Viernes, 13 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Con el ritual de 1614, a miles de kilómetros de distancia

Un exorcista cuenta, en primera persona, cómo hace exorcismos por móvil y videoconferencia

Un sacerdote explica como hace exorcismos por teléfono, a miles de kilómetros, con la ayuda de otro sacerdote sobre el terreno
Un sacerdote explica como hace exorcismos por teléfono, a miles de kilómetros, con la ayuda de otro sacerdote sobre el terreno

ReL

En 2018 el anciano cardenal albanés Ernest Simoni, veterano de las cárceles comunistas, declaró en un congreso de formación de exorcistas en Roma: “Cada día practico cuatro o cinco exorcismos a través del teléfono móvil”.

La afirmación saltó a la prensa y sorprendió incluso en círculos exorcísticos: ¿se puede hacer? ¿O son solo oraciones pidiendo a Dios la liberación o la protección contra el Maligno? ¿Es eficaz?

Ahora, el digital católico chileno Portaluz publica un testimonio en primera persona de un exorcista que realiza exorcismos por móvil y en videoconferencia. Hay que especificar que en este testimonio, aunque hay un sacerdote recitando el ritual a miles de kilómetros de la persona afectada, ésta tiene a su lado a otro sacerdote, con el agua bendita y otros instrumentos.

El protagonista del testimonio mantiene su anonimato. Este es su testimonio.

La misericordia de Dios

“Comienza la cuenta regresiva para el Padre de la Mentira. Confiado en Dios, sé que, ya sean uno o muchos los demonios, serán expulsados de este hombre.
 
¿Quién eres? 
(Silencio).
¿Quién eres?
(Silencio).
 
El equipo de oración se mantenía firme en las súplicas a Dios, pidiendo la liberación de este joven que se encontraba a miles de kilómetros de distancia de nosotros.
 
Por mi parte y ocupando el ritual de 1614, yo ponía todo el énfasis espiritual que me era posible al formular las preguntas del rito, ya que en esta oportunidad no había absolutamente ninguna señal que me indicara si él o los demonios, permanecían poseyéndolo. Incluso llegué a pensar que el joven ya se había liberado con el último exorcismo que días antes había realizado.
 
A la semana siguiente, nos pusimos nuevamente en contacto, pero esta vez ambos celulares comenzaron a fallar. Se restableció la señal y comenzó el exorcismo. Pensé que en la capilla donde se encontraba el poseso había mala señal, pero no tardé en darme cuenta de que, cuando nombraba a la Santísima Virgen, perdíamos la señal de la videoconferencia por completo. Bastaba iniciar por ejemplo la oración de la ‘Salve’ para que la imagen en ambos celulares quedase congelada, todo en silencio. Pero no había que amilanarse por ello pues las tretas del demonio que intentan poner todo cuesta arriba también ocurren cuando he realizado exorcismos con el poseso presente en el lugar que me encuentro.
 
A estas alturas del relato creo es importante contextualizar cómo es que, por caridad, me vi en la obligación de aceptar realizar este exorcismo a distancia. Lo primero a decir es que -como a muchos de los presentes- me sorprendió el testimonio de Ernest Simoni, cardenal albanés de 90 años, cuando abrió el curso de exorcismo y oración de liberación en Roma, el año 2018, testimoniando que hacía los ritos desde su celular. Su sincera enseñanza -que se publicó por todo el mundo-, me motivó a seguir ayudando a quienes tanto sufren la incomprensión de sus familias y de todos aquellos que no creen en la acción extraordinaria del Maligno.
 
Este joven poseso cuyo exorcismo a distancia narro, había solicitado a su párroco lo ayudara a liberarse del mal que le atormentaba. El párroco lo derivó a un psicólogo. El psicólogo le recomendó hacer Reiki. Con el Reiki, obviamente empeoró aún más su situación. Luego, llegó hasta un psiquiatra quien aplicó todos sus conocimientos médicos y tratamientos farmacológicos.
 
Pero la situación seguía aumentando en agresividad. Ya había intentado quitarse la vida dos veces. Continuaba padeciendo pensamientos perturbadores: suicidarse, asesinar a su esposa, ahorcar a sus pequeños hijos, etcétera.
 
Desesperada, la esposa tomó la decisión de llevarlo hasta un pastor evangélico. Lamentablemente este nada pudo hacer, lo que provocó en el joven mayor miedo y visión fatalista de su vida. Fue entonces que pidieron ayuda al obispo de su diócesis. Este obispo les recomendó ir a un psicólogo. Ni el sacerdote, ni el obispo de su diócesis, ni el pastor evangélico, ni el psicólogo le habían tendido una mano concreta. Era un joven abandonado a su suerte.
 
El siquiatra, ante la situación, lo tomó como un asunto personal y llamó a un colega médico de otro país que había participado en un curso sobre exorcismos dictado en Roma, para exponerle el caso. Le contó que el joven venía hace unos años padeciendo extraños sucesos entre los cuales destacaban:

- voces que le sugerían cosas horribles,
- aversión a todo lo sagrado,
- invasiones asquerosas de insectos, gusanos y moscas en algunos días especiales de la semana,
- sensación de que un ser se movía dentro de su cuerpo -incluso viéndolo el paciente a simple vista- por sus brazos y piernas.
 
Y como estas, otras cosas más.
 
El colega le sugirió entonces, conversar con un sacerdote a quien conocía pues -aunque estaba a miles de kilómetros de distancia- “sabía de estos temas”. Así fue como me llamaron y, tal cual siempre lo hago, pedí el informe psiquiátrico y se me envió uno muy exhaustivo.
 
Al final del reporte el psiquiatra destacaba haber utilizado todos los medios posibles para lograr una mejoría, así que sugería al paciente -puntualizó- la posibilidad de acercarse a un especialista espiritual que él estimara conveniente para tratar de encontrar una salida a su mal. Luego el psiquiatra, hablando conmigo, me decía que, si el Rito de exorcizar llegaba a mostrar resultados positivos en el paciente, entonces muchos de sus paradigmas médicos caerían estrepitosamente.
 
Y comenzó el primer exorcismo, todos en oración y bien preparados previamente. A través de la videoconferencia activada podía ver que los movimientos del poseso se descontrolaron desde el primer momento. Entre tres hombres lo sostenían en la capilla donde se encontraba a miles de kilómetros de donde yo estaba. Su fuerza era descomunal.
 
El sacerdote que acompañaba al poseso, vestido de alba y estola morada, seguía las indicaciones que le fui dando. Ante el agua bendita, la cruz y los signos religiosos, el demonio reaccionaba a través del cuerpo del poseso en diversas manifestaciones de violento rechazo -vómitos, gruñidos, blasfemias, hasta pérdidas de conciencia y otras- tal cual señala la Sagrada Escritura… como león rugiente acorralado.
 
“Acércale el celular”, pedí al sacerdote que acompañaba al potencial poseso y luego increpé al demonio: “¿Quién eres?” … no hubo esa vez respuesta. Pero el diablo quedaría expuesto en los exorcismos posteriores.
 
En el octavo exorcismo a distancia que recibió este poseso, el Maligno permaneció silencioso. Incluso llegábamos a pensar que podría haber ya ocurrido la gracia de la expulsión. Tampoco el poseso presentaba manifestaciones de la presencia maligna como en los encuentros pasados… Hasta que, cuando por quinta vez le increpé “¿quién eres?”, se escuchó una risa sarcástica y gritó: “¡soy Satanás!”.
 
¿Cuándo te irás?, ¿cuándo saldrás de él?, dije.
¡Nunca!, respondió burlón.
¿Cuándo saldrás de él?, insistí.
¡Hasta que se muera!, ¡él ya es nuestro!, se le escuchó decir.
 
Aquel día proseguimos con las oraciones y comenzaron diversas manifestaciones en el poseso mientras se retorcía en el piso…
 
El joven ha seguido con empeño todas las indicaciones que le hemos dado:  

- acudir regularmente a misa,
- confesión regular,
- vida de oración,
- alejarse totalmente de prácticas ocultistas y de todo lo relacionado con la New Age.
 
Sabe que el proceso de liberación puede durar meses o años. Comprende que se requiere su compromiso con la fe y su entrega a Dios confiado en la mediación de la Santísima Virgen María (el rezo del rosario es un arma poderosa), para así cerrar todas las puertas que pudieran haber sido alguna vez abiertas al demonio.
 
Para quien no conoce a Dios puede parecer descabellado lo narrado. Pero nada, ni siquiera miles de kilómetros de distancia, impiden la intervención del Señor, según sea su divina voluntad.
 
También podría existir la tentación de sumergirnos en esa atmósfera de la desesperanza ante la incredulidad y poca misericordia de quienes no le quisieron brindar ayuda a este joven. Pero no.
 
Mucho más importante y fundamental es quedarnos hoy con la maravillosa escena del Señor, que envía a sus discípulos a predicar el Evangelio, sanar a los enfermos y expulsar a los demonios... ¡Y qué poderosa humildad la de nuestro Dios que por amor se abaja incluso a servirse de medios tecnológicos, también de nosotros sus sacerdotes, para seguir protegiendo y dando signos de su salvación a los hijos que más le necesitan!
 
La última vez que conversé con el poseso antes de escribir para Portaluz este registro de los hechos, me decía lo infinitamente agradecido que estaba de Dios y de la Iglesia, porque su recuperación era evidente. Agradece a Dios, dice, por “la paciencia y generosidad” de los dos sacerdotes que sí le creyeron y ayudaron, la sabiduría generosa del siquiatra que buscó personalmente la ayuda para él, la fe de los grupos de oración que suplican a Dios por él, y la bondad de mi obispo que me autorizó como exorcista en este caso y para realizar los ritos a distancia.”
 
N. de Portaluz: Se mantiene reserva de nombres y lugares para proteger la privacidad de la persona agredida de forma extraordinaria por el demonio.
 
(Publicado originariamente en Portaluz)
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA