Lunes, 19 de agosto de 2019

Religión en Libertad

Los feligreses consiguen impedir el asesinato de un sacerdote a manos de terroristas musulmanes

ReL

El padre Kato es muy querido por sus fieles, que tuvieron ocasión de demostrárselo al enfrentarse a terroristas armados para evitar su muerte.
El padre Kato es muy querido por sus fieles, que tuvieron ocasión de demostrárselo al enfrentarse a terroristas armados para evitar su muerte.

El 1 de agosto, el mismo día en el que fue asesinado Paul Offu, párroco de Santiago el Mayor en Ugbawka, otro sacerdote nigeriano se libró por muy poco de correr la misma suerte y a manos de los mismos asesinos, los fulani musulmanes.

Según recoge Aciprensa, los hechos sucedieron en la localidad de Kasuwan Magani, en el estado de Kaduna, escenario de enfrentamientos entre los fulani y la etnia Adara, en su mayoría cristianos. Allí, un centenar de vecinos impidieron que una veintena de terroristas asaltaran la parroquia de San Lucas, que atiende a unos 2500 fieles.

Los criminales se desplazaron hasta allí en autobús para matar al sacerdote Joseph Kato Kwasau, conocido como Big Joe, de 59 años.

"Estaba en la rectoría", explica él mismo: "Eran alrededor de las 12:20. Escuché ladrar a los perros y me levanté. Luego oí algunos disparos esporádicos y el hombre de la seguridad, que normalmente tiene algunas armas para defendernos en caso de cualquier ataque injusto, gritaba ‘Ladrones, ladrones. Que venga la gente a ayudar’. Pensé en ese momento que era mi turno. Yo estaba aún dentro de la casa y en realidad no sabía qué estaba pasando afuera. Solo seguía escuchando a los perros que estaban en la entrada principal. Los terroristas no pudieron entrar por ahí y trataron de romper las ventanas para ingresar a la rectoría. Como no pudieron entrar, los vecinos vinieron en gran número y los terroristas se fueron”. Pero no sin antes asesinar al guarda de seguridad, Samuel Jerome, de 38 años.

Actualmente el padre Joseph Kato se encuentra refugiado en un lugar seguro, dado que los terroristas prometieron que volverían. "Son gente que va contra las normas de nuestra sociedad, gente que secuestra, que asesina”, explica Big Joe: "Lo que mis parroquianos me dijeron fue que ellos se distribuyeron alrededor de todo el complejo para repeler cualquier contraataque. Así que pensé que fue gracias a Dios que los terroristas no pudieron pasar por mi puerta. Intentaron entrar una y otra vez pero no pudieron hacerlo”.

"Me querían matar para silenciarme porque, según ellos, soy el líder [político] de todos los jóvenes en este lugar, pero en realidad no lo soy”, añade. Y aunque haya tenido que esconderse, continuará su apostolado: “¡No tengo miedo! Estas son el tipo de cosas que llevaron a Jesús a morir en la cruz. Todo lo que puedo decir es que nuestro Dios está en su trono viendo todo lo que está pasando aquí. ¡Soy un testimonio viviente del Señor! Podrán matarme, pero no podrán comer mi cuerpo”.

Nigeria es actualmente una de las zonas del mundo donde el ejercicio del ministerio sacerdotal resulta más peligroso a consecuencia del islamismo de Boko Haram y los fulani. Así lo explican diversos sacerdotes que lo viven a diario:

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA