sus autores y bajo el anonimato- diez de esas observaciones escritas a corazón abierto:

1. “Vivo estos días como una acción de gracias a Dios por el tiempo de cárcel, que me ha hecho crecer, reflexionar, estudiar. Estoy reforzado como persona. Estos días han sido una experiencia vital, una plenitud de amor”.

2. “Es la primera vez en la vida que ayudo a alguien y ni me imaginaba que olvidaría mis males de preso, lejos de la familia, condenado, para ayudar a otros que están peor. No me gusta la comercialización del dolor”.

3. “Me he sentido muy a gusto. Los enfermos me han enriquecido, porque el enfermo es el corazón de Lourdes. Me he tenido que superar porque no me gustaba ver el dolor, pero así he podido ver la presencia de Dios”.

4. “Pese a su mala salud, el matrimonio que he acompañado tiene fe y la ha compartido. Me siento flotando”.

5. “Estar con las personas que nos necesitan me ha dado dignidad, respeto, solidaridad, me ha hecho poner en mi acompañamiento alegría y calor. Estos días, he hecho amigos de los de verdad, de los que están ahí desinteresadamente”.

6. “Tengo experiencia de trato con enfermos y sé que son momentos muy delicados. Hay que poner mucha delicadeza. Todas las celebraciones litúrgicas han llegado a lo más hondo de mí”.

7. “Ya había estado en Lourdes, pero esto ha sido distinto. Estoy en la cárcel y me siento muy mal. Venir aquí ha sido una oportunidad que Dios me ha dado. Los enfermos me han marcado y me siento como si estuviera curándome”.

8. “Mi enfermo me ha abierto los ojos. Creo en Dios, pero no practico. La convivencia del grupo nuestro fue inolvidable”.

9. “He vivido una experiencia de comunidad en torno a Jesucristo. Doy gracias a Dios por la salud al ver cuánto sufren los enfermos».

10. "Doy las gracias a la Virgen, a la que le prometí cuando estaba enfermo que vendría a verla. Yo voy a Dios a través del hombre, de cada persona”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Si tu nos ayudas, podremos continuar evangelizando con noticias como ésta

DONA AHORA