Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog
Meditar la semana Santa. Martes Santo

Meditar la semana Santa. Martes Santo

Juan García Inza

18 abril 2011

 MARTES SANTO

Alcanzar su perdón

 

Comenzamos la celebración del Martes Santo pidien­do a Dios en la oración colecta: «Dios todopoderoso y eterno, concédenos participar tan vivamente en las ce­lebraciones de la pasión del Señor, que alcancemos tu perdón». La Semana Santa, como tantas celebraciones de los misterios de nuestra fe, hace tiempo que asiste al triste espectáculo de su desacralización por parte del ambiente de la calle. El tremendo brío que lleva la vida va secularizando las manifestaciones más sagradas de nuestra Religión. La Semana Santa para muchos, para muchísimos, es tiempo de vacación, de turismo, de di­versión, de folklore. Los desfiles pasionales quedan re­ducidos a puro tipismo y a un lamentable comercio. El espíritu de estos días pasa inadvertido para una parte considerable del pueblo de Dios. No se busca el perdón y la penitencia. Nos contentamos con el aparatoso exhi­bicionismo callejero de unas procesiones desvirtuadas que, en más de un caso, rompen la seriedad del momen­to enmarañando los fines litúrgicos y espirituales.

Las celebraciones litúrgicas deben ser para nosotros un medio de santificación. «Debemos recordar que la celebración religiosa, la liturgia en particular, tiende a producir un efecto duradero; forma parte de la pedago­gía siempre reformadora y siempre perfeccionadora, con la que la Iglesia, ´madre y maestra´, educa a sus hijos fieles a una mejor comprensión y a una mayor profesión de nuestra vocación cristiana: el calendario religioso no gira en el tiempo siempre en la misma órbita, sino que tiende a subir en espiral, y a desarrollar hacia una pro­gresiva santificación el curso de nuestra peregrinación temporal» (Pablo VI)


Con este ánimo de progreso espiritual nos acercamos hoy a la liturgia santa de la Misa para pedirle al Señor perdón por nuestros pecados. La primera «Semana Santa», la pasión y muerte del Señor, tuvo su origen en nuestros pecados. Cristo sigue padeciendo por nuestros pecados. Tú y yo somos pecadores y he­mos hecho posible la crucifixión del Señor. Es justo que con espíritu de penitencia, con el corazón roto de dolor, nos acerquemos hoy al Señor para pedirle per­dón.


Nosotros debemos hacer, como hacen los buenos co­merciantes al final de su ejercicio económico, nuestro balance espiritual para ver lo que hemos conseguido en una vivencia auténtica de los días Santos.

Mi esperanza


La esperanza es virtud teologal sembrada en nuestra alma desde el día de nuestro bautismo. Esta virtud nos llena de confianza en Dios y nos hace descansar en su misericordia. No hay motivo para la desesperación. Aun­que el mundo se hunda a nuestro alrededor y todos los asideros humanos nos fallen, aunque parezca que la vida ya no tiene alicientes y todo se revuelve en un amargo fracaso, tenemos que recogernos en nuestro interior y escuchar, con serena alegría, aquellas divinas palabras de Cristo: Venid a mí todos los que estáis fa­tigados y sobrecargados, y yo os daré descanso. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga li­gera. (Mt. 11,28,30)

 

Se trata de ir al Señor para encontrar el descanso espiritual. Se trata de cargar con la cruz del Señor y no inventarnos cruces que no encajan y nos desalientan. En definitiva se trata de ser mansos y humildes de cora­zón y entonces nuestra carga será siempre suave y li­gera. No habrá jamás motivo para la desesperación.

 

En la Sagrada Escritura se habla siempre de la espe­ranza de una salvación que llega. El reino de Dios que Cristo pone a nuestro alcance nos garantiza que esa esperanza no es una ilusión o una utopía. La esperanza cristiana está fundada sobre la fidelidad de Dios, y no consiste simplemente en tener paciencia y olvidar. Por eso le cantamos al Señor hoy en el Salmo responsorial de la Misa: A ti, Señor, me acojo: no quede yo derrota­do para siempre; tú que eres justo, líbrame y ponme a salvo, inclina a mí tu oído y sálvame. Sé tú mi roca de refugio, el alcázar donde me salve, porque mi peña y mi alcázar eres tú. Dios mío, líbrame de la mano per­versa. Porque tú, Dios mío, fuiste mi esperanza y mi confianza, Señor, desde mi juventud. En el vientre ma­terno ya me apoyaba en ti; en el seno, tú me soste­nías (Salmo 10).

 

La esperanza hace de los cristianos hombres alegres y animosos, diferentes de aquellos que no tienen hori­zontes y su mirada es gris. Teniendo, pues, esta espe­ranza, hablemos con toda valentía... (2Cor. 3,12)


Es San Bernardo el que nos dice: «Fíate enteramente de Dios, encomiéndate a El, descarga en su providencia todos tus cuidados, y El te sustentará, de modo que confiadamente puedas decir: el Señor anda solicito por mí (Ps 39,18) »

 

¿No merece la pena que confiemos más en Dios y nos convenzamos que las esperanzas humanas son pura ilusión? «La esperanza siempre nace con el amor» (Cer­vantes).

No seas traidor



¡Qué triste es el papel de Judas en la vida del Señor! Tendría que ocurrir así, pero qué pena me da Judas, que traicionó al Maestro. Misterios de Dios que tal vez no comprendamos, pero que nos revelan hasta qué punto respeta El la libertad de los hombres. ¿No podía haber cambiado el corazón de Judas? Sí, pero ¿para qué quie­re Dios un corazón contrahecho, un amor forzado, una fría lealtad?

 

Leemos el Evangelio de hoy, y la acción de Judas nos produce de nuevo escalofríos. ¿Es posible traicionar a Dios de esta manera? Y, ¿por qué hacernos esta pre­gunta si tú y yo lo hemos vendido más de una vez? Cada pecado es una traición, una deslealtad. Somos conscien­tes la mayoría de las veces de nuestra perfidia. No nos excusemos tanto en la debilidad, en la maldad de los demás, en la fuerza del ambiente. Tú y yo somos peca­dores que en más de una ocasión no queremos aceptar nuestro pecado. Hoy seguimos traicionando a Cristo con nuestra turbia conducta, y lo que es peor, nos segui­mos justificando en mil estúpidas razones. El mundo se ha convertido en una fábrica de cruces. El Vía Crucis no es algo del pasado.

 

Dice Benedicto XVI: “La cruz del señor abraza al mundo entero; su vía crucis atraviesa los continentes y los tiempos. En el vía crucis no podemos limitarnos a ser espectadores; por eso debemos buscar nuestro lugar. ¿Dónde estamos nosotros?”

 

En nosotros siempre existe la posibilidad de una trai­ción. No podemos fiarnos demasiado porque nos cono­cemos muy bien. El papel de Judas es de fácil interpre­tación.

 

Por eso, lo que procede ahora es pedirle al Señor hu­mildemente la virtud de la fortaleza para no ser traido­res.


 www.youtube.com/watch


Juan García Inza
[email protected]

 

Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Religión en Libertad te invita a salir

Religión en Libertad te invita a salir

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
1 COMENTARIO
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

jesus es amor
26/04/2011
jesus es amor.
dios es el unico salvador
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan García Inza
Juan García Inza quiere «colaborar en la formación doctrinal y espiritual del lector que, desde el humanismo cristiano, quiere contribuir a la aportación de un alma para nuestro mundo». Y así se titula su blog «Un alma para el mundo». Fue ordenado sacerdote en 1965 y ha publicado una quincena de títulos. Es doctor en Derecho canónico y ha ejercido como consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad y de la Renovación Carismática. Es asesor espiritual de la Asociación María Reina de la Paz de Medjugorje.

Juan García Inza, es autor, editor y responsable del Blog Un alma para el mundo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
MAYO 2018

Sexo y lujuria

Mundo, Demonio y Carne

Ser bienaventurado

El Presidente francés a los obispos de Francia

Los divorciados vueltos a casar y la Iglesia
ABRIL 2018

El divorcio crea soledades

Los divorciados que se vuelven a casar

Narciso y el complejo de Peter Pan

La homilía que no pronunció el Papa en Argentina

Ver posts de otros meses

MARZO 2018 (5 artículos)

FEBRERO 2018 (5 artículos)

ENERO 2018 (5 artículos)

DICIEMBRE 2017 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (7 artículos)

OCTUBRE 2017 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (5 artículos)

AGOSTO 2017 (9 artículos)

JULIO 2017 (6 artículos)

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (6 artículos)

ABRIL 2017 (5 artículos)

MARZO 2017 (8 artículos)

FEBRERO 2017 (6 artículos)

ENERO 2017 (7 artículos)

DICIEMBRE 2016 (8 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (7 artículos)

OCTUBRE 2016 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (6 artículos)

AGOSTO 2016 (7 artículos)

JULIO 2016 (6 artículos)

JUNIO 2016 (5 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (5 artículos)

MARZO 2016 (7 artículos)

FEBRERO 2016 (7 artículos)

ENERO 2016 (7 artículos)

DICIEMBRE 2015 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (8 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (9 artículos)

AGOSTO 2015 (10 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (12 artículos)

MAYO 2015 (16 artículos)

ABRIL 2015 (14 artículos)

MARZO 2015 (12 artículos)

FEBRERO 2015 (13 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (14 artículos)

AGOSTO 2014 (16 artículos)

JULIO 2014 (11 artículos)

JUNIO 2014 (16 artículos)

MAYO 2014 (24 artículos)

ABRIL 2014 (25 artículos)

MARZO 2014 (24 artículos)

FEBRERO 2014 (11 artículos)

ENERO 2014 (13 artículos)

DICIEMBRE 2013 (17 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (13 artículos)

OCTUBRE 2013 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (10 artículos)

AGOSTO 2013 (14 artículos)

JULIO 2013 (15 artículos)

JUNIO 2013 (14 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (20 artículos)

FEBRERO 2013 (17 artículos)

ENERO 2013 (17 artículos)

DICIEMBRE 2012 (22 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (20 artículos)

OCTUBRE 2012 (19 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (17 artículos)

AGOSTO 2012 (20 artículos)

JULIO 2012 (13 artículos)

JUNIO 2012 (17 artículos)

MAYO 2012 (21 artículos)

ABRIL 2012 (24 artículos)

MARZO 2012 (24 artículos)

FEBRERO 2012 (18 artículos)

ENERO 2012 (17 artículos)

DICIEMBRE 2011 (17 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (14 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (14 artículos)

AGOSTO 2011 (16 artículos)

JULIO 2011 (15 artículos)

JUNIO 2011 (18 artículos)

MAYO 2011 (24 artículos)

ABRIL 2011 (22 artículos)

MARZO 2011 (15 artículos)

FEBRERO 2011 (17 artículos)

ENERO 2011 (19 artículos)

DICIEMBRE 2010 (20 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (20 artículos)

OCTUBRE 2010 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (13 artículos)

AGOSTO 2010 (11 artículos)

JULIO 2010 (14 artículos)

JUNIO 2010 (17 artículos)

MAYO 2010 (23 artículos)

ABRIL 2010 (20 artículos)

MARZO 2010 (19 artículos)

FEBRERO 2010 (15 artículos)

ENERO 2010 (13 artículos)

DICIEMBRE 2009 (21 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (17 artículos)

OCTUBRE 2009 (21 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (12 artículos)

JULIO 2009 (21 artículos)

JUNIO 2009 (17 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS