Martes, 29 de septiembre de 2020

Religión en Libertad

Que se difunda el caso del padre Huang, sometido a una tortura de sueño en China, molesta al régimen

Las autoridades comunistas chinas presionan cada vez más a las comunidades católicas clandestinas
Las autoridades comunistas chinas presionan cada vez más a las comunidades católicas clandestinas

ReL

Las autoridades chinas están estos días intentando silenciar al máximo las denuncias sobre presiones, torturas y persecución contra clérigos católicos, según el digital Bitter Winter, especializado en informar sobre ataques contra la libertad religiosa en la China comunista.

El 28 de abril, Bitter Winter, informó de que el padre Huang, un sacerdote de la diócesis de Mindong, en la provinciade Fujian, fue torturado para forzarlo a unirse a la Asociación Patriótica Católica China . Ahora Bitter Winter asegura que el hecho de que esta información haya llegado a países extranjeros ha hecho que las autoridades chinas "entren en pánico", ya que en septiembre finaliza el acuerdo entre el Vaticano y China de 2018 y las autoridades chinas querrían mantenerlo.

También el arzobispo Claudio Maria Celli, uno de los principales negociadores del acuerdo, cree que el mismo debería ser renovado por uno o dos años . Sin embargo, muchos expertos en la situación china, como el cardenal Zen (arzobispo eméritod e Hong Kong) y agencias misioneras católicas y protestantes creen que el régimen chino ha usado el acuerdo para acosar, debilitar y silenciar sistemáticamente a las comunidades católicas clandestinas.

Una fuente informada proveniente de la diócesis de Mindong le dijo a Bitter Winter que agentes de seguridad pública locales visitaron al padre Huang para investigar cómo se habían filtrado los detalles de su tortura, alegando que el informe elaborado por Bitter Winter «socavó la unidad de la Iglesia católica china» y fue el resultado de la «infiltración de fuerzas extranjeras».

Tal y como reveló un infiltrado en el Gobierno, debido a que la tortura del padre Huang captó la atención en el extranjero, el Ministerio de Seguridad Pública de China ordenó hallar a los que filtraron dicha información a cualquier costo. También le exigieron al padre Huang firmar una declaración en la que negaba el hecho de que el Gobierno lo había sometido a un método de tortura conocido como “agotar a un águila”, mediante el cual no se le permitió dormir durante cuatro días, para que se uniera a la APCC.

“El Partido Comunista Chino (PCCh) teme que el Papa le pida que explique el incidente acaecido con el padre Huang al momento de negociar su renovación”, comenta a Bitter Winter un sacerdote católico que solicita permanecer en el anonimato.

“Debido a ello, el padre Huang fue obligado a redactar una declaración en la que niega haber sido torturado. Quieren tener un elemento útil para negociar durante las negociaciones”.

“Esperamos que el Papa reconsidere la renovación del acuerdo”, continuó afirmando el sacerdote. “¿El acuerdo provisional benefició o perjudicó a las iglesias existentes en China? ¿Tenemos más espacio para desarrollarnos o hemos perdido libertad? Deseamos que el Papa vea claramente la esencia del PCCh y su actitud hacia el catolicismo. El régimen busca hacerse cargo de todo lo relacionado con el catolicismo en China, transformar a los miembros del clero no registrados y controlar las iglesias sin interferencia del Vaticano. Su objetivo es eliminar el catolicismo”.

El Gobierno continúa vigilando de cerca al padre Huang, y cualquier persona que se ponga en contacto con él puede ser considerado un filtrador y convertirse en un objetivo de investigación. Los teléfonos móviles de los miembros del clero y de los feligreses que saben de la tortura también están siendo monitoreados a fin de evitar que se comparta información.

Según una fuente, un sacerdote no registrado procedente de otra provincia llamó a una feligresa de Mindong para preguntarle sobre la tortura del padre Huang. Debido a que el teléfono de la misma estaba siendo monitoreado, las autoridades se enteraron de la llamada y le advirtieron que no revelara detalles sobre el incidente.

A pesar de la vigilancia, algunos miembros del clero no registrados desean revelar detalles sobre la intimidación a la que son sometidos los sacerdotes católicos. «Los hechos relacionados con persecuciones deberían darse a conocer en el extranjero», le dijo a Bitter Winter un miembro del clero no registrado. “Es necesario contar con más supervisión de la comunidad [internacional]. Desde que se informó sobre la tortura del padre Huang, el Gobierno dejó de utilizar este método para obligar a otros sacerdotes a unirse a la APCC, al menos por ahora”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA