Viernes, 30 de julio de 2021

Religión en Libertad

La Hna. Chiara, misionera en Papúa, ante el reto de que el Evangelio «pueda entrar en los corazones»

La hermana de la Inmaculada Chiara Colombo.
La hermana misionera Chiara Colombo reside en Papúa Nueva Guinea desde 2016. Foto: Misioneras Hermanas de la Innmaculada (Mdpime.org).

ReL

Desde 2016, la hermana Chiara Colombo, de las Hermanas de la Inmaculada Concepción, vive en la isla de Kiriwina (Papúa Nueva Guinea). Desde entonces, enfrenta con su congregación algunos de los retos propios del país oceánico que más afectan a la población, como la pobreza, las desigualdades sociales y la fragmentación religiosa.

Las Hermanas de la Inmaculada desarrollan su actividad en un contexto que, como declaró a la Agencia Fides la hermana Colombo, “no es fácil”: “En Kiriwina, si llueve tienes agua, si no llueve no la tienes como todo el mundo”, explicó. “La electricidad depende de los paneles solares o del gasóleo que llega por barco y que se vende en tanques en el interior. Los servicios son sólo básicos y la sensación es que el gobierno no hace lo suficiente para garantizarlos”. La misionera también advierte de que en algunos hospitales “no hay médicos, sólo enfermeras, con medicinas que sólo frenan enfermedades como la malaria y la disentería”.

Anunciar a Cristo potenciando los aspectos positivos

La misionera explica que tienen “dos retos” en la evangelización: “Uno es la fragmentación entre las distintas confesiones cristianas, agravada por el continuo surgimiento de sectas, con la consiguiente división dentro de las comunidades y de las propias familias. La otra es la persistencia de supersticiones ancestrales”. Por ello, explica la hermana, “el anuncio de Cristo pretende salir al encuentro de los elementos de la cultura tradicional que no están en consonancia con el Evangelio, potenciando en cambio los aspectos positivos”.

Además, sus habitantes enfrentan una serie de dificultades que complican las condiciones de vida y también su labor social. “Una población que crece de tres a ocho millones en cuarenta años” o “un 40% de los habitantes menores de quince años”, enumera la misionera.

Un gran porcentaje de jóvenes que “luchan por encontrar su lugar en una sociedad muy contradictoria: rica en recursos de los que se aprovechan las empresas extranjeras; incapaz de garantizar una educación a la mayoría de sus jóvenes. Las escuelas no son numerosas y, por lo tanto, son selectivas. Pocos consiguen acceder a los grados superiores”.

Educación y formación profesional contra la pobreza

En este contexto, las hermanas de la Inmaculada también se centran en la educación de la población y la vida apostólica de su comunidad.

“La inculturación es un pilar de nuestro trabajo: debemos utilizar el mismo lenguaje de la gente para que el anuncio del Evangelio pueda entrar en los corazones y en las conciencias. Sólo así el mensaje de Jesús puede encontrar aceptación en sus vidas”, explicó la misionera.

Para ello, las hermanas dirigen dos escuelas en la ciudad de Kerema y en la capital Port Moresby. También han establecido un centro de formación profesional en Watuluma, donde enseñan labores de carpintería y mecánica a lo largo de tres años- “Los jóvenes son nuestra prioridad”, explica la hermana Chiara, “queremos formar ciudadanos que sean capaces de rentabilizar su tierra respetando el ecosistema en el que viven”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda