Sábado, 21 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

La dictadura eritrea confisca las escuelas de capuchinos y La Salle: firme protesta de los obispos

P.J.G./ReL

Isaías Afwerki -a la izquierda- es el líder de la dictadura eritrea, militarizada y antirreligiosa
Isaías Afwerki -a la izquierda- es el líder de la dictadura eritrea, militarizada y antirreligiosa

Hace ya dos años que el Estado confisca escuelas y hospitales en la dictadura de Eritrea, un país militarizado de partido único. Este pasado 3 de septiembre las autoridades han confiscado ("nacionalizado") 3 importantes escuelas primarias y secundarias dirigidas por los Hermanos de La Salle en Cheren y por los capuchinos en Addi-Ugri y en Massawa. Hace 2 años el gobierno cerró la escuela del seminario, en Asmara, la capital. Después confiscó 8 centros de salud y 21 clínicas católicas.

Ahora protestan públicamente los 4 obispos católicos de Eritrea (todos ellos de rito oriental eritreo, por lo que tienen el título oriental de "eparcas"): Menghisteab Tesfamariam, Arzobispo Metropolitano de Asmara; Thomas Osman, eparca de Barentu; Kidane Yebio, eparca de Cheren y Fikremariam Hagos, eparca de Segheneyti.

“Como en los dos mil años de su viaje a través de la historia, aún hoy la Iglesia reclama para sí misma un conjunto de derechos", proclaman, entre los que se incluye "poseer bienes muebles e inmuebles apropiados para el desempeño de su misión multiforme". Puesto que se trata de derechos naturales que Dios mismo le ha concedido, el permitir o negar su ejercicio – amonestan los obispos eritreos – no corresponde, por ningún motivo, a la voluntad o al capricho de nadie".

obispos_eritrea

Los obispos de Eritrea, católicos de rito copto eritreo

Las escuelas confiscadas por el Gobierno se dedicaban a “la contribución honesta, correcta y apasionada a la promoción integral del hombre, hoy como ayer". "Nuestras escuelas se han distinguido por su calidad y nivel", obteniendo "los mejores resultados en los exámenes nacionales" que "deberían haber merecido el mayor reconocimiento y aliento", insisten.

Los prelados recuerdan el papel histórico desempeñado en el país por las instituciones religiosas, no sólo católicas, sino también ortodoxas, islámicas y judías, que han contribuido a la "formación, constitución y definición de la identidad y la cultura". "Los sistemas administrativos modernos, la evolución de la conciencia política y de la cultura literaria, el progreso de las lenguas, han encontrado sus mejores cultores en los eritreos que han salido de las escuelas dirigidas por la Iglesia Católica y por otras confesiones religiosas".

Los obispos denuncian que el Gobierno, "con los hechos más que con las palabras" ha declarado a la Iglesia "desprovista de todo título o derecho". "Si esto no es odio contra la fe y la religión, ¿qué más puede ser? Al retirar a los niños y jóvenes de las estructuras capaces de formarlos en los valores supremos del temor de Dios y de la ley moral, ¿qué nuevas generaciones se quieren preparar para el futuro de este país?", protestan.

Los obispos han intentado dialogar sobre la situación con las autoridades pero no han recibido "respuesta ni "ninguna consideración".

Critican ese totalitarismo que afecta a toda la sociedad. "Cuando todo está monopolizado por el Estado, se niega la libertad del individuo y se paralizan las actividades. Y donde se niegan la libertad y el derecho, ya no hay espacio para la paz, la libertad o el derecho". Debe quedar claro para todos, recomiendan los obispos, "que, cuando tales instituciones sean estatalizadas y los derechos de la Iglesia sean quebrantados, el grave daño resultante recaerá sobre los hombros de todo el pueblo y de toda la nación". Los obispos piden que se arregle la situación, y mientras no sea así la Iglesia "no dejará de pedir justicia a quienes tienen el poder de administrarla".

Un país cristiano con una dictadura anti-religiosa

Eritrea, país africano de casi 6 millones de habitantes, es una dura dictadura, un país-prisión, con un partido único, sin libertades, militarizado, surgido de tres décadas de guerra, donde cada ciudadano sirve en el Ejército muchos años realizando todo tipo de tareas como esclavos. Los jóvenes huyen del país para escapar de ese servicio esclavizante.

El padre Zerai, sacerdote eritreo en Italia, explica lo que pasa en el país

Los cristianos son mayoría en Eritrea. La religión de la población se divide así: 

58% Iglesia Ortodoxa copta de Eritrea
5% católicos (de rito eritreo o copto; son unos 160.000 católicos)
37% musulmanes suníes

Eritrea es un país único en la Iglesia Católica: el único país del mundo donde todos los católicos del lugar son de rito oriental, sin católicos de rito latino.

Confiscando hospitales, arrojando a los enfermos

A mediados de junio, el ejército eritreo ocupó por la fuerza y cerró 21 hospitales y centros médicos de la Iglesia. Los pacientes fueron literalmente arrojados de la cama, explican fuentes de Ayuda a la Iglesia Necesitada. La directora de un hospital del norte de Eritrea, una religiosa franciscana, fue incluso detenida por resistirse.

Las más de 200.000 personas que son tratadas cada año en los centros médicos católicos sufren incluso más que el personal de la Iglesia. «La mayoría de los pacientes no eran católicos, sino cristianos ortodoxos, musulmanes y miembros de otras religiones. Los centros frecuentemente se encuentran en áreas remotas», dice el sacerdote.

En 2018 las autoridades ya cerraron ocho centros médicos católicos, pero la novedad este año es que ahora los cierran con brutalidad.

Los motivos no están claros. Observadores extranjeros sospechan que el gobierno del presidente Isaias Afewerki considera que la Iglesia, en su compromiso por el proceso de paz con Etiopía, ha adquirido demasiada confianza en sí misma.

eritrea-president-isaias-aferweki

Isaías Afewerki es el presidente de Eritrea, busca tener un control absoluto de todo...
y eso incluye apresar clérigos y confiscar hospitales

Una situación particularmente difícil es la de los fieles de las iglesias «libres», es decir, las no reconocidas por el Estado. Pero también el Patriarca de la prestigiosa y ancestral Iglesia ortodoxa se encuentra en arresto domiciliario desde hace casi 15 años

abune_anthonios

Abuna Antonios es el Patriarca de 3 millones de eritreos ortodoxos... y lleva 14 años bajo arresto domiciliario bajo el régimen militarizado de Eritrea

Este año fueron detenidos cinco monjes ortodoxos, tres de ellos mayores de 70 años. Las denuncias de violaciones de los derechos humanos en Eritrea proceden de refugiados. A las organizaciones internacionales se les niega o se les dificulta enormemente la entrada en el país.

Un poco de historia: colonia italiana, inglesa...

Eritrea fue colonia italiana hasta la Segunda Guerra Mundial, después inglesa. En 1952 se federó con Etiopía y en los años 80 empezaron 3 décadas de guerra contra Etiopía. El mundo la consideró independiente en 1993. Entre 1997 y 2000 volvió a estar en guerra con Etiopía.

Las eparquías (diócesis) de Eritrea

Asmara: 3,5 millones de habitantes, 35.000 católicos (1% de la población), 60 parroquias, 350 sacerdotes, 500 religiosos, 600 religiosas

Barentu: 790.000 habitantes, 45.000 católicos (6% de la población), 13 parroquias, 27 sacerdotes, 22 religiosos, 35 religiosas

Keren: 470.000 habitantes; 50.000 católicos (11% de la población), 44 parroquias, 71 sacerdotes, 70 religiosos, 80 religiosas

Segheneity: 900.000 habitantes; 35.000 católicos (4% de la población); 34 parroquias, 60 sacerdotes, 75 religiosos, 105 religiosas

Total: 165.000 católicos, 150 parroquias.

Misa solemne en 2018 en la catedral católica de Asmara, según el rito eritreo, en lengua ge'ez (una lengua semítica que ya sólo se usa en la liturgia)

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA