Lunes, 22 de julio de 2019

Religión en Libertad

«Rezamos a los mártires en los momentos más difíciles»: libres los claretianos raptados en Camerún

ReL

Los claretianos aseguran que durante el secuestro rezaron a los mártires de su congregación
Los claretianos aseguran que durante el secuestro rezaron a los mártires de su congregación

"Agradecemos las expresiones de solidaridad con nosotros durante el período en que estuvimos secuestrados. No fue una experiencia fácil. Pensamos y rezamos a los mártires de nuestra congregación en los momentos más difíciles. Sentimos el calor de las oraciones y el amor de los feligreses. Ahora estamos en nuestra parroquia de Douala y queremos negociar la liberación de nuestro conductor Jerry Berson. Estamos vivos. Aunque las noticias hablaban de Judas, Placid, Abel y el conductor, en realidad éramos cinco. De hecho, Yene Anaclet, párroco de la parroquia local, que fue a negociar nuestra liberación, también fue detenido por los secuestradores. También fue liberado y ahora estamos todos en Douala".

Esta es el primer mensaje difundido por los misioneros claretianos secuestrados el 23 de noviembre en Camerún y ya por fin liberados.

"Damos gracias a Dios por la liberación de nuestros hermanos misioneros que fueron secuestrados el 23 de noviembre. Agradecemos por todos los mensajes de solidaridad y comunión recibidos y también por las oraciones. Que Dios nos bendiga a todos". Este es, por su parte, el mensaje difundido por la Congregación de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María (claretianos) y que llegó a Fides.

Iban a prestar ayuda humanitaria en la zona

Los misioneros liberados son: el padre Judas Taddeo Langhe, prefecto de Apostolado y director de "Publicaciones Claretianas del Camerún"; el padre Placide Muntong Gweh, el estudiante Abel Fondem Ndia y el padre Yene Anaclet. Los claretianos fueron secuestrados por los secesionistas en la parte anglófona del país cuando se dirigían a Munyenge, para prestar ayuda humanitaria a las víctimas del conflicto en la zona.

En la crisis que está afectando a las dos regiones anglófonas del Camerún se registra un número creciente de actos de violencia contra los eclesiásticos. El 21 de noviembre, el padre Cosmas Omboto Ondari, misionero keniano perteneciente a la Sociedad Misionera de San José de Mill Hill, fue asesinado en Kembong, a pocos kilómetros de Memfe, capital de la Provincia Sudeste.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda no podremos seguir haciendo noticias como ésta

DONA AHORA