Martes, 21 de septiembre de 2021

Religión en Libertad

Despega el Ordinariato anglocatólico australiano

Por primera vez en Australia, 4 ex-clérigos anglicanos son ordenados sacerdotes católicos

El pasado fin de semana, el Ordinariato para ex-anglicanos australianos pasó de uno a cinco sacerdotes, y se acogieron los primeros grupos de laicos en Melbourne.

Pablo J. Ginés/ReL

Los 4 primeros sacerdotes del ordinariato
Los 4 primeros sacerdotes del ordinariato
El pasado fin de semana empezó a consolidarse el ordinariato anglocatólico de Nuestra Señora de la Cruz del Sur (http://ordinariate.org.au ). El sábado 8 de septiembre, por la noche, el arzobispo de Melbourne, Denis Hart, impuso las manos y ordenó como sacerdotes católicos a cuatro ex-clérigos anglicanos para que sirvan en el ordinariato.

El día antes, varias decenas de laicos de origen anglicano fueron recibidos en la Iglesia Católica. Y el domingo, los cuatro nuevos sacerdotes celebraron su primera misa católica acompañados del Ordinario, Harry Entwistle, que hasta entonces era el único sacerdote del ordinariato australiano.

Cuatro pastores con experiencia
Los cuatro nuevos sacerdotes anglocatólicos vienen de la Iglesia Anglicana de Australia.

James Grant fue pastor anglicano en Jika Jika, en los suburbios del norte de Melbourne, en una parroquia de estética litúrgica católica (velas, incienso, vestimentas),

Neil Fryer se jubiló como pastor anglicano en All Saints (East Saint Kilda), una parroquia anglicana muy cercana al catolicismo en Melbourne. Entró en la Iglesia católica el 2 de abril.

Ramsay Williams fue periodista, y después pastor anglicano durante 38 años, también en All Saints. Se hizo católico en 2011.

Por último, Christopher Seton fue párroco de All Saints Kooyong y uno de los líderes de Forward In Faith Australia, una corriente conservadora dentro de la Iglesia Anglicana.

Ceremonia multitudinaria
La ceremonia de ordenación duró dos horas y media, con unos dos mil asistentes que hicieron resonar con fuerza la letanía de los santos en la catedral de Melbourne. El arzobispo también ordenó a cuatro nuevos sacerdotes para su diócesis. En el acto estuvo presente y concelebrando el cardenal arzobispo de Sydney, George Pell, cuya asistencia no se había anunciado.

David Schütz, un antiguo pastor luterano que es católico desde 2003 y uno de los responsables de ecumenismo de la diócesis de Melbourne, narró la ceremonia en su blog "Sentire Cum Ecclesia" . "Uno no puede saber quién es católico y quién anglicano sólo por el aspecto externo, y juzgando por la línea de gente que fue a comulgar no me sorprendería que muchos [anglicanos] quisieran expresar su deseo de comunión con la Iglesia tomando realmente la comunión", escribe.

Un momento histórico: unidad enriquecida
Harry Enwistle, el ordinario anglocatólico, él mismo un ex-pastor anglicano predicó: "Este es en verdad un momento histórico: una Iglesia, un sacerdocio, un obispo, pero enriqueciendo el tapiz de la Iglesia Católica aportamos nuestra propia liturgia y espiritualidad como un don para compartir con todos". Quedaba ejemplificado con la presencia de los cuatro hombres de pelo blanco y edad ya madura, con muchos años de experiencia pastoral anglicana, junto a los cuatro jóvenes sacerdotes diocesanos recién ordenados.

[Pueden verse las fotos en la web de la diócesis de Melbourne]

Al día siguiente, los cinco sacerdotes que componen el Ordinariato celebraron su primera misa. Entre los asistentes a la ordenación y a la primera misa estaba Dawn Shaw, antigua anglicana, católica desde 2009. Su marido fue recibido en la Iglesia católica el pasado viernes, junto con un nutrido grupo de ex-anglicanos. "Cuando el Santo Padre anunció Anglicanorum Coetibus [la creación de los ordinariatos], mi marido y yo, miembros de Forward In Faith, buscamos ayudar a los que quieren plena comunión con la Iglesia Católica. Ha habido muchos retos en el camino. Todos hemos aprendido y ha enriquecido mi vida", escribe la señora Shaw a David Schütz.

Comunión para católicos; bendición para todos
A esa misa asistieron unas 70 personas, incluyendo nuevos católicos, anglicanos en camino a ser recibidos en el catolicismo y amigos anglicanos que, simplemente, querían estar presentes. El padre Entwistle avisó de que sólo los ya católicos podían comulgar, pero muchos que se pusieron en la fila de comuniones recibieron un gesto de bendición de los nuevos sacerdotes.

Se usó el nuevo misal en inglés ("sangre derramada por muchos", en vez de "por todos"), se cantó un himno entre la segunda lectura y el Evangelio (una tradición anglicana), el Credo y Padrenuestro cantados eran de estilo anglicano y se comulgó de rodillas en reclinatorio bajo las dos especies (sin tomar el cáliz con las manos).

De las prisiones al catolicismo
El ordinario que pastoreará a los grupos anglocatólicos del ordinariato, Harry Entwistle, tiene de 72 años y de 2006 a 2012 fue obispo en la Traditional Anglican Church, una comunidad anglicana conservadora. Fue ordenado sacerdote católico el 15 de junio, pocas horas antes de anunciarse la creacion del ordinariato. Durante casi tres meses ha sido el único sacerdote en él. Está casado, tiene dos hijos ya crecidos y muchos años de experiencia como capellán de prisiones en Inglaterra y Australia.

En Australia hay unos 5,1 millones de católicos y unos 3,7 millones de anglicanos, aunque el nivel de práctica religiosa real y de creencia de unos y otros es muy bajo.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda