Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Sábado, 18 de noviembre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Nueva Evangelización
Las explica Jordi Massegú, de LifeTeen España, a 150 evangelizadores

5 niveles en la evangelización de adolescentes: no es dar mensajes, sino acompañar en estas fases

5 niveles en la evangelización de adolescentes: no es dar mensajes, sino acompañar en estas fases
Antes de que un adolescente abra sus oídos al consejo o dirección espiritual, han de pasar otras fases

P.J.Ginés/ReL

9 octubre 2017

Jordi Massegú, responsable en España del método de evangelización para adolescentes y jóvenes LifeTeen (www.lifeteen.es) presentó algunas reflexiones útiles el pasado 30 de septiembre en Madrid, en la parroquia de los Santos Inocentes, ante unos 150 responsables de pastoral de adolescentes. 

Una de las claves de LifeTeen es que los catequistas trabajan en equipo: todos juntos atienden a los mismos chicos. Así, si en una parroquia hay 40 adolescentes y 7 catequistas, los 40 van al mismo grupo y los 7 los atienden juntos. Como son 7, no es grave que unas semanas falte alguno, y otras uno distinto, en equipo pueden con todo. 

En LifeTeen los catequistas, al menos algunos, los que conecten mejor, están al alcance del joven toda la semana, le pueden escuchar, llamar, quedar con él para cosas que el joven valore... Los catequistas dan amor, no solo transmiten datos. 

Al salir de misa: "¿me invitas a una horchata?"
Jordi Massegú explicó su propia experiencia. "Yo solo recuerdo a uno de mis catequistas de adolescencia. Era uno que, al salir de misa, yo le decía “¿me invitas a una horchata?” y él era muy bueno y me invitó muchas veces. Pobre, qué paciencia. Diréis algunos, vaya tontería. Pero yo sentía que era importante para él, esa horchata demostraba que yo, para él, era importante. Por cierto, que ahora ese catequista es sacerdote en Tarrasa". 

En un mundo de chicos que mendigan "likes" desde su móvil, que tienen mil contactos pero pocas relaciones en profundidad, los catequistas tienen que poder jugar a los 5 distintos niveles de profundidad, y hacerlo con amor. 

"Las decoraciones, juegos, diversiones y teatros, en LifeTeen, son importantes, pero al final a eso siempre nos va a ganar el mundo, la oferta mundana. En lo que podemos ganar nosotros es en dar amor, acompañando al joven", insistió Massegú. "El mundo no les va a dar amor ni a acompañar".



Los 5 niveles de relación
Estos son los 5 niveles de relación de los catequistas con los jóvenes: 

1- Contacto: para mantener con todos los chicos
"El catequista ha conocer los nombres y rostros de todos, establecer el trato con ellos. Recordar los nombres y saludar a cada uno por su nombre es muy apreciado por los chicos. Vale la pena hacer un mural con sus fotos y nombres: ellos se sienten importantes al verse allí y al catequista le sirve para memorizar sus nombres".

2-  Conectar: con la mayoría. 
Los catequistas han de poder conectar con la mayoría, por afinidades o aficiones comunes. 'Ah, te gusta el fútbol y la música. A mí también'. Por eso es bueno que haya en el equipo de catequistas variedad para poder conectar con todos. Ayuda mucho a conectar dar un paso fuera de la parroquia: que los catequistas vayan a ver los partidos de fútbol de los chicos y otras actividades que valoran, como el musical que hacen en la escuela. Les encantará. Es mejor que los catequistas vayan en pareja o en grupo a estas cosas de los chicos: ¡los padres pueden asustarse si ven que un catequista insiste en ir a cosas de su hija!
 
3- Cuidar: a muchos
Tras el contacto y la conexión, llega el respeto y la confianza, Y entonces cada catequista debe poder escuchar activamente cosas serias, profundas, que le dirán los chicos. En esta fase, después de establecer la confianza y la escucha, pueden dar ya consejos, sobre amistades, amores, opciones… Y ya el catequista puede empezar a compartir su camino de fe, a hablar de por qué él sí cree, de cómo se trata con Dios. En esta fase el joven ya está atento, ya aprende del mayor y empieza a ver el testimonio de fe del catequista.
   
4- Desafío, a algunos, quizá solo a 2 o 3 del curso. 
Hay chicos que quieren saber más, rezar más… Se les puede ofrecer un grupo complementario, de más crecimiento y profundización. Quizá hagan preguntas más complicadas y hay que prepararse para responderlas o ponerles en contacto con quien sepa responder. Quizá en esta fase se les debe proponer tener dirección espiritual. Se les puede retar a rezar, y también a rezar juntos en otro grupo más maduro. 

5- Compromiso: cuando el joven ha madurado
Aquí nos encontramos ya ante un joven que ha tenido su propia experiencia de Cristo, que ya camina en su vida junto a Cristo, y que él mismo puede dar ya ejemplo de su compromiso ante otros jóvenes. Tener 2 o 4 chicos con fe y capacidad de dar testimonio a otros jóvenes de su edad, tener estos evangelizadores jóvenes, es una gran riqueza para la parroquia. Son los que han hecho un recorrido y probablemente lleguen a ser catequistas.
 


El Minuto 93 de la pastoral juvenil

Jordi Massegú comparó la evangelización y pastoral juvenil actual en España con un famoso minuto 93 de un partido de fútbol en que el Real Madrid, sin rendirse y en el último momento, fuera de tiempo, logró triunfar. 

"Estamos en ese minuto 93 dre la pastoral juvenil, queda poco tiempo, pero sin desfallecer podemos golear. Para eso hay que reaccionar, sin autoengañarse. Basta de engañarse. Hace unos años hubo una convocatoria juvenil católica en Cataluña y se esperaban 5.000 jóvenes, y en la prensa se anunció así, pero en la realidad fueron muy pocos; en prensa quedó bien, pero repetir 5.000 era un autoengaño".

El primer gran paso para "jugar el partido" es creer que Dios, como un Gran Seleccionador, "te ha elegido a ti para salir al campo de juego, aunque no te veas especialmente preparado". 

El segundo, es jugar en equipo, preparar una "selección": el equipo que en LifeTeen se llama CoreTeam y que merece ser mimado, cuidado, elegido.  "La situación cambia cuando se junta gente con un mismo latido, una misma voluntad. Sí, a los adultos jóvenes les cuesta decir “sí” a comprometerse como catequista: hay que crear esa cultura del sí, de escuchar la llamada de Cristo". 
 
“En LifeTeen no hay un catequista solo dando su charla, sino que hay un equipo, un grupo que hace las cosas en conjunto. Eso marca una diferencia. Ser catequista da una gran responsabilidad, como dice Spiderman: un gran poder implica una gran responsabilidad. Se lo repito a los catequistas jóvenes, que pueden distraerse con mil cosas. ¡Cada adolescente que viene a nuestras parroquias es un milagro! ¿Cuántos milagros tienes en tu parroquia?" 

Objetivos mesurables
Por otra parte, para no autoengañarse, hay que plantear objetivos y medir sus resultados. Han de ser objetivos medibles. Por ejemplo: “Quiero que al acabar el año el 80% de nuestros chicos de Lifeteen vengan a misa”. "Hoy la tecnología ayuda a medir: si envías materiales a los jóvenes por móvil, en Wordpress, puedes medir cuántos lo leen, cuántos lo abren o descargan. Y al finalizar el curso se puede hacer una encuesta en profundidad. Les puedes pasar un cuestionario a los chicos: 'valora a tus catequistas, qué mejorarías de ellos, qué te gusta más y menos'". 

Además, explica, hay que tener visión, una visión que se implanta poco a poco, durante años. La visión de LifeTeen incluye que los catequistas tienen relación con Cristo, vida espiritual real y acompañan a los jóvenes… ¡para acercarlos a Cristo, no para acercarlos al catequista en si!

Más información para evangelizar adolescentes en www.lifeteen.es 

 

Life Teen European Training 2018 | Montserrat 2-4 marzo from Life Teen Spain on Vimeo.

ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS