Domingo, 17 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

Misionero español y hoy refugiado en un campo en Sudán del Sur: «Tenemos que ir con nuestro rebaño»

ReL

Isaac Martín llegó a Sudán en 1969
Isaac Martín llegó a Sudán en 1969

Sudán del Sur vive una gravísima crisis humanitaria. La guerra ha dejado decenas de miles de muertos y cientos de miles de desplazados. El hambre además no para de cobrarse vidas. Y todo ello pese a ser el país más joven del mundo.

Pese a la violencia y la inestabilidad del país, los misioneros no quieren separarse de su pueblo. Es el caso del comboniano español Isaac Martín, que lleva casi 50 años en esta tierra, y que se ha convertido en refugiado para poder seguir atendiendo a sus feligreses, ahora todos ellos refugiados.

Paula Rivas publica el testimonio de este religioso en la Revista Supergesto, de Obras Misionales Pontificias:

"Tenemos que ir con nuestro rebaño"

Si so­mos pas­to­res, te­ne­mos que ir con nues­tro re­ba­ño”, ex­pli­ca Isaac Mar­tín, uno de ellos. “Nues­tra pre­sen­cia allí les mues­tra que la Igle­sia no les ha aban­do­na­do”.

Isaac Mar­tín se ofre­ció para ir a Su­dán del Sur como mi­sio­ne­ro com­bo­niano en 1969. Quién le iba a de­cir cuan­do em­pe­zó a sen­tir la vo­ca­ción que a sus 81 años se ha­ría re­fu­gia­do con los re­fu­gia­dos, y bus­ca­ría de en­tre los cam­pos a sus fe­li­gre­ses. Des­de en­ton­ces, ex­cep­to al­gu­nos años en Es­pa­ña, ha en­tre­ga­do su vida en Su­dán del Sur, don­de se ha ju­ga­do la vida en va­rias oca­sio­nes para lle­var el Evan­ge­lio en un si­tio don­de na­die quie­re es­tar. En los úl­ti­mos años, su mi­sión se ha desa­rro­lla­do en Lo­min, don­de los com­bo­nia­nos te­nían un co­le­gio gran­de “Pa­re­cía que a la zona de Lo­min la gue­rra no iba a lle­gar. Pero fi­nal­men­te lle­gó. Ata­ca­ron to­dos los pue­blos de al­re­de­dor, por lo que en enero de 2016 la gen­te del pue­blo em­pe­zó a huir ha­cia Ugan­da, a unos 40 km”, ex­pli­ca este com­bo­niano. Cuan­do los sol­da­dos ma­ta­ron a diez per­so­nas, en­tre ellas un ca­te­quis­ta, la si­tua­ción se vol­vió peor. “El 6 de fe­bre­ro to­dos ha­bían hui­do. Na­die se ha­bía ma­tri­cu­la­do en el co­le­gio, ni es­ta­ban los pro­fe­so­res”. Solo que­da­ban los mi­sio­ne­ros en ese pue­blo de­sier­to. ¿Qué ha­cer? “Si so­mos pas­to­res, te­ne­mos que ir con nues­tro re­ba­ño”. Así que, ni cor­to ni pe­re­zo­so, a sus 81 años, este mi­sio­ne­ro, jun­to con sus com­pa­ñe­ros de co­mu­ni­dad, pre­pa­ró las co­sas y se fue a Ugan­da, a bus­car a su gen­te. Poco des­pués, la gue­rra arra­só toda la mi­sión de Lo­min, solo se ha sal­va­do el edi­fi­cio de la Igle­sia.

sudan-sur

Ya en Ugan­da, los mi­sio­ne­ros se pu­sie­ron a bus­car en­tre los cam­pos de re­fu­gia­dos a su gen­te, para po­der con­ti­nuar con su mi­sión. En la zona hay tres cam­pos de 200.000 per­so­nas. Pero en el país, los re­fu­gia­dos su­man más de un mi­llón. En el te­rreno de una pa­rro­quia de Ugan­da, es­tán in­ten­ta­do mon­tar una es­cue­la, don­de po­der ofre­cer edu­ca­ción a los re­fu­gia­dos. Es muy di­fí­cil, por­que no tie­nen nada: ni li­bros, ni cua­der­nos… Ade­más, han mon­ta­do seis ca­pi­llas de­ba­jo de los ár­bo­les. “Te­ne­mos que es­tar don­de es­tán nues­tros fe­li­gre­ses”.

La posibilidad de amar al enemigo

Con 81 años, (“ju­ven­tud acu­mu­la­da” pre­fie­re lla­mar­le él) Isaac Mar­tín tie­ne cla­ro que para que en un fu­tu­ro Su­dán del Sur pue­da te­ner paz, es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar en el acom­pa­ña­mien­to es­pi­ri­tual de las per­so­nas, para que se pue­da dar el per­dón y se pue­dan su­perar to­dos los trau­mas que han vi­vi­do. “Si no con­se­gui­mos esto, aun­que lle­gue la paz al­gún día al país, y pue­dan re­gre­sar a sus ca­sas, to­dos ten­drán de­seos de ven­gan­za, lo que po­dría oca­sio­nar un ge­no­ci­dio”. Mu­chas mu­je­res han sido vio­la­das, otros han vis­to cómo han ma­ta­do a sus pa­dres y her­ma­nos. ¿Cómo se pue­de ayu­dar a es­tas per­so­nas he­ri­das? “Pre­di­can­do a Cris­to, que nos re­ga­la la po­si­bi­li­dad de amar al enemi­go, y de no cul­ti­var el odio y el ren­cor. Es­ta­mos aquí para re­con­ci­liar, la lu­cha lo des­tru­ye todo”. Y es que, el fu­tu­ro del país pasa por la crea­ción de una nue­va so­cie­dad, por la for­ma­ción de ciu­da­da­nos, sea cual sea la tri­bu a la que se per­te­nez­ca. “Cris­to nos en­se­ña que to­dos for­ma­mos par­te de una mis­ma fa­mi­lia, que to­dos so­mos hi­jos de Dios”.

“Nues­tra pre­sen­cia en los cam­pos es un signo para ellos de que la Igle­sia no les ha aban­do­na­do, y eso les hace sen­tir­se se­gu­ros. He­mos ido con ellos, com­par­ti­mos su ex­pe­rien­cia”. ¿Cómo con­si­guen lle­gar a to­dos? “Hay que ser crea­ti­vos”, ex­pli­ca el mi­sio­ne­ro com­bo­niano. Son cua­tro en co­mu­ni­dad, y al ser ex­tran­je­ros no pue­den dor­mir en los cam­pos, se han com­pra­do un te­rreno al lado para po­der tra­ba­jar de una for­ma más in­me­dia­ta. Ade­más, cuen­tan con la ayu­da de los ca­te­quis­tas na­ti­vos, pa­dres de fa­mi­lia que vi­ven en los cam­pos, y que les ayu­dan. “Gra­cias a ellos la Igle­sia pue­de lle­gar a to­dos los rin­co­nes. Les he­mos com­pra­do unas bi­ci­cle­tas para que se re­co­rran los cam­pos, vi­si­ten a los en­fer­mos, les lle­ven co­mi­da y me­di­ci­nas, e in­clu­so que los lle­ven a los pues­tos mé­di­cos”.

Yo les pe­di­ría a los jó­ve­nes que re­cen por no­so­tros, y que se atre­van a dar la vida. No se tra­ta de en­tre­gar unos me­ses, la re­la­ción con Cris­to crea un modo nue­vo de vi­vir. La fuer­za vie­ne de Dios”, con­clu­ye.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA