Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Lunes, 20 de noviembre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Vaticano
Una misión insólita para los «conservadores creativos»

Los papables del «eje norteamericano» se perfilan con fuerza para el cónclave

Los papables del «eje norteamericano» se perfilan con fuerza para el cónclave
De izda. a dcha., Burke, Dolan, OMalley, Ouellet y Wuerl.

Cuatro estadounidenses y un canadiense responden a criterios de «juventud», experiencia pastoral y línea ratzingeriana que pueden ser decisivos.

C.L. / ReL

12 febrero 2013

Dirigir la barca de Pedro con el anterior Pedro aún vivo: ésa es la tarea que recibirá de la Iglesia, a partir de una fecha posterior al 28 de febrero, el sucesor de Benedicto XVI tras su decisión de renunciar al pontificado.

Cinco norteamericanos en la parrilla de salida
Una misión no inédita en la historia, pero sí insólita y nunca vista desde hace más de medio milenio. Para ella comienzan a perfilarse nombres entre los 118 cardenales electores, que serán 117 el día del cónclave por cumplir el día 26 de febrero ochenta años el purpurado ucraniano Lubomyr Husar.

El "eje norteamericano"
A reserva del viejo adagio "quien entra Papa sale cardenal", el "eje norteamericano" que forman cuatro obispos estadounidenses y uno canadiense se perfila como decisivo para la votación final, si es que entre ellos no está quien sea elegido obispo de Roma.

"Conservadores creativos"
Por su edad, que permite arranques enérgicos y pontificados largos; por su experiencia pastoral en la realidad de las diócesis hoy día; por su línea ratzingeriana y su estrecha vinculación al actual Papa; y por responder al patrón de los llamados "conservadores creativos" (es decir, de probada ortodoxia, claros y valientes en sus decisiones y abiertos a todas las líneas de trabajo de la Nueva Evangelización), figuran entre los mejor situados para recabar el apoyo de sus compañeros de cónclave.

Los episcopados van cambiando poco a poco
En todas las quinielas aparece el actual prefecto de la Congregación de Obispos, el canadiense Marc Ouellet, de 68 años, antiguo arzobispo de Québec (2002-2010). Sólo lleva dos años y medio en su actual responsabilidad curial, pero su mano se ha notado desde el principio en la selección de los distintos titulares de las diócesis, que hace mano a mano con los nuncios y otros prelados para presentarle al Papa los candidatos. Por su posición conoce de primera mano la realidad de la Iglesia entera. Preside la Comisión Pontifica para América Latina, el subcontinente con mayor número de católicos del mundo. Tiene experiencia ecuménica por su paso como secretario del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos. Y a su formación como filósofo y teólogo se une su desenvoltura en los seis grandes idiomas cultos: francés, inglés, español, alemán, italiano y portugués.

Hermenéutica de la continuidad y militancia provida
El otro norteamericano actualmente en la Curia es el prefecto de la Signatura Apostólica, el estadounidense Raymond Burke, de 64 años. Canonista de prestigio, es una de las personas más próximas a la hermenéutica de la continuidad, eje programático del pontificado de Benedicto XVI, tiene amplia experiencia pastoral como obispo de La Crosse (Wisconsin) primero, y arzobispo de San Luis (Missouri) (2003-2008) después. Es uno de los obispos más militantemente provida de los Estados Unidos, no habiendo permanecido ajeno a la realidad de su iglesia nativa en los cinco años que lleva en Roma. Como titular de su diócesis, primero, y hasta esta misma semana (en que lo dijo así en una entrevista a la revista irlandesa Catholic Voice), ha insistido siempre en que debe negarse la comunión a los políticos que favorecen el aborto.

Sin miedos ni complejos ante políticos y medios
Sin duda el más mediático de este "eje norteamericano" es el arzobispo de Nueva York. El cardenal Timothy Dolan, de 63 años, fue arzobispo de Milwakee (2002-2009) antes de llegar a la diócesis de la Gran Manzana. Un año después se convertía en presidente de la poderosa conferencia episcopal estadounidense, que se partió en dos: 128 frente a 111 votos. Por primera vez en más de medio siglo, los obispos no elegían como su presidente al vicepresidente anterior. ¿Razón? Dicho vicepresidente, Gerald Kicanas, era el candidato del ala considerada progre, derrotada en toda regla. Dolan es simpático y abierto, se maneja muy bien ante cámaras y micrófonos, sabe ofrecer gestos y titulares (como bajar a batear a un estado de béisbol), tiene mano izquierda para hacer política (logró bendecir las dos convenciones, republicana y demócrata, en las pasadas elecciones), pero además adopta posiciones de neta identidad católica en todas las cuestiones, desde la oposición a la mezquita de la Zona Cero a los ayunos cuaresmales, pasando, por supuesto, por su firmeza ante el matrimonio homosexual o el mandato abortista de Barack Obama.

La influencia discreta y las decisiones clave
Donald Wuerl, de 72 años, arzobispo de Washington, responde a un perfil totalmente distinto. Llegó en 2006 a la capital de Estados Unidos tras haber sido obispo auxiliar de Seattle y titular de Pittsburgh. Como Dolan, no tiene experiencia curial, aunque sí romana (estudió en la Gregoriana), pero sí ejerce una discreta influencia diplomática como miembro de la Orden de Malta, y además forma parte de los Caballeros de Colón, la organización católica más influyente en su país. En el otoño de 2009 fue el inspirador, por parte católica, de la Declaración de Manhattan, que congregó a líderes cristianos de todas las denominaciones para defender la vida, la familia y la libertad religiosa frente a las pretensiones de la Administración Obama. En su afán de salir a buscar a los fieles sin esperar a que vengan, lanzó una campaña de marketing en su diócesis (vallas y autobuses incluidos) bajo el lema ¿Sientes que algo te falta? Quizá es Dios, de gran impacto. Y es bien conocido en el Vaticano por su permanente contacto con el cardenal William Levada, cuando era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, para la instauración del ordinariato católico en Estados Unidos.

Derrotando al mal en sus peores reductos
Por último, el gran tapado del episcopado de Estados Unidos puede ser el cardenal Sean O´Malley, de 68 años. Fue el hombre escogido por Juan Pablo II para enfrentarse a la peor crisis padecida jamás por la Iglesia en su país: los casos de pederastia. Capuchino a la vieja usanza -es frecuente verle con sandalias y los pies desnudos-, llegó a la archidiócesis de Boston en 2003 cuando era probablemente el destino menos deseado del mundo para un obispo, tras años de escándalos, titulares morbosos e indemnizaciones millonarias por los abusos a menores. Tenía 59 años, pero ya veinte de experiencia como obispo, pues lo fue con 39. Hoy la diócesis de Boston es otra distinta a la que recibió: le ha dado la vuelta como hizo con las anteriores que ocupó (St Thomas, Fall River, Palm Beach), todas ellas con obispos anteriores negligentes o débiles ante esa lacra.  Su acreditada energía ante el hecho más desacreditante que ha vivido la Iglesia en décadas -y no sólo en Estados Unidos-, unida a su fama de vivir una espiritualidad sencilla y auténtica ("te cala el alma con sólo mirarte", afirma un vaticanista) dotan de universalidad una tarea local dura y sacrificada -bailar con la más fea- que O´Malley ha cumplido a satisfacción de dos Papas, con el reconocimiento del cardenalato.

Wojtiianos, ratzingerianos y sesentones
Hay otros papables, pero cualquiera de estos cinco representa un matiz muy relevante dentro del perfil que presumiblemente tendrá el nuevo Papa, y guardan una cierta unidad. Tienen todos una fuerte personalidad, proyección universal, años por delante y una inequívoca vinculación cronológica con la segunda parte del pontificado wojtyliano y con el ratzingeriano, lo que les otorga un marchamo inequívoco de renovación.

En efecto:

Marc Ouellet: 
2002, arzobispo de Québec
2003, cardenal
2010, prefecto de la Congregación de Obispos

Raymond Burke:
2003, arzobispo de San Luis
2008, prefecto de la Signatura Apostólica
2010, cardenal

Timothy Dolan:
2002, arzobispo de Milwakee
2009, arzobispo de Nueva York
2012, cardenal

Donald Wuerl:
2006, arzobispo de Washington
2010, cardenal

Sean O´Malley:
2003, arzobispo de Boston
2006, cardenal

La imprevista Iglesia perseguida
Y con una peculiaridad añadida: los cuatro estadounidenses. Inopinadamente, tras la elección de Obama en 2008, el país que nació bajo el signo de la libertad religiosa puede convertirse en breve, en virtud del célebre mandato del Departamento de Sanidad sobre seguros médicos a los empleados (que, incluso con las recientes modificaciones, pretende hacer cómplice a la Iglesia del aborto y de métodos reproductivos o anticonceptivos que repudia) en el máximo perseguidor de la Iglesia en Occidente. Potencialmente, cerrando cualquier institución católica (escuelas, hospitales, casas de acogida, fundaciones, universidades) que quiera ser fiel a su identidad.

Un Papa norteamericano sería un freno óptimo a ese designio y un movilizador de la resistencia como lo fue la elección de Juan Pablo II en Polonia y, de rebote, en todos los países tras el Telón de Acero.

ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
7 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Daniel
15/02/2013
para S.
un jesuita progre para Papa? es el trono de Pedro el que estara vacante no el de Judas Iscariote!
Sandra
13/02/2013
no americanos.
Dios no quiera que sea un americano. Yo vivo en USA y aqui la iglesia es llevado como una corporacion y no hay ni la humildad ni la austeridad ni la reverencia en la liturgia que convertira al mundo.
luisa
13/02/2013
Solo Dios, sabe...
Será el que deba ser!
s
13/02/2013
progreso e Iglesia.
Una mano jesuita es lo que hace falta, progresismo y futuro, IGLESIA a los fieles, nosotros somos la IGLESIA, ellos solo meros admistradores.
Carlos Roces Felgueroso
12/02/2013
Cardenal Tagle, Manila.
https://www.google.es/search?q=cardinaltagle&hl=en&sa=N&tbo=u&tbm=isch&source=univ&ei=37YaUd70C4uyhAeirYHIAw&ved=0CCsQsAQ4Cg&biw=1256&bih=857
Miguel
12/02/2013
Juan Pablo III.
Wojtila derrotó el comunismo, uno de los cuatro norteamericanos (quizá Dolan es el más parecido, por su repercusión mediática y por ser el más joven) podría derrotar al capitalismo materialista que ha causado la actual crisis, y derrumbar el muro más resistente, el del dinero, que separa, Norte/Sur, todo el planeta, y que promete complicarse más, pues no olvidemos que China está al Norte. Ouellet sería su perfecta mano derecha.
Reynaldo Ballon Medina
12/02/2013
Fe y Razonamiento para elegir.
Todo trabajo de evaluación es necesario,para poder tomar la decisión mas importante Por lo tanto de seguro, que estas apreciaciones,ya deben estar en la mente de los Cardenales que elegirán al nuevo Papa

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS