Domingo, 27 de noviembre de 2022

Religión en Libertad

Su abuela fue monja ortodoxa; 2 tías-abuelas, mártires

Carlos de Inglaterra busca llamar la atención del mundo sobre los cristianos perseguidos de Oriente

El príncipe Carlos de Inglaterra con clérigos coptos y armenios en la catedral copta de Londres
El príncipe Carlos de Inglaterra con clérigos coptos y armenios en la catedral copta de Londres

Ed West/Catholic Herald

¿Quién es el más formidable defensor de los cristianos perseguidos hoy en el mundo? Unos dirían que el Papa Francisco puesto que desde su elección ha denunciado de manera atronadora los ataques a los fieles. Pero está emergiendo otro candidato: la sorprendente figura del futuro rey de Inglaterra.

Los medios de comunicación apenas se han dado cuenta de que el Príncipe de Gales tiene una nueva obsesión, tan fuerte como su pasión por la arquitectura y el medio ambiente: la persecución de los cristianos de Medio Oriente. Y con el deterioro de la región, este podría ser el tema que domine su reinado.

Poco después de la masacre a manos del ISIS de 21 cristianos en una playa de Libia, la Iglesia Copta en Inglaterra lanzó un llamamiento en favor de los hijos de estos mártires. Encontró inmediatamente un apoyo importante en el Príncipe Carlos, que contactó a los coptos por iniciativa propia e incluso escribió una carta de condolencia al Papa Copto Teodoro II.

El obispo Angaelos, Obispo general de la Iglesia Copta en Gran Bretaña, dijo: “El príncipe Carlos quería donar dinero por solidaridad y le alegró que a esto se le diera publicidad para despertar las conciencias. Fue un modo de demostrar a la gente que era justo apoyar esta causa”.

El príncipe entró en contacto con los coptos por primera vez en 2013, poco después de la peor crisis de violencia anti-cristiana en Egipto desde hacía siglos. Sobre estos hechos casi no se dio información en la prensa de lengua inglesa y fueron minimizados por la Departamento de Estado de los EEUU. Los coptos sintieron que habían sido abandonados por sus amigos y que eran vulnerables ante sus enemigos.

Fue entonces cuando el secretario personal del príncipe se acercó a los cristianos egipcios que viven en Inglaterra. El heredero al trono visitó, junto a un príncipe jordano, el Centro Copto del Reino Unido.

Allí, el Obispo Angaelos le donó como regalo dos iconos coptos: uno de ellos representaba a San Jorge, como regalo al primer nieto del príncipe Carlos, George. “Fue muy sincero,” recuerda el Obispo. “Improvisó un discurso y estaba muy bien informado, parecía que había leído mucho sobre el tema. Demostró empatia”.



El príncipe Carlos y el obispo copto de Londres, Angaelos

El príncipe ha ayudado a otras Iglesias Orientales en peligro. El pasado septiembre hizo una donación a la campaña de Ayuda a la Iglesia Necesitada para ayudar a los fieles iraquíes y sirios.

Escribió una carta al Patriarca católico caldeo Louis Raphael Sako, diciendo “lo doloroso que era” para él lo que estaba sucediendo en Iraq. De nuevo, el príncipe Carlos hizo donaciones a organizaciones benéficas a través de conocidos comunes.

John Pontifex, el jefe de prensa de Ayuda a la Iglesia Necesitada, dice que el príncipe “sigue de cerca, con pasión, las noticias sobre el declive del cristianismo en Oriente Medio” y esto “tiene una gran importancia para él”.

El pasado diciembre, el príncipe grabó un llamamiento en vídeo para el lanzamiento del informe sobre la Libertad Religiosa en el Mundo 2014 de Ayuda a la Iglesia Necesitada. Esto ha sido un gran éxito para una organización benéfica católica que fue creada después de la Segunda Guerra Mundial con el fin de asistir a los fieles que vivían bajo el comunismo.

Carlos habló de manera conmovedora de la “creciente desesperación” en la situación de la Llanura de Nínive en Iraq, donde los soldados del ISIS han expulsado a los cristianos, los yazidíes y los musulmanes moderados. Dijo que era “una tragedia indescriptible que el cristianismo esté ahora bajo amenaza en Oriente Medio – una región donde los cristianos han vivido durante dos mil años”, y donde la gente de distintos credos ha vivido junta en paz durante siglos.

A finales del año pasado visitó tres congregaciones cristianas orientales en Londres. En noviembre se dirigió a la congregación de la Iglesia Armenia San Yeghiche en South Kensington, donde expresó su dolor por la “terrible tragedia” a la que se enfrentan los cristianos de Oriente Medio.

El príncipe declaró que la fe está siendo “casi literalmente, brutal y bárbaramente agredida”.

En diciembre participó en dos reuniones donde dos oradores sirios hablaron de sus hermanos que se enfrentan a un genocidio en Iraq y Siria.

En la Iglesia Caldea de Acton se unió a la oración del Padre Nuestro en arameo, la lengua de Cristo, y se detuvo a hablar extensamente con los fieles. 




En la cercana Iglesia Sirio-Ortodoxa dijo: “Me han conmocionado mucho las terribles escenas de violencia y la brutalidad salvaje que hemos visto en Oriente Medio, donde nació el cristianismo, en países como, recordemos, Siria, adonde San Pablo fue a predicar el Evangelio y donde los cristianos han vivido pacíficamente con sus vecinos durante casi dos mil años”.

También desea que los occidentales no “se olviden de sus hermanos y hermanas cuya fe está siendo, literalmente, bombardeada, como tampoco de la inimaginable barbarie”.

“Está muy familiarizado con estas cuestiones”, dice John Pontifex. “Nos ha impresionado su conocimiento sobre el tema. Conoce las cuestiones delicadas entre las distintas comuniones. Su comprensión del tema es mucho mayor de lo que esperaría una persona corriente”.

Añade: “En un mundo marcado por un analfabetismo religioso y al que le falta confianza cuando se habla sobre religión, aquí tenemos una persona que sí sabe sobre esta cuestión, como también del papel que tiene el Cristianismo como constructor de puentes. Desea que llegue el día en el que se pueda decir verdaderamente que hemos abierto los ojos a la realidad de la situación”.

Carlos es un hombre profundamente religioso. Podemos decir que cuando ascienda al trono será el monarca de Inglaterra con más conocimientos a nivel teológico desde el Acta de Unión. Aunque su fe no es anglicana hasta el fondo, tampoco es esotérica o extravagante como la prensa ha hecho creer desde hace tiempo.

Nacido para ser el supremo mandatario de la Iglesia de Inglaterra, Carlos fue bautizado en la Sala de Música del Palacio de Buckingham treinta días después de su nacimiento, por el Arzobispo de Canterbury de entonces, Geoffrey Fisher. En la Universidad de Cambridge se carteó con el Obispo Anglicano de Southwark, Mervyn Stockwood, un líder progresista que hablaba de la “unidad del Salvador con la naturaleza” y que animaba al clero a vestir con jeans en público.

Posteriormente, influyó sobre él el misticismo de su gran mentor, el escritor sudafricano Laurens van der Post, que animó al príncipe “a ver el viejo mundo del espíritu”.

Los años de formación del príncipe ampliaron mucho su interés en las religiones y lo que las une. El cardenal Vincent Nichols dijo que el príncipe Carlos parecía “que estuviera como en casa” en la Catedral de Westminster y que “cuando está en el extranjero va feliz a la iglesia y que se siente en paz por esto”.

Carlos está también fascinado por el judaísmo y, sobre todo, por el islam. Cree que “el futuro seguramente se encuentra en el redescubrimiento de las verdades universales que moran en el corazón de las religiones [abrahámicas]”.

Lo que se conoce y se entiende menos es el alcance de la profunda conexión espiritual del príncipe con el Cristianismo ortodoxo. Es esto, más que otra cosa, lo que explica porqué está liderando una campaña apasionada para salvar a los fieles de Oriente.

Es tanta su cercanía a esta fe que muchos fieles Orientales ortodoxos creen que se ha convertido en secreto. Si esto fuera verdad, plantearía un gran dilema constitucional.

Pero es indudable que la Ortodoxia tiene raíces en la vida de Carlos y en la historia de la familia. Sus tías-abuelas Alexandra y Elizabeth se convirtieron a la Ortodoxia y están consideradas mártires: fueron asesinadas por los bolcheviques junto a muchos de los familiares del príncipe en Rusia.

La abuela de Carlos, la princesa Alicia [de Battenberg] se convirtió en una monja ortodoxa. La princesa Alicia, que había sufrido muchas dificultades en su vida, incluidas la sordera, la esquizofrenia y la ocupación nazi de su tierra natal, Grecia, está considerada "Justa entre las Naciones" por su papel en salvar a judíos durante la Guerra. Mujer de conocida santidad, fundó una orden de monjas en 1949 después de la muerte de su marido, Andrés.

Cuando su hijo más pequeño, Felipe, se casó con la princesa Isabel de Inglaterra, a él se le pidió que se uniera a la Iglesia de Inglaterra. Pero ha mantenido sus vínculos con la Iglesia Griega y a menudo ha habido rumores sobre su retorno a la misma. A su madre se le concedió una pequeña capilla ortodoxa que utilizó hasta su muerte en 1969, cuando sus restos fueron enterrados en un Convento Ruso Ortodoxo en Jerusalén, como era su deseo.

El príncipe Carlos siempre se ha sentido atraído hacia la fuerte espiritualidad del Cristianismo Ortodoxo. Le gustan los iconos y leer a los místicos ortodoxos. Hay imágenes bizantinas en The Sanctuary, la sencilla capilla que hay en su casa en Highgrove House, en Gloucestershire, donde va a rezar y meditar. En su boda con Camila, el Credo fue recitado en el antiguo eslavo eclesiástico.

Carlos ha recibido visitas regulares en Highgrove de Efraín, abad del monasterio Vatopedi, del siglo IX, en el Monte Atos. El principe fue a Athos algunos días después del fallecimiento de Diana, princesa de Gales, un periodo de gran crisis para él, para sus hijos y toda la familia real.

Solo con Efraín en su celda, se rumorea que Carlos tomó un "compromiso espiritual" con la Ortodoxia. Después de una de sus visitas al Monte Athos, se citó a un monje en un periodico que parece ser que dijo que Carlos era “ortodoxo en su corazón”.

Sin embargo, nada de esto ha sido confirmado oficialmente y seguramente debe ser tratado con escepticismo. Lo más probable es que la unión de Carlos con la Ortodoxia sea más bien una expresión de su deseo de unir las ramas del Cristianismo.

Catherine Mayer, autora de una biografia sobre Carlos publicada recientemente, Charles: The Heart of a King (Carlos: el corazón de un rey, ndt), declara: “Él piensa que el cisma fue una vergüenza. Piensa que las distintas ramas del Cristianismo tienen más en común de lo que ellas aprecian”.

Mayer declara que el príncipe ha estado haciendo campañas en favor de los cristianos perseguidos mucho más tiempo de lo que la gente piensa. “A un ritmo creciente porque es cada vez más urgente”, dice ella.

Pero, añade, los medios de comunicación no están realmente interesados y encuentran más interesantes sus comentarios sobre ambiente, arquitectura e Islam.

“Él ve el islam como parte de la misma tradición que el Cristianismo y el judaísmo y se preocupa por el trabajo que hay que hacer entre los distintos credos, como con la arquitectura y el medio ambiente. Todo ello es parte de la misma visión del mundo en lo que atañe a la necesidad de la fe. Piensa que el modernismo es profano, que es anti-sagrado”.

Para Carlos, los cristianos de Oriente Medio son un vínculo vital entre este y oeste y su destrucción imposibilitará cualquier tipo de comprensión más profunda. Como dijo a los fieles sirios-ortodoxos: “En una época en la que casi nada está considerado sagrado, es literalmente diabólico que estos puentes simbólicos se destruyan”.

Si hay una figura individual que pueda ayudar a salvar a los cristianos de Oriente Medio, es seguramente la del príncipe. Los cristianos en Oriente Medio tienen que confiar en el apoyo de los musulmanes locales y como dice Mayer “él es respetado allí por lo que cuando dice algo tiene mucha influencia”.

Casi un siglo después de que la gran tragedia empezara, la situación está ahora en un punto crítico. El padre de Carlos creció tras la Primera Guerra Mundial, un periodo durante el cual los bolcheviques y los fascistas destruyeron el antiguo orden del que él formaba parte.

Felipe llegó a la mayoría de edad después del gran genocidio de cristianos a manos del Imperio Otomano. Los acontecimientos de 1915 han dejado una cicatriz en la psique de los ortodoxos, los armenios y los sirios. Estos terribles sucesos están alcanzando este año un nuevo y terrible apogeo.

Por lo tanto, tal vez no sea sorprendente que Carlos – este príncipe británico con corazón griego – se vea como defensor de la fe de Oriente.

(Publicado originariamente en el Catholic Herald; traducción de Helena Faccia Serrano, Alcalá de Henares)

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda