Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Martes, 17 de octubre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Cultura
Se publica «El Padre Elías en Jerusalén», continuación de su bestseller «El Padre Elías»

Michael O´Brien y el rival del Padre Elías: «El Anticristo, cuando aparezca, será una persona real»

Michael O´Brien y el rival del Padre Elías: «El Anticristo, cuando aparezca, será una persona real»
Harvey Stephens es el niño-Anticristo en La Profecía The Omen, la película que rodó Richard Donner en 1976, con Gregory Peck y Lee Remick como protagonistas.

Aleteia

7 diciembre 2015

Acaba de publicarse en España, simultáneamente a la edición original en inglés, la continuación del célebre bestseller de Michael D. O’Brien El Padre Elías. Se titula El Padre Elías en Jerusalén, lo edita LibrosLibres y nos permite volver a encontrarnos con un singular personaje: el religioso, judío converso, llamado por el Papa a identificar, convertir y, de no ser posible, detener al Anticristo, cuya identidad el pontífice cree haber atisbado en un importante líder político mundial.

Un thriller que se lee sin pestañear, pero que deja momentos muy poderosos de reflexión sobre cuestiones trascendentes. Sobre ellas hablamos con Michael D. O’Brien, pintor y escritor canadiense autor de una excelente saga de novelas a las que pertenece El Padre Elías en Jerusalén: "Los Hijos de los Últimos Días".



-En El Padre Elías y El Padre Elías en Jerusalén el Anticristo es un ser humano. Pero hay quien piensa que el Anticristo puede ser una ideología o un poder secular...

-Reducir el Anticristo a una ideología o a sistemas políticos es una simplificación que nos hace más vulnerables al engaño. Sí, por supuesto: las diversas manifestaciones del mal en nuestra hora presente son el espíritu del Anticristo, que ha estado entre nosotros desde el principio. El apóstol San Juan escribe: “Han llegado muchos anticristos” (I Juan 2, 18); y “¿Quién es el mentiroso sino quien niega que Jesús es el Cristo? Ése es el Anticristo, quien niega al Padre y al Hijo” (I Jn 2, 22-23). Sin embargo, la Escritura es muy clara en que, en algún momento de la historia, cuando el Anticristo definitivo se levante y tome el control del mundo, será una persona real, “el Hombre de pecado, el hijo de la Perdición”.

-¿Quién lo elevará al poder?
-Muchas de las fuerzas principales que actúan hoy en el mundo jugarán probablemente un papel crucial en su acceso al poder. Lo harán desestabilizando aún más la civilización, creando las condiciones externas y el cosmos psicológico interno que hará a los hombres receptivos al nuevo “mesías”. Combinará de múltiples maneras una erosión sutil y un ataque pleno y frontal, seduciendo a la humanidad con mentiras y adulaciones y una propaganda incesante, y mediante una revolución social implacable que desmantelará los fundamentos morales de Occidente.

-También el islam ha sido considerado un Anticristo…

-Sin duda el islam militante jugará un papel en esto, como quizá también la geopolítica de China y Rusia. Pero yo querría insistir en que es la apostasía de ese Occidente que en tiempos fue cristiano lo que ha abierto las puertas a estos males radicales.



-Pensar en los últimos días sugiere pesimismo. Sin embargo su obra ofrece un mensaje lleno de esperanza. ¿Es una contradicción?
-Ni el pesimismo ni un optimismo frívolo son visiones cristianas de la historia. La auténtica esperanza está en el máximo realismo. Pero esta especie de realismo exige valentía, si queremos ver las cosas tal como son.

-¡A sus personajes no les falta valor!…
-En mis novelas, incluso cuando los personajes de ficción atraviesan experiencias oscuras, siempre sugiero la presencia de Cristo, y que la divina providencia está con nosotros cuando llevamos nuestras cruces y, en ocasiones, somos crucificados en ellas. Siempre apunto la futura victoria de Cristo sobre todos los “principados y poderes” del mal en este mundo, por encumbrados que sean. Esto es coherente con la dimensión profética de las Escrituras y las enseñanzas de la Iglesia.

-¿No es paralizante obsesionarse con el fin del mundo?
-Nunca deberíamos hacer una falsa distinción entre la llamada a la evangelización y la llamada a permanecer alerta contemplando los elementos apocalípticos en nuestros días. Hacerlo así sería decir que la Iglesia debe ser como un hombre con un único ojo. En realidad, la Iglesia viva se parece más a un hombre con los dos ojos, lo que le permite una percepción en profundidad. E incluso esta metáfora es limitada, porque la Iglesia como Cuerpo Místico de Cristo ha sido generosamente bendecida por una multitud de dones que nos permiten una visión auténtica.

-¿Hay un vínculo entre El padre Elías y El Padre Elías en Jerusalén y Señor del mundo de Hugh Benson?

-Leí la novela apocalíptica de Benson hace más de cuarenta años. No recuerdo mucho ahora, pero presentaba un retrato de la ceguera y de la enfermedad espiritual de la humanidad que, esencialmente, se parecen a mi novela. Por supuesto, en los detalles es totalmente distinta, pues la trama de su historia estaba condicionada por el mundo tal como era hace más de un siglo.

-¿Qué tienen en común y en qué se diferencian las distopías cristianas (Benson, la suya propia) y las seculares (Huxley, Orwell)?
-A primera vista, vería como puntos comunes una preocupación por las sociedades humanas en crisis, por la pérdida de las libertades humanas fundamentales, por los horrores que provienen del totalitarismo y del neo-totalitarismo. Sin embargo, las distopías cristianas no se quedan cortas analizando sólo la dinámica de la degeneración de la civilización.

-¿A qué se refiere?
-La visión cristiana entiende que los esfuerzos del hombre por salvarse a sí mismo mediante revoluciones ideológicas de todo tipo (sociales, culturales, políticas) fracasarán. No hace falta decir que todos los “hombres de buena voluntad” comparten un deseo de libertad y de dignidad humana, tanto el ateo y el agnóstico como el creyente. Sin embargo, en el caso del hombre sin Dios, sus herramientas para construir y mantener una sociedad verdaderamente humana son muy inadecuadas.

-Sin embargo, es él quien parece imponerse…
-Puede triunfar parcialmente, o durante un tiempo, pero en última instancia fracasará, porque ha eliminado la gracia de su mundo personal, y en su increencia ha reducido el sentido de la persona humana a una idea trágicamente disminuida.

-¿Por eso fracasó el comunismo?
-Por su auténtica naturaleza, la forma política “intrínsecamente perversa” del mesianismo secular degenerará en un totalitarismo suave y disimulado (en el mejor de los casos) o en un totalitarismo agresivo y antihumano. Y lo hará en nombre del humanismo. Por el contrario, el cristianismo propone un orden social basado en principios absolutos que preservan el valor eterno del hombre y su dignidad en este mundo…si vivimos de acuerdo con estos principios.

-Ese valor eterno es el que comprenden los autores cristianos y no un Orwell o un Huxley…
-Una distopía cristiana dramatiza lo que puede ocurrir cuando estos principios absolutos son erosionados o atacados abiertamente. Al mismo tiempo sugiere cuál es el camino de una auténtica restauración.

-¿Es el Padre Elías el personaje más importante de su obra?
-De mis doce novelas publicadas, sólo cuatro son abiertamente distópicas o apocalípticas. El personaje del padre Elías es el más importante de aquellos de mis libros que podrían denominarse de “ficción que avisa”. Esto es, porque encarna en forma ficticia la naturaleza de la misión de la Iglesia, que es evangélica y profética, y presta testimonio de la Verdad en su enseñanza y su fidelidad pastoral, y en su disposición a aceptar el martirio. Como la Iglesia, el padre Elías sabe que será un “signo de contradicción”, un signo que será rechazado.

-¿Qué parte de Michael O’Brien está presente en la vida y la persona del Padre Elías?

-Supongo que me parezco mucho a él en temperamento, aunque no en mi particular vocación y misión. Soy un hombre casado, padre de seis hijos, abuelo de diez nietos, artista y escritor. Sin embargo, tengo la esperanza de que en la vocación específica de mi trabajo creativo esté presente la dimensión del testimonio.

PINCHA AQUÍ PARA ADQUIRIR EL PADRE ELÍAS EN JERUSALÉN


Publicado originalmente en Aleteia.

Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
En medio de la convulsión, Religión en Libertad sigue transmitiendo la misericordia de Dios

En medio de la convulsión, Religión en Libertad sigue transmitiendo la misericordia de Dios

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
2 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

jesfran
08/12/2015
Anticristos.
Desafortunadamente hay muchos anticristos entre nosotros. Desde los testigos de Jeová que son herejes arrianos que niegan la divinidad de Jesucristo, hasta los mas recinados como los masones y políticos proabortistas y promatrimonia gay. Nuestros pecados personales se perdonarán y podrán purgarse en el otro mundo, pero los pecados de las naciones o colectividades no pueden purgarse en el más allá sino que se purgarán en la tierra mediante calamidades.
Antonio
08/12/2015
Ya está aquí .
Ya está aquí
https://m.youtube.com/watch?v=M4oGd2UDqUU

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS