Domingo, 16 de junio de 2019

Religión en Libertad

Los franciscanos de Jerusalén también acogen a los inmigrantes africanos que llegan a Israel

ReL

TAGS:
Senait, de Etiopía, sueña también con volver a su país
Senait, de Etiopía, sueña también con volver a su país

Incluso en Israel hay una “emergencia” de refugiados. Diferente al que se enfrenta Europa, por supuesto, pero significativo. Las mayores olas de migración comenzaron a fines de los años noventa y principios de 2000 debido a la independencia de Eritrea, por un lado, y al inicio del régimen dictatorial y militar de Isaias Afewerki, por el otro, a raíz del estallido del conflicto de Darfur. Casi todos los refugiados en Israel vinieron de Sudán, Eritrea y Etiopía, y pasaron por un largo y peligroso viaje a través de Egipto y Sinaí. Desde 2013, con la construcción de una barrera para proteger la frontera entre Israel y Egipto, la migración se ha interrumpido drásticamente. No obstante, hoy en día, hay cerca de 40,000 personas presentes en Israel de estas zonas de conflicto, explica la web franciscana Pro Terra Sancta.

En general, para aquellos que provienen de estados devastados por la guerra y en conflicto, los procedimientos de asilo son más rápidos y tienen un resultado positivo, pero en todos estos años, solo una docena de personas han recibido asilo en Israel. La gran mayoría permanece ilegalmente en suelo israelí, con permisos temporales. Las actividades de la Asociación JACC (Centro Comunitario Africano de Jerusalén) forman parte de este difícil contexto social que trata de crear las condiciones necesarias para mejorar la calidad de vida de los refugiados africanos en Jerusalén. Hasta la fecha, en la Ciudad Santa hay aproximadamente 3500 refugiados y solicitantes de asilo y JACC es la única organización en la ciudad equipada para satisfacer las necesidades de la comunidad. Dada la precaria condición, la mayoría de los refugiados tienen oportunidades de empleo limitadas y muy a menudo son trabajos humildes y mal pagados, conectados con dificultades para encontrar un lugar de vivienda adecuado y muy a menudo se les niega el acceso a la atención médica adecuada y el bienestar.

La ONG fue fundada en 2014 sobre las raíces de una iniciativa popular iniciada en 2007 por un grupo de voluntarios y, desde su inicio, la asociación ha contado con el apoyo y el apoyo de los frailes franciscanos. El entonces Custodio, el Padre Pierbattista Pizzaballa, vio en la buena intención del proyecto la misión franciscana de ayudar a todos los cristianos en Tierra Santa. El año pasado, el Custos, el padre Francesco Patton, le pidió al ATS pro Terra Sancta que participara en este proyecto, ayudando a JACC, junto con la Custodia de Tierra Santa, en el desarrollo de sus actividades.

El centro proporciona asistencia jurídica, médica y laboral. Existe un programa de apoyo psicológico dirigido por estudiantes de estudios sociales supervisados por un trabajador social profesional para brindar apoyo emocional, psicológico y social a las familias. En particular, se brinda apoyo a madres solteras y mujeres sobrevivientes de violencia sexual y tortura que han sufrido a lo largo de la ruta antes de llegar a Israel.

Otro elemento muy importante entre las actividades del centro es el aspecto educativo. La directora de JACC, Josie Mendelson, cree en el papel de la educación para mejorar la condición de la comunidad dentro de la sociedad israelí. “Hemos implementado un programa de tutoría académica que se lleva a cabo en la sede de JACC tres veces por semana. Los niños son ayudados en el desempeño de la tarea, en el estudio de idiomas y otras materias escolares. Los niños también reciben una comida sustancial y equilibrada y una merienda. Organizamos cursos en inglés, hebreo, tigrinya (la lengua materna de Eritrea), computadoras para niños y adultos para promover la comunicación entre padres e hijos, siempre difíciles en un contexto de migración”.

“Estamos muy contentos con los resultados que estamos logrando” señalan los instructores y los voluntarios. “Los muchachos que participan en nuestros cursos han mejorado en la escuela y pueden comunicarse mejor con sus maestros y compañeros”. Senait, una niña etíope de once años, con un poco de timidez, confiesa: “Me gusta Jerusalén, pero Adiss Abeba…”. Sus palabras dan voz a los sueños de muchas personas en la comunidad que desean un día regresar a sus países cuando la paz vuelva y sus vidas ya no estarán en riesgo.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Si tu nos ayudas, podremos continuar evangelizando con noticias como ésta

DONA AHORA